Chino Da­rín, el hom­bre de mo­da

De­di­car­se a la in­ter­pre­ta­ción era su úl­ti­ma op­ción, pe­ro los ge­nes pu­die­ron más. El hi­jo de Ri­car­do Da­rín, que se­du­jo a Es­pa­ña con su pa­pel en La em­ba­ja­da, es­tre­na aho­ra en ci­ne una his­to­ria so­bre la dic­ta­du­ra uruguaya.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario -

Por Vir­gi­nia Dra­ke / Fo­to­gra­fía Ches­co Ló­pez / Es­ti­lis­mo Ve­ró­ni­ca Suá­rez / Rea­li­za­ción Ra­quel Pe­láez

TRA­BA­JA EN ES­PA­ÑA des­de ha­ce po­co más de dos años, pe­ro ca­si to­do el mun­do sa­be ya quién es Chino Da­rín: qui­zá por ser hi­jo de su pa­dre, Ri­car­do Da­rín, qui­zá por­que en­tró pi­san­do fuer­te de la mano de True­ba (La rei­na de Es­pa­ña) y, se­gu­ro, por­que le llo­vie­ron las ofer­tas de ci­ne y te­le­vi­sión des­de su de­but. Su úl­ti­ma pe­lí­cu­la, La no­che de 12 años, se es­tre­nó en Ar­gen­ti­na el pa­sa­do 1 de sep­tiem­bre y la ve­re­mos en Es­pa­ña a par­tir del 11 de no­viem­bre. Jun­to con An­to­nio de la To­rre y Alfonso Tort, Chino Da­rín es uno de los tres gue­rri­lle­ros tu­pa­ma­ros a los que la dic­ta­du­ra mi­li­tar uruguaya so­me­tió a fuer­tes pre­sio­nes fí­si­cas y psi­co­ló­gi­cas, más allá de lo so­por­ta­ble e ima­gi­na­ble, du­ran­te do­ce años.

Xlse­ma­nal. ¿Su ma­dre cuan­do se en­fa­da­ba lo lla­ma­ba 'Ri-car-dó', con acen­to en la o? Chino Da­rín. No, me di­ce Chino siem­pre. To­do el mun­do me lla­ma Chino des­de ni­ño. XL. ¿Es cier­to que fue un ni­ño bueno, que no dio com­pli­ca­cio­nes ni de ado­les­cen­te? C.D. Eso creo yo, y mis pa­dres di­cen lo mis­mo, así que se­rá ver­dad. Aun­que es­toy se­gu­ro de que tam­po­co fui un hi­jo tan com­pla­cien­te; por­que los hi­jos, aun­que no se por­ten mal, siem­pre son un po­co in­jus­tos con los pa­dres. XL. Se­gún la épo­ca, de­cía que que­ría ser in­ge­nie­ro in­dus­trial, mé­di­co, ar­qui­tec­to… C.D. Es­ta­ba per­di­do y, cuan­do pen­sa­ba en pro­fe­sio­nes, ha­bía un mon­tón de ellas en las que yo me veía. XL. ¿Ac­tor, nun­ca? C.D. Fue mi úl­ti­ma op­ción, no me gus­ta­ba la ex­po­si­ción pú­bli­ca de mi pa­dre. Cuan­do eres ni­ño, quie­res que te per­te­nez­ca a ti. Era mo­les­to te­ner que com­par­tir­lo con to­do el mun­do. XL. ¿En Ar­gen­ti­na es tan 'ac­ti­va' co­mo en Es­pa­ña la pren­sa del co­ra­zón? C.D. Sí, son bas­tan­te sa­bue­sos. XL. ¿Có­mo lo lle­va? Es ac­tor, hi­jo de un ac­tor muy co­no­ci­do y, ade­más, sa­le con una ac­triz es­pa­ño­la fa­mo­sa, Úr­su­la Cor­be­ró… C.D. Aho­ra, mu­cho me­jor. No me mo­les­ta que me sa­quen fo­tos, lo que no me ha gus­ta­do nun­ca es que me per­si­gan por la ca­lle. Es una sen­sa­ción muy ex­tra­ña y no es có­mo­da. XL. ¿Peor en Es­pa­ña o en Ar­gen­ti­na? C.D. Me sien­to igual de ago­bia­do aquí que allá o que en Kua­la Lum­pur, me ago­bia que me si­gan en cual­quier par­te. Cuan­do hi­ce La em­ba­ja­da y em­pe­cé a sa­lir con Úr­su­la, me se­guían. Aho­ra es­tán más tran­qui­los. XL. Su pa­dre cuen­ta que ha lle­ga­do a dis­fra­zar­se pa­ra sa­lir a la ca­lle. C.D. Yo no me he dis­fra­za­do, pe­ro sí re­cuer­do ha­cer al­gu­na ma­nio­bra de eva­sión… Pe­ro he apren­di­do a so­bre­lle­var­lo y a tra­tar de ha­cer el ejer­ci­cio men­tal pa­ra qui­tar­le pe­so. XL. Por cier­to, us­ted vi­ve la ma­yor par­te del tiem­po en Bue­nos Ai­res y Úr­su­la Cor­be­ró, en Ma­drid. ¿Có­mo lle­va es­ta re­la­ción en la dis­tan­cia? C.D. Es com­pli­ca­do, pe­ro has­ta aho­ra he­mos te­ni­do suer­te y he­mos coin­ci­di­do bas­tan­te en los tiem­pos pa­ra po­der ver­nos sin dis­tan­ciar mu­cho nues­tros en­cuen­tros. Lo lle­va­mos bien, aun­que no de­ja de ser un desafío pa­ra la pa­re­ja. XL. ¿Es ce­lo­so? C.D. Su­pon­go que ten­dré mis co­sas y mis mo­men­tos de ce­los. Pe­ro creo que los ce­los no de­pen­den de quién es tu pa­re­ja, sino de quién sos vos, di­cen más de uno mis­mo que de la per­so­na con quien sa­le. No me de­fi­ni­ría co­mo ce­lo­so, pe­ro por su­pues­to no me da igual to­do. XL. Di­ce, con cier­to or­gu­llo, que su pa­dre no ha mo­vi­do un de­do por us­ted. ¿Tan mal le pa­re­ce­ría que lo hu­bie­ra he­cho? C.D. Él no ha he­cho na­da ac­ti­va­men­te pa­ra ayu­dar­me, más allá de lo que fue tran­si­tar su pro­pia vi­da. XL. Se re­co­no­ce muy fa­mi­liar. C.D. Mu­chí­si­mo, te­ne­mos to­dos una re­la­ción muy es­tre­cha. Cuan­do mi pa­dre ha­cía tea­tro, es­pe­rá­ba­mos a que aca­ba­se la fun­ción pa­ra ce­nar tar­dí­si­mo, pe­ro to­dos jun­tos. XL. Di­ce que le gus­ta co­mer bien y que, cuan­do via­ja, in­ten­tar ha­cer­lo en el me­jor res­tau­ran­te de ca­da si­tio. C.D. Lo in­ten­to; pe­ro, cuan­do te pi­den un pas­ti­zal y no va­le la pe­na pa­gar tan­to, bus­co otro. Tam­bién pre­gun­to mu­cho a la gen­te lo­cal, que sue­le acon­se­jar­te si­tios don­de se co­me bue­na co­mi­da ca­se­ra. Soy muy fan de la gas­tro­no­mía. XL. Pa­ra in­ter­pre­tar su per­so­na­je en La no­che de 12 años, adel­ga­zó mu­cho. C.D. To­dos tu­vi­mos que ha­cer un es­fuer­zo muy du­ro pa­ra adap­tar el cuer­po al per­so­na­je. Cuan­do em­pe­cé a pre­pa­rar la pe­lí­cu­la, pe­sa­ba se­ten­ta y un ki­los y, cuan­do co­men­zó el ro­da­je, cin­cuen­ta y nue­ve. Pe­ro ya he re­cu­pe­ra­do nue­ve. XL. Su per­so­na­je, el poe­ta y dra­ma­tur­go uru­gua­yo Mau­ri­cio Ro­sen­cof, ob­tu­vo al­gún be­ne­fi­cio en aque­lla pri­sión es­cri­bien­do car­tas de amor pa­ra un mi­li­tar no sa­bía es­cri­bir­le a su no­via. C.D. Ca­da uno de los per­so­na­jes te­nía un re­cur­so pa­ra so­bre­vi­vir; el mío fue­ron esas car­tas, sí.

