MÁ­XI­MA SE­GU­RI­DAD SO­BRE RAÍ­LES

ES LA RE­FE­REN­CIA MUN­DIAL DEL SEG­MEN­TO DE LAS TRES RUE­DAS. ES­TE PIAG­GIO MP3 DE 500 CC. ES UNO DE LOS MÁS SO­FIS­TI­CA­DOS MAXIESCÚTERES DEL MER­CA­DO. SU TEC­NO­LO­GÍA PER­MI­TE MO­VER­SE DE FOR­MA MUY SUA­VE EN­TRE EL TRÁ­FI­CO UR­BANO, PE­RO TAM­BIÉN SA­LIR A CA­RRE­TE­RA ABIERT

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - PIAGGIO - Por Ós­car Aye­rra

Tras más de una dé­ca­da en el mer­ca­do, es­te ma­xi­es­cú­ter si­gue sien­do la re­fe­ren­cia en su seg­men­to. Un seg­men­to en el que, a pe­sar de te­ner ad­ver­sa­rios muy dig­nos co­mo el Peu­geot Me­tro­po­lis 400, la Gi­le­ra Fuo­co 500 o la Qua­dro 350 (de cua­tro rue­das), si­gue rei­nan­do en lo más al­to. Des­ta­ca no so­lo en se­gu­ri­dad, sino en co­mo­di­dad y con­fort de mar­cha. Sua­vi­dad y re­fi­na­mien­to son, tam­bién, par­te de su ADN, so­lo com­pa­ra­bles a mo­tos de ma­yor em­pa­que, sin ol­vi­dar que sus ca­si 40 ca­ba­llos la des­pla­zan con la su­fi­cien­te sol­tu­ra tan­to por ciu­dad co­mo en vías rá­pi­das y au­to­pis­tas man­te­nien­do cru­ce­ros de 120 sin ape­nas des­pei­nar­se.

DE­LAN­TE­RA MÁ­GI­CA

Sin du­da, las do­ble rue­da de­lan­te­ra es su signo dis­tin­ti­vo, que al­gu­nos no aca­ban de en­ca­jar en su di­se­ño men­tal de la mo­to de sus sue­ños, pe­ro lo que no tie­ne lu­gar a du­das es la efi­ca­cia y efec­ti­vi­dad de es­te tren. Es­te en­tra­ma­do de ba­rras, ti­ran­tes y ró­tu­las con­fie­re una do­sis muy al­ta de aplo­mo. Crean­do una sen­sa­ción real de ir so­bre raí­les in­de­pen­dien­te­men­te de la cur­va y de su es­ta­do. Si lo uni­mos al ABS y el con­trol de trac­ción, to­do de se­rie, po­de­mos con­cluir que es­ta­mos an­te una de las mo­tos más se­gu­ras del mo­men­to. Pa­ti­nar con el tren de­lan­te­ro re­sul­ta ca­si im­po­si­ble. Su pro­di­gio­so pa­ra­le­lo­gra­mo de­lan­te­ro se lo tra­ga to­do sin re­chis­tar, per­mi­te eli­mi­nar pa­ra siem­pre esa sen­sa­ción in­có­mo­da de en­con­trar­se un ba­che en pleno apo­yo en cur­va y te­ner que re­con­du­cir la tra­za­da. En de­fi­ni­ti­va, la con­fian­za en es­te sis­te­ma nos va ga­nan­do des­de los pri­me­ros ki­ló­me­tros has­ta que se ha­ce ca­si in­dis­pen­sa- ble en ciu­da­des con as­fal­tos hú­me­dos, muy ro­tos o sim­ple­men­te con em­pe­dra­dos in­ter­mi­na­bles. Un ejem­plo sor­pren­den­te es la ciu­dad de París, don­de la mar­ca ita­lia­na y en con­cre­to su MP3 tie­ne el ré­cord ab­so­lu­to de ven­tas, por al­go se­rá.

Po­see una res­pues­ta vi­go­ro­sa pe­ro muy pro­gre­si­va, lo que acre­cien­ta su ca­rác­ter dó­cil y có­mo­do

