«Si se die­se so­lo cier­ta fa­ci­li­dad, los cas­cos an­ti­guos es­ta­rían re­cu­pe­ra­dos»

El por­ta­voz de los pro­mo­to­res in­mo­bi­lia­rios de Ga­li­cia pi­de apo­yos pa­ra no fre­nar la re­mon­ta­da de un sec­tor ca­pi­tal en la ge­ne­ra­ción de em­pleo

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - ENTREVISTA - LA VOZ

Ángel Jo­ve Al­bo­rés (A Co­ru­ña, 1974) es el pre­si­den­te de Aproin­co y Fe­pro­ga, la aso­cia­ción co­ru­ñe­sa y la fe­de­ra­ción ga­lle­ga de pro­mo­to­res in­mo­bi­lia­rios.

— ¿El sec­tor re­mon­ta?

—Hay cier­ta dis­pa­ri­dad en los da­tos, no es lo mis­mo las li­cen­cias, que las obras aca­ba­das o las es­cri­tu­ra­das. No obs­tan­te, ve­mos que lle­va­mos año y me­dio-dos años cre­cien­do y los pre­cios em­pie­zan a re­mon­tar, so­bre to­do en A Co­ru­ña y Vigo. Hay cier­ta con­fian­za por par­te de los com­pra­do­res. Aquí aho­ra es una opor­tu­ni­dad bue­na pa­ra com­prar vi­vien­da. Es­pe­cial­men­te en A Co­ru­ña, Vigo, San­tia­go y sus áreas de in­fluen­cia.

— ¿Por qué?

—Hay más po­si­bi­li­da­des fi­nan­cie­ras, las en­ti­da­des acom­pa­ñan, bien es cier­to que con mu­chos más aná­li­sis de ries­gos. Es di­fe­ren­te, gra­cias a dios, a lo que se hi­zo an­tes. La fal­ta de aná­li­sis en el pa­sa­do hi­zo que se des­ma­dra­se to­do. Aho­ra, ana­li­zan mu­cho y pi­den mu­chas ga­ran­tías. Hay ma­yor se­gu­ri­dad pa­ra com­prar. Los ban­cos acom­pa­ñan de for­ma res­pon­sa­ble. Sí, es un mo­men­to bueno, bo­ni­to y dul­ce.

— Pe­ro...

—Pe­ro hay co­sas que no aca­ban de des­pe­gar. Vigo es­tá sin plan ge­ne­ral, por ejemplo. Eso li­mi­ta la po­si­bi­li­dad de equi­li­brar de­man­da y ofer­ta.

— ¿Y A Co­ru­ña?

—En A Co­ru­ña he­mos pa­sa­do tres años lar­gos en los que no ha ha­bi­do acom­pa­ña­mien­to por par­te de los res­pon­sa­bles mu­ni- ci­pa­les. Ha ha­bi­do len­ti­tud en la tra­mi­ta­ción, sus­pen­sión de li­cen­cias, ca­du­ci­dad de otras... Po­día ha­ber mu­cha más ac­ti­vi­dad, pe­ro aún así es pal­pa­ble que se es­tán pi­dien­do li­cen­cias.

— ¿De reha­bi­li­ta­ción tam­bién?

—La Ad­mi­nis­tra­ción apues­ta mu­cho, pe­ro en la prác­ti­ca es tan di­fí­cil y fa­rra­go­so con­se­guir li­cen­cia que asus­ta. Por eso es com­pli­ca­do re­cu­pe­rar los cas­cos an­ti­guos. Los in­for­mes de Pa­tri­mo­nio son len­tí­si­mos, a ve­ces dis­cre­cio­na­les, no tie­nes se­gu­ri­dad de qué ni cuán­do vas a po­der ha­cer la obra... Es di­fí­cil que la ini­cia­ti­va pri­va­da apues­te. No pue­de ser que es­pe­res dos años y te en­cuen­tres con la edi­fi­ca­bi­li­dad muy li­mi­ta­da.

— Sin em­bar­go, hay in­te­rés des- de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes.

—Sí, y se­ría in­ne­ce­sa­rio ha­cer­lo con di­ne­ro pú­bli­co. Hay mu­cho in­ver­sor pri­va­do in­tere­sa­do si se le da cier­ta fa­ci­li­dad. Y fa­ci­li­dad no sig­ni­fi­ca de­jar ha­cer lo que sea, no. To­dos so­mos cons­cien­tes de que hay que pro­te­ger el pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co.

— ¿Qué fa­ci­li­da­des?

—Por ejemplo, en Co­ru­ña mu­chos edi­fi­cios del En­san­che, en la zo­na de San An­drés, tie­nen 5 me­tros de fren­te y 20-30 de fon­do. Au­tén­ti­cos tu­bos. Si se man­tie­ne el par­ce­la­rio, ¿a quién le ven­des una ca­sa con una so­la es- tan­cia con luz? Es­toy de acuer­do con que hay que man­te­ner las fa­cha­das, res­pe­tar la es­truc­tu­ra, pe­ro per­mí­te­me unir por den­tro pa­ra po­der ofre­cer lo que se de­man­da. Cues­tio­nes así son las que ha­cen que no se apues­te. Es una pe­na, mi­ra Fe­rrol có­mo es­tá, o el cas­co histórico de Be­tan­zos... La zo­na de la Pes­ca­de­ría y la Ciu­dad Vie­ja en A Co­ru­ña, y otros cas­cos an­ti­guos, si se die­se so­lo cier­ta fa­ci­li­dad, es­ta­rían re­cu­pe­ra­dos y pues­tos en va­lor.

