UN «CO­WOR­KING» PA­RA TA­LEN­TO DE TO­DO EL MUN­DO EN A BAI­XA LI­MIA

Em­pren­de­do­res de to­do ti­po y de to­do el mun­do re­ca­lan en las en­tra­ñas de la Bai­xa Li­mia pa­ra tra­ba­jar, de­mos­tran­do que el lu­gar no es im­por­tan­te, pe­ro sí lo es

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Vi­ñas

Ima­gi­nen unas ofi­ci­nas; tu­bos fluo­res­cen­tes, sue­lo de mo­que­ta, com­par­ti­men­tos tra­za­dos con es­cua­dra y car­ta­bón y ai­re acon­di­cio­na­do, vi­cia­do. Aho­ra ima­gi­nen tras­la­dar esas ofi­ci­nas a una re­mo­ta al­dea ga­lle­ga con vis­tas a la sie­rra de O Xu­rés; la luz na­tu­ral, cla­ra, el so­ni­do del río, el olor de la hier­ba mo­ja­da; un par de vie­jos gra­ne­ros co­mo sa­las de reu­nión y de me­nú, pi­mien­tos asa­dos de Oti­lia, la ve­ci­na de en­fren­te. Pues es­to es Sende, un es­pa­cio de co­wor­king en el co­ra­zón de Lo­bei­ra don­de em­pren­de­do­res, pro­gra­ma­do­res, crea­ti­vos y ma­kers lle­ga­dos de to­dos los rin­co­nes del mun­do ex­pri­men sus ideas y ta­len­tos en so­le­dad, y en co­mún, ba­jo una pa­rra.

Va de pue­blos: Edo Sa­di­koik y Ma­ría Ro­drí­guez se co­no­cie­ron en el 2012 en un pe­que­ño nú­cleo de las mon­ta­ñas de Ser­bia don­de Edo, que por en­ton­ces te­nía 27 años, lle­va­ba un tiem­po or­ga­ni­zan­do even­tos a ni­vel in­ter­na­cio­nal. «Allí en­ten­dí la re­la­ción po­de­ro­sa en­tre es­pa­cios, ais­la­mien­to, na­tu­ra­le­za y re­sul­ta­dos de pro­duc­ti­vi­dad y apren­di­za­je», cuen­ta aho­ra, seis años des­pués. En su ca­be­za ha­bía co­men­za­do a hor­mi­guear una idea, in­quie­ta: una ca­sa mun­dial en la que re­unir a to­dos aque­llos que ha­bía ido co­no­cien­do en sus via­jes, pa­ra, jun­tos, «crear nue­vos ne­go­cios so­cia­les», po­ner en mar­cha las ideas que siem­pre ha­bían que­ri­do desa­rro­llar. Ma­ría, con 26 años, edu­ca­do­ra social re­cién lle­ga­da de Vigo, fue so­lo —y tan­to— el em­pu­jón que ne­ce­si­ta­ba.

Jun­tos via­ja­ron pri­me­ro a Sin­tra, en Por­tu­gal, pe­ro aca­ba­ron re­ca­lan­do en Sen­de­riz, un apén­di­ce ou­ren­sano con un cen­so de so­lo 20 ha­bi­tan­tes. La pa­re­ja co­men­zó reha­bi­li­tan­do, en el 2013, un par de ca­sas de pie­dra y en el 2014 abrió tí­mi­da­men­te las puer­tas de su es­pa­cio de crea­ción. «Un buen día, al­guien lla­mó a la puer­ta. Di­jo que su co­che se ha­bía que­da­do en­ca­ja­do en el ca­mino del pue­blo y le acom­pa­ña­mos a sa­car­lo. Se lla­ma­ba Joe y era un in­ge­nie­ro de Goo­gle, tra­ba­ja­ba pa­ra Maps. Aca­bó ins­ta­la­do en Sende pa­ra tra­ba­jar des­de aquí».

