En la dia­be­tes un par­che en la piel sus­ti­tui­ra a las agu­jas>>

EDUAR­DO W. JORGENSEN crea­dor del pro­yec­to del pán­creas ar­ti­fi­cial

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Innovación - TEX­TO: MI­LA MÉN­DEZ

Ape­nas tie­ne 26 años y ya ha mon­ta­do una em­pre­sa, Me­di­cSen, que se ri­fan in­ver­so­res. Eduar­do Jorgensen, de pa­dre da­nés, de ahí su ape­lli­do, es se­gún el cé­le­bre Mas­sa­chu­setts Ins­ti­tu­te of Technology, el MIT, el me­jor in­no­va­dor es­pa­ñol del año por una idea que per­si­gue fa­ci­li­tar­le la vi­da a los dia­bé­ti­cos. Asegura que sa­be có­mo crear un pán­creas ar­ti­fi­cial que eli­mi­na­rá las agu­jas de la ru­ti­na de es­tos pa­cien­tes. La idea la tu­vo du­ran­te una con­sul­ta en el hos­pi­tal cuan­do una ni­ña pu­so la bom­ba de in­su­li­na so­bre la me­sa y di­jo que no que­ría se­guir con el tra­ta­mien­to. «No po­día ir a fies­tas de cum­plea­ños ni ex­cur­sio­nes. Pen­sé que no es nor­mal una en­fer­me­dad tan co­no­ci­da y con tan po­cas for­mas de tra­ta­mien­to y tan caras. Me to­có, vi una ne­ce­si­dad y una ma­ne­ra de so­lu­cio­nar­lo. Me lan­cé a por ello». Su me­ta es que en el 2020 los pin­cha­zos ya sean his­to­ria. «Los sus­ti­tui­rá un par­che pe­ga­do a la piel».

—¿En qué con­sis­te un pán­creas ar­ti­fi­cial?

—Pue­de pa­re­cer que es co­mo un ór­gano que se mete den­tro del cuer­po, pe­ro lo que he­mos di­se­ña­do se ba­sa en un al­go­rit­mo que es­tá en la nu­be y que va re­co­gien­do in­for­ma­ción de los sen­so­res que ya lle­van los pa­cien­tes hoy en día: mo­ni­to­res con­ti­nuos de glu­co­sa o smart­wat­ches. Con esa in­for­ma­ción se pre­di­ce la ci­fra de glu­co­sa que va a te­ner el usua­rio has­ta den­tro de dos ho­ras. Apor­ta es­ta in­for­ma­ción a tra­vés de un apli­ca­ción ti­po chat en la que el usua­rio pue­de de­cir: ¿si he to­ma­do un re­fres­co de co­la có­mo es­ta­rá mi glu­co­sa? Y se le da un con­se­jo. Por otro la­do, ce­rra­mos el círcu­lo del tra­ta­mien­to de la dia­be­tes con un par­che que se co­lo­ca so­bre el bra­zo o el ab­do­men y es ca­paz de ad­mi­nis­trar la in­su­li­na sin nin­gún ti­po de agu­ja. Lo ha­ce a tra­vés de la piel y au­to­má­ti­ca­men­te guia­da por el al­go­rit­mo.

—¿Cuán­do se po­drá em­pe­zar a uti­li­zar?

—La app ya es­tá en Goo­gle Play Sto­re. La pue­den des­car­gar to­dos los usua­rios de An­droid pa­ra pro­bar­la y dar­nos su opi­nión de có­mo me­jo­rar­la. Es en lo que es­ta­mos ahora. An­tes de que se aca­be el año im­ple­men­ta­re­mos un mó­du­lo nue­vo de cálcu­lo de do­sis de in­su­li­na. Res­pec­to al par­che, he­mos rea­li­za­do to­das las prue­bas de la­bo­ra­to­rio y va­mos a dar el sal­to a las prue­bas en hu­ma­nos, por lo que es­ta­mos bus­can­do tan­to so­cios co­mo in­ver­so­res pa­ra lle­var­lo a ca­bo. Es­pe­ra­mos que lle­gue al mer­ca­do al fi­nal del 2019. Se­rá una pri­me­ra ver­sión: el usua­rio ten­drá que pul­sar los bo­to­nes y de­cir: «ahora quie­ro tres uni­da­des de in­su­li­na». Ac­tua­rá co­mo una in­yec­ción sin agu­jas. Pa­ra el 2021 lle­ga­rá en el for­ma­to de pán­creas ar­ti­fi­cial. Fun­cio­na au­to­má­ti­ca­men­te guia­do por el al­go­rit­mo sin te­ner que ser con­tro­la­do por el usua­rio.

