Prue­ba de la Su­zu­ki V-Strom 1000 y to­do so­bre las nue­vas Triumph Ti­ger 1200.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - OPINIÓN - Por Ja­vier Ar­mes­to

LA SA­GA V-STROM DE SU­ZU­KI SE HA CON­VER­TI­DO EN UNA DE LAS MÁS VA­LO­RA­DAS DEL SEG­MEN­TO TRAIL SPORT-TU­RIS­MO POR SU PO­LI­VA­LEN­CIA TAN­TO DEN­TRO CO­MO FUE­RA DEL AS­FAL­TO. POR EN­CI­MA DE LA 250 Y LA 650 SE EN­CUEN­TRA LA 1000, EN VER­SIÓN NOR­MAL O XT, QUE OFRE­CE UNA RE­LA­CIÓN CA­LI­DAD/ PRE­CIO MUY SU­PE­RIOR A SUS COM­PE­TI­DO­RAS.

Las ma­xi­trail son los SUV de las dos rue­das, mo­tos de gran­des di­men­sio­nes, pen­sa­das pa­ra via­jar con co­mo­di­dad y car­ga­dos equi­pa­je, y con ver­sio­nes ca­pa­ces de sa­lir del as­fal­to. La V-Strom 1000 de Su­zu­ki es pro­ba­ble­men­te la me­jor en re­la­ción ca­li­dad-pre­cio del mer­ca­do. No tie­ne una elec­tró­ni­ca so­fis­ti­ca­da, ni esas lu­ces led tan apa­ren­tes de otros mo­de­los, pe­ro se que­da con lo que es la esen­cia de una bue­na mo­to: fia­bi­li­dad y un tac­to úni­co de con­duc­ción.

DI­SE­ÑO

El di­se­ño de la V-Strom 1000 si­gue la ten­den­cia del pi­co de pa­to tan de mo­da úl­ti­ma­men­te. En­ci­ma se si­túa un do­ble fa­ro dis­pues­to en ver­ti­cal y una pan­ta­lla que, aun­que pa­re­ce pe­que­ña, es bas­tan­te efec­ti­va, ya que se pue­de re­gu­lar en tres po­si­cio­nes. Una pro­tec­ción de plás­ti­co gris abra­za el de­pó­si­to y la gráfica es más dis­cre­ta que an­tes, has­ta el pun­to que no re­ve­la la ci­lin­dra­da por nin­gún la­do. Los re­tro­vi­so­res cua­dran­gu­la­res, el imponente tu­bo de es­ca­pe y la gran pa­rri­lla que re­ma­ta el co­lín com­ple­tan una ima­gen bas­tan­te ro­tun­da.

El cua­dro de ins­tru­men­tos tie­ne una con­fi­gu­ra­ción clá­si­ca, con una es­fe­ra analó­gi­ca pa­ra el cuen­ta­rre­vo­lu­cio­nes y una pan­ta­lla di­gi­tal que se ma­ne­ja des­de un bo­tón en la pi­ña iz­quier­da. En la par­te de arriba mues­tra la mar­cha en­gra­na­da y la ve­lo­ci­dad, y en la de aba­jo la tem­pe­ra­tu­ra del acei­te y del mo­tor, el ni­vel de car­bu­ran­te y el mo­do de con­trol de trac­ción se­lec­cio­na­do: hay dos ni­ve­les, ade­más de la po­si­bi­li­dad de des­co­nec­tar­lo.

Una to­ma de co­rrien­te, el cu­bre­car­ter y los pro­tec­to­res pa­ra las ma­nos son las úni­cas con­ce­sio­nes al equi- pa­mien­to. El asien­to del pi­lo­to es muy am­plio, un au­tén­ti­co si­llón, y su ba­ja al­tu­ra per­mi­te un có­mo­do ma­ne­jo de la mo­to en pa­ra­do. En cuan­to al pa­sa­je­ro, dis­po­ne de unas gran­des asas pa­ra aga­rrar­se.