DO­CI­LI­DAD Y DE­TER­MI­NA­CIÓN

Su pro­pul­sor, de 493 cc., es ca­paz de desa­rro­llar una po­ten­cia de ca­si 40 ca­ba­llos, lo que per­mi­te arran­car de for­ma enér­gi­ca pe­ro sin per­der la com­pos­tu­ra. Con una res­pues­ta vi­go­ro­sa pe­ro muy pro­gre­si­va, sin ape­nas vi­bra­cio­nes, acre­cien­ta su ca­rác­ter dó­cil y có­mo­do, a pe­sar de que nos en­con­tra­mos an­te el más po­ten­te de los es­cú­te­res de la mar­ca ita­lia­na. Su ra­tio de uti­li­za­ción es muy am­plio, lo que nos per­mi­te ma­ne­jar­lo con la su­fi­cien­te sol­tu­ra y agi­li­dad en­tre el den­so trá­fi­co ur­bano pe­ro tam­bién sa­lir a au­to­pis­ta con un al­to ín­di­ce de aplo­mo, so­li­dez y es­ta­bi­li­dad. Con­cep­tos que apor­tan se­gu­ri­dad cuan­do se rue­da a al­tas ve­lo­ci­da­des. En cuan­to al apar­ta­do de fre­nos, cuen­ta con dos for­mas de de­te­ner la mo­to. Me­dian­te un pe­que­ño pe­dal en el pie de­re­cho, al que hay que acos­tum­brar­se, que cuen­ta con fre­na­da com­bi­na­da. Un sis­te­ma que trans­mi­te la fre­na­da a am­bas rue­das a la vez. Muy efi­caz y ho­mo­gé­neo, evi­ta in­có­mo­das trans­fe­ren­cias de pe­sos. Y por su­pues­to la uni­ver­sal, dos ma­ne­tas en el manillar. Am­bos ti­pos de fre­na­da son in­de­pen­dien­tes aun­que siem­pre so­la­pa­bles, lo que nos fa­ci­li­ta mu­cho la la­bor.

PA­RA TO­DOS LOS PÚ­BLI­COS

La ca­li­dad de ma­te­ria­les es una cons­tan­te que la mar­ca ha te­ni­do muy

cla­ra des­de el prin­ci­pio, una con­di­ción que sal­ta a la vis­ta des­de el pri­mer mo­men­to. Una vez subidos a ella, la pos­tu­ra de con­duc­ción re­sul­ta re­la­ja­da, tan­to pa­ra el con­duc­tor co­mo el acom­pa­ñan­te, con un asien­to am­plio y de ca­li­dad, con la du­re­za per­fec­ta, tan­to co­mo pa­ra ir a com­prar el pan co­mo pa­ra via­jar du­ran­te va­rias ho­ras sin que no­te­mos la mo­les­ta sen­sa­ción de tra­se­ro acar­to­na­do que la ex­ce­si­va du­re­za apor­ta en otras mo­tos. Ade­más, la am­plia pan­ta­lla rea­li­za muy bien su la­bor. Otra de las co­mo­di­da­des úni­cas que po­de­mos dis­fru­tar es, sin lu­gar a du­das, el blo­queo ver­ti­cal, un dis­po­si­ti­vo que ac­túa so­lo en pa­ra­do o jus­to cuan­do es­ta­mos a pun­to de de­te­ner­nos, por ejem­plo al lle­gar a un se­má­fo­ro, y que con so­lo apre­tar la pa­lan­ca si­tua­da en el manillar, nos man­ten­drá, ca­si por ar­te de ma­gia, en la ver­ti­cal sin te­ner que po­ner el pie en el sue­lo. Un me­ca­nis­mo muy útil y có­mo­do so­bre to­do en días de llu­vias, char­cos y sue­los mo­ja­dos. A per­so­nas ba­ji­tas les pue­de aho­rrar el ries­go que su­po­ne apo­yar el pie en el sue­lo si no lle­gan con el su­fi­cien­te aplo­mo. En de­fi­ni­ti­va, un mo­de­lo so­fis­ti­ca­do pe­ro pa­ra to­dos los pú­bli­cos.

TREN TO­DO­TE­RRENOA pe­sar de sus tres rue­das, su com­por­ta­mien­to es co­mo el de una de dos. No es un tri­ci­clo aun­que lo pa­rez­ca. Su con­cepc­ción le­gal le sir­ve pa­ra po­der ser con­du­ci­do con car­né de co­che.

CA­LI­DAD EN SU ADNEl cua­dro es com­ple­to y cla­ro, per­mi­te una lectura rá­pi­da des­vian­do la vis­ta lo jus­to de la ca­rre­te­ra. La pe­que­ña guantera su­pe­rior es uti­lí­si­ma y cuen­ta con car­ga­dor de mó­vil.

GUAR­DA­RRO­PAEl es­pa­cio de al­ma­ce­na­je es lo su­fi­cien­te­men­te am­plio co­mo pa­ra me­ter dos cas­cos in­te­gra­les o un cas­co y una ca­za­do­ra de invierno, al­go que mu­chos agra­de­ce­rán cuan­do, una vez apar­ca­dos, no sea ne­ce­sa­rio lle­var ba­jo el bra­zo una pe­sa­do cha­que­tón.

CA­LI­DAD/PRE­CIOCon el des­cuen­to que la mar­ca ofre­ce de 1.500 eu­ros res­pec­to al pre­cio ba­se, po­dre­mos te­ner el MP3 500 ie Sport por 8.499 eu­ros en sus dos ver­sio­nes de aca­ba­do. Una re­la­ción en­tre ca­li­dad y pre­cio so­bre­sa­lien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.