Desa­yuno de do­min­go con…

Ma­dri­le­ño del 83. Soy ac­tor y de­bu­té a los diez años. He tra­ba­ja­do en tea­tro, ci­ne y te­le­vi­sión en Eu­ro­pa, Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos. Aho­ra pro­ta­go­ni­zo 'Pre­sun­to cul­pa­ble', en An­te­na 3.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario -

Mi­guel Án­gel Mu­ñoz.

Xlse­ma­nal. Las se­ries es­pa­ño­las es­tán pe­gan­do fuer­te. Mi­guel Án­gel Mu­ñoz. Sí, Pre­sun­to cul­pa­ble es­tá sien­do un su­per­éxi­to, so­mos lí­de­res de au­dien­cia des­de su es­treno. Es­tá ro­da­da en Mun­da­ka, San Juan de Gaz­te­lu­gat­xe y en la Re­ser­va de Ur­dai­bai; y el pai­sa­je es in­creí­ble, es ca­si el pro­ta­go­nis­ta. XL. Su pa­pel es el de un bió­lo­go que re­gre­sa a su pue­blo, pe­ro to­dos des­con­fían de él. ¿Us­ted ma­tó a su mu­jer? M.Á.M. Yo soy el pre­sun­to cul­pa­ble prin­ci­pal, pe­ro en ca­da ca­pí­tu­lo sur­ge un sos­pe­cho­so nue­vo y, ade­más, tam­po­co se sa­be si mi mu­jer es­tá en ver­dad muer­ta. Ten­drás que es­pe­rar al fi­nal. XL. Y des­pués de es­ta se­rie, ¿qué? M.Á.M. Me voy a co­rrer la ma­ra­tón de Chica­go, des­pués a Áfri­ca con una ONG y en no­viem­bre em­pie­zo a ro­dar Are­ta, in­ves­ti­ga­ción, la pre­cue­la de El crack, con Jo­sé Luis Gar­ci. De ahí es­te pe­lo que lle­vo: Gar­ci lo quie­re lar­go. XL. De­jó la se­rie Un pa­so ade­lan­te por­que no que­ría ser can­tan­te de por vi­da, y Amar en tiem­pos re­vuel­tos pa­ra di­ri­gir un fil­me so­bre su ta­ta.

M.Á.M. Soy un po­co atre­vi­do, pe­ro con­se­cuen­te con lo que quie­ro. Aun­que mi pro­fe­sión es muy ines­ta­ble, por suer­te siem­pre ha so­na­do el te­lé­fono. El día que no sue­ne, me en­tre­ten­dré es­tu­dian­do o for­mán­do­me en al­go. XL. ¿Se ha es­tre­na­do ya co­mo di­rec­tor? M.Á.M. Sí, con es­ta pe­lí­cu­la en­tre mi ta­ta y yo. Es fic­ción y es­tá he­cha pa­ra no­so­tros más que pa­ra el pú­bli­co. XL. ¿Y qué tal sigue la ta­ta? M.Á.M. Aca­ba de cum­plir 94, tie­ne una ca­be­za pri­vi­le­gia­da, ha­bla­mos ca­da día y des­de ha­ce unos años via­jo me­nos pa­ra es­tar más pen­dien­te de ella. XL. Ma­dri­dis­ta de pro, ¿qué le ha do­li­do más: el adiós de Zi­da­ne o el de Ro­nal­do? M.Á.M. El de Zi­da­ne: es un en­tre­na­dor for­mi­da­ble y una per­so­na ex­cep­cio­nal. Cris­tiano es un ju­ga­dor for­mi­da­ble, pe­ro a ve­ces no se ex­pre­sa co­mo a mí me gus­ta­ría. XL. Prac­ti­ca ma­gia, yo­ga, snow­board, bi­kram, wa­ve­board, es­gri­ma, ca­ba­llo, fút­bol, ve­la, baloncesto… ¿al­go más? M.Á.M. Sí, soy pa­trón de em­bar­ca­cio­nes de re­creo. Yo no di­go 'no' a na­da. XL. ¿Se sigue vien­do con su pro­fe­sor de re­li­gión del co­le­gio? M.Á.M. Sí, ce­na­re­mos en unos días. Es cu­ra y, al fi­nal, siem­pre me per­do­na to­do. XL. En Pa­sa­pa­la­bra se enamo­ró de Ana Gue­rra, y ya es ofi­cial su re­la­ción. M.Á.M. To­do eso lo di­ces tú. XL. ¿Y us­ted qué di­ce? M.Á.M. ¡Na­da! Cual­quier co­sa que di­ga es un ti­tu­lar, así que te de­jo con la du­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.