MO­TOR

La V-Strom rin­de 100 ca­ba­llos a 8.000 re­vo­lu­cio­nes, pe­ro el par má­xi­mo lo ob­tie­ne ya a 4.000 vuel­tas. Es­to sig­ni­fi­ca que es una mo­to con po­ten­cia des­de el prin­ci­pio, que tie­ne ba­jos, me­dios y qui­zá me­nos al­tos que otros mo­de­los, pe­ro su agra­do de con­duc­ción es muy ele­va­do. La res­pues­ta al pu­ño es in­me­dia­ta y bas­tan­te sua­ve gra­cias al con­trol de trac­ción. Tam­bién nos ha gus­ta­do

mu­cho el tac­to del em­bra­gue, na­da du­ro y que cuen­ta con li­mi­ta­dor de par, lo que fa­ci­li­ta re­duc­cio­nes sin coces ni ti­ro­nes.

En mar­cha sor­pren­de lo fá­cil que es me­ter­la en cur­va, tum­bar y le­van­tar. Si hay una pa­la­bra que de­fi­ne es­ta mo­to es elas­ti­ci­dad, tan­to por la dul­zu­ra de su mo­tor bi­ci­lín­dri­co co­mo por la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción del cha­sis, for­ma­do por dos vi­gas de alu­mi­nio.

PAR­TE CI­CLO

La par­te ci­clo es­tá muy lo­gra­da, con una hor­qui­lla in­ver­ti­da to­tal­men­te re­gu­la­ble y un amor­ti­gua­dor tra­se­ro cu­ya fir­me­za se pue­de ablan­dar o en­du­re­cer me­dian­te un po­mo gi­ra­to­rio de fá­cil ac­ce­so. La fre­na­da de­lan­te­ra in­clu­ye pin­zas de­lan­te­ras ra­dia­les de 4 pis­to­nes de la mar­ca To­ki­ko, que muer­den dis­cos per­fo­ra­dos de 310 mi­lí­me­tros. El ABS es ca­paz de ac­tuar en cur­va y adap­tar la po­ten­cia de fre­na­da se­gún la in­cli­na­ción de la mo­to.

El pe­so en or­den de mar­cha son 228 ki­los, muy con­te­ni­do pa­ra tra­tar­se de una mil, y el con­su­mo me­dio es de al­re­de­dor de 6 li­tros a los 100.

PRE­CIO

La Su­zu­ki V-Strom 1000 ABS cues­ta 12.700 eu­ros y la mar­ca ja­po­ne­sa da la op­ción de fi­nan­ciar­la al 0% de in­te­rés. Por 600 eu­ros más te­ne­mos la ver­sión XT, que in­cor­po­ra llan­tas de ra­dios sin cá­ma­ra y por lo tan­to es un po­co más cam­pe­ra. Ade­más, la mar­ca ja­po­ne­sa ofre­ce aho­ra en es­tos mo­de­los la po­si­bi­li­dad de equi­par­la con ma­le­tas de alu­mi­nio por 600 eu­ros más (el pre­cio ha­bi­tual es el do­ble).

Su­zu­ki ha he­cho una mo­to con po­ten­cia y fia­bi­li­dad su­fi­cien­tes pa­ra cru­zar puer­tos de mon­ta­ña, y que da con­fian­za pa­ra ex­plo­rar ru­tas des­co­no­ci­das. Li­ge­ra y que pue­de car­gar fá­cil­men­te con to­do. «Es la mo­to tou­ring de­fi­ni­ti­va», des­ta­can des­de la fac­to­ría de Ha­ma­mat­su. Es­ta mo­to no tie­ne ma­pas de mo­tor ni un mo­do es­pe­cí­fi­co off-road, pe­ro el lí­mi­te de uti­li­za­ción lo pon­drá el usua­rio. La aven­tu­ra, al fi­nal, es­tá den­tro de ca­da uno.

MU­CHOS DE­TA­LLESLa V-Strom 1000 in­clu­ye una to­ma de 12 vol­tios jun­to al manillar, ideal pa­ra co­nec­tar un na­ve­ga­dor o el mó­vil.

PAN­TA­LLA RE­GU­LA­BLELa pan­ta­lla se pue­de re­gu­lar ma­nual­men­te en tres po­si­cio­nes de in­cli­na­ción. Adi­cio­nal­men­te, usan­do he­rra­mien­tas, po­de­mos tam­bién va­riar su al­tu­ra, con lo que es real­men­te fá­cil con­se­guir una po­si­ción que ase­gu­re la pro­tec­ción del pi­lo­to y evi­te las in­có­mo­das tur­bu­len­cias. La pan­ta­lla di­gi­tal (arriba) apor­ta mu­cha in­for­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.