— ¿Man­te­nien­do su esen­cia?

—To­dos que­re­mos pro­te­ger. Evi­den­te­men­te hay que ser cons­cien­tes de las di­fi­cul­ta­des téc­ni­cas. Son zo­nas que en una so­la ca­sa hay una mul­ti­pro­pie­dad ato­mi­za­da. Pa­ra ha­cer­te con un in­mue­ble hay que tra­tar con 30-40 per­so­nas, a ve­ces he­re­de­ros des­co­no­ci­dos, in­qui­li­nos con ren­tas an­ti­guas a los que dar al­ter­na­ti­va, y téc­ni­ca­men­te son edi­fi­cios muy an­ti­guos. Hay que ayu­dar por­que la aven­tu­ra es muy arries­ga­da. A eso añá­de­le len­ti­tud, in­se­gu­ri­dad, dis­cre­cio­na­li­dad... El in­tere­sa­do aca­ba apos­tan­do por otra co­sa.

— En­ton­ces pi­den...

— Se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y ra­pi­dez en pla­zos y tra­mi­ta­ción. Es­ta­mos ade­más, hi­per­gra­va­dos con im­pues­tos, se­gui­mos so­por­tan­do el 10 % de IVA, ha­bría que re­vi­sar­lo. La car­ga im­po­si­ti­va que arras­tra la ges­tión de in­mue­bles es gran­de. So­mos un sec­tor de im­pac­to en la re­cau­da­ción y en la crea­ción de em­pleo. Creo que co­mo so­cie­dad no po­de­mos vi­vir so­lo de él, pe­ro tam­po­co sin él. No pue­de re­pre­sen­tar el 20 % del PIB pe­ro tam­po­co que­dar­nos en un exi­guo 3 %.

Jo­ve vis­lum­bra me­jo­ras en las re­la­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les.

— ¿De­ben reac­ti­var­se los po­lí­go­nos?

—Du­ran­te tres años se han pa­ra­li­za­do nue­vos desa­rro­llos. En Vis­ma [A Co­ru­ña] por cues­tio­nes me­no­res hu­bo que re­pe­tir un tra­ba­jo de diez años. Pe­ro pa­re­ce que se es­tá desatas­can­do. Vis­lum­bra­mos cier­ta vo­lun­tad del Ayun­ta­mien­to, por lo que... un vo­to de con­fian­za. Y el Ofi­má­ti­co, Aproin­co lo ad­vir­tió, que la ges­tión era equi­vo­ca­da. Aho­ra se es­tá re­co­no­cien­do. Se ha­bría fa­ci­li­ta­do bas­tan­te, y los coope­ra­ti­vis­tas po­drían es­tar en sus ca­sas des­de ha­ce un par de años. Pe­ro bueno, aho­ra el Ayun­ta­mien­to co­ru­ñés es­tá dis­pues­to a sol­ven­tar­lo. Otro vo­to de con­fian­za.

—¿Ha in­flui­do en el pre­cio de los al­qui­le­res?

—Por su­pues­to. No se ha per­mi­ti­do eje­cu­tar obra nue­va, re­to­mar li­cen­cias ca­du­ca­das, y eso en una ciu­dad con ac­ti­vi­dad de­man­dan­te, de In­di­tex, el Puer­to, ti­ra ha­cia arri­ba de los pre­cios.

— Pe­ro hay mu­cho pi­so va­cío.

—¿Por qué una per­so­na con una vi­vien­da va­cía no la po­ne en el mer­ca­do? Se es­cu­cha que la Ad­mi­nis­tra­ción es­tu­dia obli­gar a los pro­pie­ta­rios e in­clu­so a in­ter­ve­nir en los pre­cios, en vez de in­cen­ti­var pa­ra que las pon­gan en al­qui­ler. A lo me­jor si tu­vie­ran la se­gu­ri­dad de que en ca­so de im­pa­go... Y los in­qui­li­nos tam­bién ne­ce­si­tan se­gu­ri­dad. Las Ad­mi­nis­tra­cio­nes no es­tán ac­tuan­do, en vez de se­guir la vía coer­ci­ti­va, qui­zás ha­bría que bus­car dar ga­ran­tías pa­ra in­cen­ti­var. ¿Y a qué se lla­ma vi­vien­da li­bre? Por­que hay gen­te que tie­ne un pi­so pa­ra cuan­do sus hi­jos va­yan a la Uni­ver­si­dad, o pa­ra pa­sar tem­po­ra­das Y des­pués hay que ver tam­bién dón­de es­tán esas vi­vien­das li­bres, por­que a lo me­jor por eso es­tán va­cías.

«Con­se­guir li­cen­cia pa­ra reha­bi­li­tar si­gue sien­do de­ma­sia­do fa­rra­go­so»

«Vis­lum­bra­mos vo­lun­tad por desatas­car los nue­vos desa­rro­llos»

Jo­ve cree que, tras la cri­sis, el sec­tor en­tra en un mo­men­to «dul­ce».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.