Co­no­ci­mien­to dis­rup­ti­vo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - VENANCIO SALCINES Vi­ce­pre­si­den­te del Club Fi­nan­cie­ro Atlán­ti­co

Afi­na­les del XVIII, A Co­ru­ña era una pe­que­ña lo­ca­li­dad de 13.000 ha­bi­tan­tes, Vi­go, al­go me­nos, no al­can­za­ba los 5.000. Las dos uni­das ape­nas igua­la­ban a Com­pos­te­la. Po­lí­ti­ca e in­te­lec­tual­men­te, la dis­tan­cia era enor­me, ape­nas bri­lla­ban fren­te a la po­de­ro­sa ca­pi­tal ar­zo­bis­pal. A pe­sar de sus de­bi­li­da­des, las im­ber­bes A Co­ru­ña y Vi­go ex­plo­sio­na­ron. Lo hi­cie­ron de tal mo­do que, en el siglo XIX, son las gran­des emer­gen­tes, ge­ne­ra­do­ras de la bur­gue­sía trans­for­ma­do­ra del país. En el XX, ya na­die las cues­tio­na, son los mo­to­res trac­to­res. ¿Qué pa­só en el XVIII? Des­apa­re­ció la quie­tud de los Aus­trias y lle­gó la co­rrien­te li­be­ral dis­rup­ti­va de los Bor­bo­nes. Rei­na­ban sin com­ple­jos, qui­zás por­que ha­bían ga­na­do una gue­rra, la de su­ce­sión, y sen­tían que no le de­bían na­da a na­die, ni si­quie­ra a Luis XIV. Aca­so, si te­nían deu­das, era con el pue­blo cas­te­llano, que acom­pa­ñó a Fe­li­pe V en su hui­da de Madrid, cuan­do to­do el mundo lo da­ba co­mo per­de­dor.

Lo cier­to es que des­tro­zan la po­lí­ti­ca pac­tis­ta de los Aus­trias y trans­for­man li­te­ral­men­te las Es­pa­ñas. Es más, in­clu­so di­ría que la crean, tal y co­mo hoy la en­ten­de­mos. Pe­ro ha­cen al­go más, y es­to sí afec­ta di­rec­ta­men­te a Ga­li­cia: li­be­ra­li­zan el ne­go­cio por­tua­rio. Es­ta me­di­da, im­pul­sa­da por Car­los III, es to­tal­men­te dis­rup­ti­va, y no lo es por­que le qui­te el mo­no­po­lio a Cá­diz, sino por­que abre las mu­ra­llas de Vi­go y A Co­ru­ña al ex­te­rior. Al­guno di­rá, al co­mer­cio ex­te­rior, no, lo dis­rup­ti­vo no es eso, es que las abre al ta­len­to de las Es­pa­ñas. Dan en­tra­da a otros em­pre­sa­rios. Es­te es el he­cho, unos puer­tos na­tu­ra­les, do­mi­na­dos por fa­mi­lias tra­di­cio­na­les, han de com­pe­tir con­tra em­pre­sa­rios ca­ta­la­nes, na­va­rros, fran­ce­ses, vas­cos, leo­ne­ses. To­dos desean ve­nir y, con ello, traer sus ca­pa­ci­da­des, su am­bi­ción. ¿Quién desea hoy ins­ta­lar­se en Ga­li­cia? O me­jor, ¿desea Ga­li­cia que ven­ga al­guien aquí? ¿Sa­bía us­ted que, si la fa­cul­tad de Derecho de la Uni­ver­si­dad de Har­vard desea­se ins­ta­lar­se en Ga­li­cia, la Xun­ta se lo prohi­bi­ría? ¿Por qué? Pa­ra que no com­pi­ta con las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas. ¿Cómo lo ve? Es­toy ha­blan­do de una me­di­da acor­da­da por la Xun­ta de Ga­li­cia en el 2013: prohi­bir la ins­tau­ra­ción de to­do tí­tu­lo que ya se es­té im­par­tien­do. ¿Le sor­pren­de? Pues es­te, y no otro, es el país en don­de vi­ve. De na­da sir­ven los es­fuer­zos de aper­tu­ra que es­tán ha­cien­do, con re­co­no­ci­do es­fuer­zo, al­gu­nas con­se­lle­rías si no abri­mos tam­bién el es­pa­cio del co­no­ci­mien­to. Por eso los Bor­bo­nes fue­ron dis­rup­ti­vos, y co­mo sa­bían lo que ha­bía —y si­gue ha­bien­do—, puen­tea­ron a las ins­ti­tu­cio­nes que ac­tua­ban co­mo freno, las mis­mas, y no otras, que pa­sa­dos tres si­glos si­guen blo­quean­do la aper­tu­ra de Ga­li­cia. Crea­ron, en di­fe­ren­tes ciu­da­des por­tua­rias, el Real Con­su­la­do Ma­rí­ti­mo Te­rres­tre, la Es­cue­la de Náu­ti­ca, la de Co­mer­cio y tan­tas otras. Y gra­cias a ello, una al­dea de 13.000 ha­bi­tan­tes pa­só a mo­ver dos­cien­tos cin­cuen­ta bu­ques y 14.000 to­ne­la­das. Y no so­lo eso, sino que se sin­tió con fuer­za pa­ra con­tra­tar al in­ge­nie­ro Eus­ta­quio Gian­ni­ni y dar­le una vuelta a la Torre de Hér­cu­les.

Y la pre­gun­ta que de­be­mos ha­cer­nos es: ¿Qué es hoy lo dis­rup­ti­vo? La tec­no­lo­gía, es evi­den­te. Y ese co­no­ci­mien­to, ca­pri­cho­so, difuso, de geo­me­tría va­ria­ble, ¿tie­ne un puerto en el que re­fu­giar­se? ¿Una zo­na fran­ca en la que ubi­car­se? ¿Un sis­te­ma edu­ca­ti­vo que lo aco­ja? Es evi­den­te que no. Por ello, y aun­que ba­rro pa­ra ca­sa, per­mí­tan­me que elo­gie ac­ti­tu­des co­mo la del Club Fi­nan­cie­ro Atlán­ti­co, que ha traí­do la Mo­bi­le Week a A Co­ru­ña. Es evi­den­te que es­te even­to no cam­bia­rá el te­rri­to­rio, pe­ro sí que lan­za­rá un men­sa­je ní­ti­do de hacia dón­de cree­mos que de­be­mos ir y no es más que a im­pul­sar el co­no­ci­mien­to dis­rup­ti­vo. ¿Lo con­se­gui­re­mos? Lu­cha­re­mos por ello, la his­to­ria nos ava­la.

| SAN­DRA ALONSO

La Mo­bi­le Week as­pi­ra a di­vul­gar los avan­ces de la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.