—¿Y có­mo lo ma­ne­ja­rá has­ta en­ton­ces?

—En la ver­sión del 2019 del par­che, el usua­rio tie­ne que po­ner la in­su­li­na den­tro y de­cir al dis­po­si­ti­vo cuán­do se la ad­mi­nis­tra. Es­to re­quie­re es­fuer­zo y pla­ni­fi­ca­ción. Cuan­do el par­che ya es­té guia­do por el al­go­rit­mo no se­rán ne­ce­sa­rias ni bom­bas ni otras apli­ca­cio­nes.

—¿Se­rá el cuer­po del usua­rio el que in­for­me?

—Sí, con un mo­ni­tor con­ti­nuo de glu­co­sa se ob­tie­ne in­for­ma­ción de la mis­ma, con mo­ni­to­res de ac­ti­vi­dad fí­si­ca se ve có­mo es­tá de ac­ti­vo el pa­cien­te. Y él di­ce cuán­to ha co­mi­do a tra­vés de un sis­te­ma si­mi­lar a un chat.

—¿Es muy ar­cai­co el mé­to­do ac­tual?

—Las bom­bas de in­su­li­na son in­có­mo­das, no se adap­tan al es­ti­lo de vi­da ha­bi­tual de los pa­cien­tes. Es ho­ra de que eso cam­bie.

—¿Có­mo se co­mer­cia­li­za­rá? ¿En la sa­ni­dad pri­va­da?

—Sal­drá a tra­vés de ca­na­les pri­va­dos de ven­ta, pro­ba­ble­men­te on­li­ne. A lar­go pla­zo que­re­mos que sea cu­bier­to por los sis­te­mas na­cio­na­les de sa­lud. Son ne­go­cia­cio­nes lar­gas y di­fí­ci­les.

—¿A cuán­ta gen­te po­dría ayu­dar tu in­ven­to?

—Pa­ra to­do aquel que tie­ne dia­be­tes el con­trol es im­por­tan­te pe­ro, los que más be­ne­fi­cios re­ci­bi­rían son los in­su­li­no­de­pen­dien­tes, po­drán uti­li­zar el par­che y eli­mi­nar las agu­jas de su día a día. Es­to es apro­xi­ma­da­men­te un ter­cio de las per­so­nas con dia­be­tes.

—¿Fue una sor­pre­sa el re­co­no­ci­mien­to del MIT?

—Sí, so­bre to­do por­que no me pre­sen­té. Fue un com­pa­ñe­ro que co­no­cí en otro pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción el que pro­pu­so mi can­di­da­tu­ra y la pu­so en co­no­ci­mien­to del MIT. Es to­do un ho­nor. Ade­más, tam­bién es­toy no­mi­na­do pa­ra la can­di­da­tu­ra glo­bal de es­tos pre­mios.

—¿Cuál fue el premio?

—Un via­je al MIT de una se­ma­na. Es una co­mu­ni­dad que se nu­tre de in­no­va­do­res que se arries­gan pa­ra ha­cer cam­bios en el mun­do.

—¿Ya tie­nes un pie den­tro?

—Al fi­nal es­tu­ve un mes. Es alu­ci­nan­te. Tu­ve reunio­nes con aca­dé­mi­cos, in­ves­ti­ga­do­res, em­pre­sa­rios. Es una cul­tu­ra or­ga­ni­za­da en torno a la efi­cien­cia, el di­ne­ro, los ne­go­cios. Vi­ven muy rá­pi­do y a ve­ces pue­de ser incómodo.

—¿Cuán­to hay que apren­der de ellos en Es­pa­ña?

—Des­de nues­tra mo­des­ta y humilde opi­nión, aquí se le tie­ne mie­do em­pren­der. Es ne­ce­sa­rio cam­biar esa men­ta­li­dad, pe­ro tam­bién ha­cer más sen­ci­lla la bu­ro­cra­cia.

—¿Có­mo un jo­ven es­tu­dian­te de 26 años ya tie­ne una em­pre­sa por la que se in­tere­sa el MIT?

— Cuan­do tu­ve la idea to­da­vía es­ta­ba en la ca­rre­ra. Fui a Nue­va York don­de me for­mé en un pro­gra­ma de em­pren­di­mien­to. La idea cre­ció cuan­do vol­ví. Mon­ta­mos la so­cie­dad li­mi­ta­da ha­ce tres años. Éra­mos es­tu­dian­tes re­cién gra­dua­dos. Yo an­tes que­ría es­pe­cia­li­zar­me en neu­ro­ci­ru­gía. Ahora te­ne­mos va­rios in­ver­so­res, he­mos cre­ci­do. Te­ne­mos men­ta­li­dad de start-up.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.