EL CA­PI­TA­LIS­MO SE ABRE PA­SO EN TIE­RRA HOS­TIL

Ca­de­nas ca­pi­ta­lis­tas se han co­la­do en zo­nas hos­ti­les co­mo Viet­nam, Chi­na o Ru­sia con gran acep­ta­ción Una teo­ría ase­gu­ra que dos paí­ses con McDo­nald’s no en­tra­rán en gue­rra en­tre sí

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Lau­ra G. del Va­lle

Mul­ti­na­cio­na­les co­mo McDo­nald’s o Star­burcks se han con­ver­ti­do en au­tén­ti­cos es­ti­le­tes del ca­pi­ta­lis­mo en mer­ca­dos que, a prio­ri, pa­re­cían hos­ti­les, co­mo Viet­nam, Chi­na o Co­rea del Nor­te.

Es la mis­ma ciu­dad. Aun­que has­ta el cam­bio de nom­bre pa­rez­ca in­di­car que na­da que­da de aquel agó­ni­co Sai­gón, don­de en 1968 se in­mor­ta­li­zó uno de los mo­men­tos más icó­ni­cos de la his­to­ria re­cien­te: el ba­la­zo, cap­ta­do por el fo­tó­gra­fo Ed­die Ad­dams, de un je­fe de la po­li­cía na­cio­nal de Viet­nam a un gue­rri­lle­ro del Viet­cong. Cin­cuen­ta años des­pués de la ma­sa­cre, el hoy re­bau­ti­za­do Ho Chi Minh se la­me las he­ri­das de una en­car­ni­za­da gue­rra que se­gó más de un mi­llón de vi­das viet­na­mi­tas, y 58.000 es­ta­dou­ni­den­ses, co­mien­do ham­bur­gue­sas de McDo­nald’s. Le­jos de man­te­ner una fé­rrea opo­si­ción al em­ble­ma del li­fe sty­le ame­ri­cano, el país del sud­es­te asiá­ti­co ha de­ci­di­do ple­gar­se a las bon­da­des del su­cu­len­to ca­pi­ta­lis­mo en for­ma de con­su­mo rá­pi­do y vo­raz.

El mis­mo día que Ro­nald McDo­nald ate­rri­zó en Ho Chi Minh, ha­ce cua­tro años, cien­tos de ciu­da­da­nos so­por­ta­ron co­las de más de una ho­ra pa­ra pro­bar las de­li­cias del fast food y, de pa­so, dar­se un pa­seo por los 1.300 me­tros cua­dra­dos del pri­mer es­ta­ble­ci­mien­to que la ca­de­na de ham­bur­gue­sas abría en la ciu­dad. Aun­que no la úni­ca, pues des­de en­ton­ces, en la ca­pi­tal se han inau­gu­ra­do 15 res­tau­ran­tes más. No son los úni­cos que se han de­ja­do en­ga­tu­sar des­de el es­tó­ma­go. Y pue­de que no es­tén equi­vo­ca­dos. Las agra­de­ci­das ci­fras que de­jan es­tos ca­ba­llos de Tro­ya del sue­ño ame­ri­cano en pun­tos del to­do ale­ja­dos del es­pí­ri­tu ca­pi­ta­lis­ta les dan la ra­zón.

Se­gún la Teo­ría de la gue­rra de McDo­nald’s, del ana­lis­ta po­lí­ti­co Tho­mas Fried­man, so­lo los lu­ga­res con un ni­vel acep­ta­ble de desa­rro­llo eco­nó­mi­co po­seen fran­qui­cias de es­ta ca­de­na de co­mi­da rá­pi­da; por eso no ha­brá dos paí­ses que ten­gan McDo­nald’s que va­yan a pe­lear en una gue­rra en­tre sí. Sin te­ner en cuen­ta guerras ci­vi­les, de mo­men­to no va des­en­ca­mi­na­do el tres ve­ces ga­na­dor del pre­mio Pu­lit­zer. Co­mo sos­tie­ne en un ar­tícu­lo de The New York Ti­mes, «te­mía que la ex­cep­ción fue­ra la gue­rra de las Mal­vi­nas, pe­ro Ar­gen­ti­na no ob­tu­vo su pri­mer McDo­nald’s has­ta 1986».

La caí­da de la Unión So­vié­ti­ca fue tam­bién un buen mo­men­to pa­ra acer­car de ma­ne­ra po­co agre­si­va el ca­pi­ta­lis­mo a Ru­sia, tras años de lar­guí­si­mas ne­go­cia­cio­nes tra­tan­do de con­ven­cer a los lí­de­res co­mu­nis­tas pa­ra que per­mi­tie­ran la en­tra­da de McDo­nald’s en Mos­cú. Ocu­rrió el 30 de enero de 1991, y asis­tie­ron al even­to 35.000 per­so­nas: ci­fra ré­cord de la ca­de­na en la aper­tu­ra de un lo­cal.

