Si lo tu­yo es el vino, es­te ca­mino te con­du­ce a la glo­ria

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Enoturismo - TEX­TO J. M. ORRIOLS

El Ca­mino Fran­cés a Santiago de Com­pos­te­la en­tra en Es­pa­ña por Ron­ces­va­lles y te lle­va... al pa­raí­so del vino. Y es que el re­co­rri­do pa­sa por las tie­rras de los ro­sa­dos na­va­rros, de los tin­tos de la Rio­ja, del Prie­to Pi­cu­do de León y de los Men­cías y Go­de­llos en León. No­so­tros nos he­mos de­te­ni­do en la ven­di­mia de El Bier­zo

Son las ocho de la ma­ña­na y los pri­me­ros ra­yos de sol ilu­mi­nan el Ca­mino a su pa­so por El Bier­zo. Con Víc­tor Ro­bla, di­rec­tor ge­ne­ral y pro­pie­ta­rio de Vinos de Ar­gan­za, sa­li­mos de la bo­de­ga ha­cia la fin­ca Val­de­le­bre y ya son mu­chos los peregrinos que en­con­tra­mos. En la vi­ña una cua­dri­lla de ex­per­tos vi­ti­cul­to­res pre­pa­ran sus uten­si­lios pa­ra co­men­zar una lar­ga jor­na­da de ven­di­mia, di­ri­gi­dos por Roberto Gar­cía, un ex­per­to vi­ti­cul­tor y bo­de­gue­ro a quién Ro­bla con­fía, des­de ha­ce años, la ven­di­mia de to­das las par­ce­las. «Es­te año —ex­pli­ca Roberto— fal­ta mano de obra cua­li­fi­ca­da y por eso ve­mos un po­co más len­tos, aun­que es­ta­mos se­gu­ros que, si con­ti­núa el buen tiem­po, ter­mi­na­re­mos en el pla­zo pre­vis­to. Pa­ra es­te tra­ba­jo pue­de pa­re­cer que va­le cual­quie­ra, pe­ro la reali­dad es que hay que te­ner ha­bi­li­dad y ex­pe­rien­cia, pe­ro so­bre to­do ser ca­paz de aguan­tar las ele­va­das tem­pe­ra­tu­ras».

Es­ta­mos en un terruño con plan­tas de más de 70 años y eso se tie­ne muy en cuen­ta a la ho­ra de ven­di­miar. «Hay que se­pa­rar las ho­jas y cor­tar las ra­mas —aña­de el vi­ti­cul­tor— pa­ra ver la ce­pa al com­ple­to y así po­der ele­gir los me­jo­res ra­ci­mos. Por cier­to, es­te año, que fue di­fí­cil, si nos re­fe­ri­mos a la me­teo­ro­lo­gía, va a ser, sin em­bar­go, muy bueno en cuan­to a ca­li­dad y con una sa­ni­dad ex­ce­len­te».

LAS UVAS DE LAS CE­PAS VIE­JAS

«Es­tas uvas —di­ce Víc­tor Ro­bla, en­se­ñán­do­nos un ra­ci­mo de Men­cía— son las que uti­li­za­mos pa­ra ela­bo­rar nues­tros me­jo­res vinos. La ve­jez de las ce­pas

vie­jas dan un ren­di­mien­to me­nor, pe­ro la ca­li­dad es ex­tra­or­di­na­ria. En nues­tra vi­ña A Mou­ra, las plan­tas en su gran ma­yo­ría tie­nen más de 100 años y eso nos ga­ran­ti­za un vino ex­tra­or­di­na­ria, el Cua­tro Her­ma­nos, que es el or­gu­llo de la bo­de­ga».. «Ade­más —in­ter­vie­ne Roberto— Víc­tor es muy exi­gen­te en to­da la ven­di­mia, pe­ro en esa par­ce­la mu­cho más, por­que es al­go muy es­pe­cial pa­ra él, por lo que no se mue­ve de allí en to­do el tiem­po que tar­da­mos en ven­di­miar la pe­que­ña su­per­fi­cie de la fin­ca».

Cuan­do la uva lle­ga a la bo­de­ga se en­fría y des­pués pa­sa por una me­sa de se­lec­ción ma­nual, ter­mi­nan­do con el des­pa­li­lla­do «y ya di­rec­ta­men­te al tanque, sin es­tru­jar ni pren­sar, pa­ra ha­cer la pri­me­ra fer­men­ta­ción —aña­de el bo­de­gue­ro— pa­ra más tar­de ha­cer un re­mon­ta­do y la fer­men­ta­ción ma­lo­lác­ti­ca ya en

las pro­pias ba­rri­cas de ma­de­ra».

Es­ta bo­de­ga, que pro­du­ce ca­si dos mi­llo­nes y me­dio de bo­te­llas ca­da año, cuen­ta con tres gran­des tan­ques tron­co­có­ni­cos «por­que en ellos se con­cen­tran me­jor los aro­mas, se fa­vo­re­ce la fer­men­ta­ción y me­jo­ra la ca­li­dad».