Des­de en­ton­ces, a Sende lle­gan gen­tes de muy di­fe­ren­tes per­fi­les, pe­ro si hay uno que se re­pi­te con fre­cuen­cia es el del nó­ma­da di­gi­tal, un free­lan­ce que vi­ve mun­do ade­lan­te, en cons­tan­te mo­vi­mien­to, mien­tras tra­ba­ja a tra­vés de In­ter­net. «Han pa­sa­do por aquí in­ge­nie­ros, tu­vi­mos gen­te que tra­ba­ja en Goo­gle y en Boing, pe­ro tam­bién crea­ti­vos de Car­toon Network y Net­flix», ex­pli­ca Edo. La ma­yo­ría, de­du­ce sin em­bar­go, son va­lien­tes que crea sus pe­que­ños ne­go­cios on­li­ne. Así, se han ges­ta­do en las en­tra­ñas de la Bai­xa Li­mia star­tups co­mo Moops, un crea­ti­vo pro­yec­to que se ba­sa en op­ti­mi­zar ne­go­cios con pe­que­ñas me­jo­ras fáciles de im­ple­men­tar, o Grow. rs, in­no­va­ción y már­ke­ting es­pe­cia­li­za­do pa­ra agen­cias tu­rís­ti­cas. En los úl­ti­mos cua­tro años, Edo y Ma­ría han re­ci­bi­do a in­qui­li­nos de más de 50 na­cio­na­li­da­des dis­tin­tas. Por­que Sende no es so­lo un es­pa­cio de tra­ba­jo, es tam­bién se­de de ac­ti­vi­da­des y co­li­ving. Los iti­ne­ran­tes so­lo pue­den que­dar­se un má­xi­mo de 30 días y es gra­tui­to, pe­ro hay lis­ta de es­pe­ra.

«Nos pa­sa­mos mu­chos años ana­li­zan­do có­mo tra­ba­ja la gen­te, su pro­duc­ti­vi­dad, sus in­te­rrup­cio­nes y pro­ce­sos, y ca­da mes me­jo­ra­mos el es­pa­cio pa­ra que sea el me­jor pa­ra crear y lle­gar a la fe­cha lí­mi­te sin pa­sar­lo mal —cuen­tan—. Los que es­tán aquí pue­den apren­der de la gen­te que les ro­dea, com­par­tir me­sa con ti­pos que han es­tu­dia­do en Har­vard o en Ox­ford, to­dos com­par­ten lo me­jor de sus es­pe­cia­li­da­des, su ex­pe­rien­cia, y de re­pen­te apa­re­ce al­guien que ve el mun­do des­de una pers­pec­ti­va ines­pe­ra­da y nos abre los ojos a to­dos».

Y lue­go es­tá el lu­gar. Que no im­por­ta —por­que con una co­ne­xión a la red se pue­de tra­ba­jar des­de cual­quier par­te—, pe­ro sí im­por­ta. La in­no­va­ción, di­ce acer­ta­da­men­te Edo, no lle­ga de ser un ex­per­to en la te­ma, sino que apa­re­ce cuan­do «dos ele­men­tos im­po­si­bles de co­nec­tar, co­nec­tan». Y pa­ra ello, apun­ta, ha­ce fal­ta un cam­bio; de am­bien­te, de gen­te al­re­de­dor. «Hoy es­ta­mos to­do el día col­ga­dos de los mó­vi­les, re­ci­bi­mos unas 80 no­ti­fi­ca­cio­nes al día, el dead­li­ne nos mar­ca la vi­da y la na­tu­ra­le­za es un gran re­me­dio pa­ra tra­ba­jar me­nos y ha­cer más». Pa­ra in­ge­niar, pa­ra ren­dir.

Sende ha re­ci­bi­do a em­pren­de­do­res de más de 50 na­cio­na­li­da­des dis­tin­tas en los úl­ti­mos 4 años

| SENDE

El es­pa­cio, en Sen­de­riz, es gra­tui­to, pe­ro hay lis­ta de es­pe­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.