Ca­si tan du­ro de roer co­mo los man­da­ma­ses del Krem­lin se man­te­nía, al me­nos has­ta el pa­sa­do ju­nio, Kim Jong-un. El lí­der de Co­rea del Nor­te, que lle­gó a or­de­nar la «in­me­dia­ta des­truc­ción» de to­dos los lo­ca­les de Star­bucks y McDo­nald’s que hay en su país y cu­ya exis­ten­cia des­co­no­cía, se plan­teó, tras un ca­ra a ca­ra con Do­nald Trump, per­mi­tir la aper­tu­ra de una «fran­qui­cia de ham­bur­gue­sas oc­ci­den­ta­les» co­mo mues­tra de bue­na vo­lun­tad ha­cia Es­ta­dos Uni­dos, se­gún un in­for­me de la CIA.

LOS RÉ­CORDS, EN CHI­NA

Si bien Kim ve­tó ade­más de los McDo­nald’s a la to­do­po­de­ro­sa ca­de­na de ca­fé, vi­va ima­gen del fre­né­ti­co rit­mo de vi­da de las prin­ci­pa­les ciu­da­des de EE. UU., Chi­na, sin em­bar­go, ha apli­ca­do la ley del si no pue­des con tu enemi­go úne­te a él. El país del té, ávi­do de in­cor­po­rar ca­da vez más há­bi­tos de vi­da oc­ci­den­ta­les, abrió el año pa­sa­do en Shang­hái la tien­da más gran­de del mun­do de Star­bucks. Ahí es na­da. Pe­ro los ti­tu­la­res no ce­san, ya que el pa­sa­do agos­to, la com­pa­ñía se­lla­ba una alian­za con Ali­ba­ba pa­ra que la ca­de­na rei­na de la ven­ta por In­ter­net en Asia en­víe a do­mi­ci­lio to­dos los fra­puc­ci­nos y caf­fè lat­te que deseen los ha­bi­tan­tes de Pe­kín y Shang­hái.

Si se ha­bla de las em­pre­sas ma­triz del neo­co­lo­nia­lis­mo ame­ri­cano no pue­de fal­tar Co­ca-Co­la. La be­bi­da más fa­mo­sa del mun­do ha­ce años que con­si­guió en­trar en te­rri­to­rio hos­til sin sa­lir es­cal­da­da, con unas he­rra­mien­tas de már­ke­ting que pa­ra mu­chos han si­do las más efi­ca­ces de la his­to­ria. No hay más que aten­der a lo que ocu­rrió un le­jano 9 de di­ciem­bre de 1941. Aquel día, so­lo 48 ho­ras des­pués del ata­que de Ja­pón a Pearl Har­bor, el pre­si­den­te de la com­pa­ñía, Ro­bert Woo­druff, pro­nun­ció la si­guien­te fra­se: «Quie­ro que las tro­pas es­ta­dou­ni­den­ses, don­de sea que se en­cuen­tren, pue­dan te­ner al pre­cio de 5 cén­ti­mos una Co­ca-Co­la fres­ca, sin im­por­tar lo que le cues­te a la em­pre­sa». Fue así co­mo seis me­ses más tar­de «la be­bi­da de la fe­li­ci­dad» tu­vo su pro­pia plan­ta en Ar­gel. Una si­tua­ción tan su­rrea­lis­ta, o no, co­mo la me­mo­ra­ble es­ce­na de Goodb­ye Le­nin en la que la so­cia­lis­ta Ch­ris­tia­ne des­cu­bre el triun­fo del ca­pi­ta­lis­mo cuan­do, tras la caí­da del Mu­ro de Ber­lín, des­pier­ta de un co­ma y se to­pa con que fren­te a su ven­ta­na, en la Ale­ma­nia del Es­te, se des­plie­ga un enor­me car­tel de Co­ca-Co­la. «¡Son alu­ci­na­cio­nes!», cla­ma su hi­jo. No lo eran.

Kim Jong-un se plan­teó la en­tra­da de McDo­nald’s en Co­rea del Nor­te co­mo ges­to de bue­na vo­lun­tad

Chi­na ha pa­sa­do de ser el país del té a te­ner el Star­bucks más gran­de del mun­do y lle­var sus ca­fés a do­mi­ci­lio

ILUS­TRA­CIÓN: MA­RÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.