EN CA­CA­BE­LOS

De­ja­mos la bo­de­ga de Ar­gan­za y nos acer­ca­mos a Ca­ca­be­los, don­de Al­fre­do Mar­qués, enó­lo­go y di­rec­tor téc­ni­co de Pit­ta­cum tra­ba­ja tam­bién sin des­can­so en los días de ven­di­mia. «Nos ju­ga­mos to­do un año —ex­pli­ca el téc­ni­co— y to­dos los cui­da­dos son po­cos. No­so­tros

co­men­za­mos a ven­di­miar a las ocho de la ma­ña­na y pa­ra­mos a las dos y me­dio. A pri­me­ra ho­ra la uva es­tá fría, por­que en El Bier­zo la di­fe­ren­cia de temperatura es muy gran­de en­tre la no­che y el día. Y la que re­co­ge­mos a las 2 de la tar­de, es­tá un po­co más ca­lien­te, en­tre 12 y 13 gra­dos, pe­ro la en­fria­mos rá­pi­da­men­te al lle­gar a la bo­de­ga. Es­to nos ase­gu­ra un pro­ce­so que es siem­pre de ries­go, por­que si ele­va­mos la temperatura, ace­le­ra­mos la fer­men­ta­ción y se lle­ga­ría a pa­rar el pro­ce­so, vo­la­ti­li­zán­do­se los aro­mas».

EL CA­RÁC­TER DE LA MEN­CÍA

«Con es­ta va­rie­dad es­tá ocu­rrien­do al­go muy cu­rio­so —aña­de Mar­qués- por­que ha­ce re­la­ti­va­men­te po­co tiem­po es­ta­ba ca­si de­mo­ni­za­da e in­clu­so des­pre­cia­da. Hoy, sin em­bar­go, es­tá muy va­lo­ra­da y co­ti­za­da, por­que vi­ti­cul­to­res, téc­ni­cos y bodegueros, des­cu­brie­ron que la uva Men­cía era una gran va­rie­dad, ca­paz de pro­du­cir los me­jo­res vinos y de en­ve­je­cer me­jo­ran­do, ade­más de ser la que me­jor se adap­ta a es­te te­rri­to­rio. Por eso sa­len vinos tan ex­tra­or­di­na­rios de es­ta zo­na».

LOS PIT­TA­CUM

Con el di­rec­tor de la bo­de­ga nos acer­ca­mos

a la par­te en don­de es­tán se­lec­cio­nan­do las uvas que cons­tan­te­men­te lle­gan de las par­ce­las. Se con­tro­lan uno a uno ca­da ra­ci­mo y se eli­mi­nan to­das las ba­yas que no cum­plan el mí­ni­mo re­qui­si­to de sa­ni­dad y ma­du­rez. Des­pués van di­rec­ta­men­te a la des­pa­li­lla­do­ra y, se­gún que ti­po de vino, a la pren­sa o en­te­ras al de­pó­si­to de ace­ro

inoxi­da­ble. «Pa­ra el Petit Pit­ta­cum — ex­pli­ca Al­fre­do— en el que que­re­mos más fru­ta, las uvas van en­te­ras al tanque, por­que así con­ser­va­mos su ca­rác­ter más va­rie­tal y su fres­cu­ra. Sin em­bar­go pa­ra el Pit­ta­cum Au­rea, que es un vino de ga­ma al­ta, pren­sa­mos o es­tru­ja­mos, por­que en la piel van mu­chos aro­mas y sa­bo­res, que son ne­ce­sa­rios pa­ra

una crian­za lar­ga y que, ade­más, con el tiem­po se po­ten­cian. Pue­do de­cir­te que con 20 años es­te vino es­tá sen­sa­cio­nal». Aun­que en la bo­de­ga se pue­den ha­cer mu­chas co­sas pa­ra me­jo­rar el pro­duc­to fi­nal, la reali­dad es que to­do de­pen­de de la vi­ti­cul­tu­ra. «Si la uva no es bue­na, aquí no po­de­mos ha­cer na­da», ad­vier­te.

EN LA VI­ÑA Y LA BO­DE­GALOS EX­PER­TOS vi­ti­cul­to­res tra­ba­jan coor­di­na­da­men­te y en con­di­cio­nes de ca­lor ex­tre­mo en Val­de­le­bre. Aba­jo, Al­fre­do Mar­qués en la bo­de­ga de Ca­ca­be­los

SE­LEC­CIÓN A MANO Es­co­ger de for­ma ma­nual los me­jo­res ra­ci­mos es una ga­ran­tía de ca­li­dad. En la ima­gen su­pe­rior Ja­vier Ro­bla y el enó­lo­go Jo­sé Ma­nuel Gon­zá­lez en la me­sa de se­lec­ción de Vinos de Ar­gan­za. En la in­fe­rior, operarios de Pit­ta­cum se­lec­cio­nan los ra­ci­mos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.