"IN­CLU­SO EL PEOR DE LOS HOM­BRES, SI LO FILMÁRAMOS CON SU PE­RRO, NOS PA­RE­CE­RÍA HU­MANO Y SEN­SI­BLE"

XL. ¿Has­ta el ti­rano más malvado ne­ce­si­ta una car­ta de amor con que con­quis­tar a una mu­jer? C.D. Eso pa­sa mu­cho en es­tas his­to­rias de bue­nos y ma­los, de hé­roes y vi­lla­nos… Des­de el peor has­ta el me­jor de es­tos hom­bres, si los filmáramos re­la­cio­nán­do­se con su pe­rro, nos re­sul­ta­rían hu­ma­nos y sen­si­bles. XL. ¿Qué le ha di­cho la gen­te que ya ha vis­to la pe­lí­cu­la? C.D. Ca­si to­do el mun­do ha sa­li­do bas­tan­te im­pac­ta­do. Y mu­chos sor­pren­di­dos de que es­to hu­bie­ra su­ce­di­do en la reali­dad. La gen­te, cuan­do sa­le, ne­ce­si­ta tiem­po pa­ra pro­ce­sar lo que ha vis­to. Tie­ne mu­chas lec­tu­ras. XL. El su­fri­mien­to es tan gran­de que es di­fí­cil que­rer ver­la dos ve­ces. C.D. Es una his­to­ria so­fo­can­te. Si lo que quie­res es ver una co­me­dia, pa­ra pa­sar­la lin­do el do­min­go en fa­mi­lia y reír­te des­pués, no creo que es­ta sea la pe­lí­cu­la, pe­ro tam­po­co creo que sea una pe­lí­cu­la res­tric­ti­va de re­pe­tir. Yo re­co­men­da­ría re­pe­tir­la, por­que hay co­sas que son muy im­pac­tan­tes a la pri­me­ra, pe­ro que lue­go pue­des pro­fun­di­zar si la ves una se­gun­da o ter­ce­ra vez. XL. ¿Ne­ce­si­tó te­ra­pia des­pués de me­ter­se en un pa­pel tan du­ro? C.D. No, yo no re­cu­rro a ella; aun­que no sé si la ne­ce­si­to o no. Por su­pues­to que hay ve­ces que uno se lle­va co­sas de las que le gus­ta­ría lim­piar­se. Apren­der a ha­cer­lo es par­te del ofi­cio. XL. ¿Le cues­ta qui­tar­se el acen­to cuan­do rue­da aquí? C.D. ¡ja­ja­ja! Aquí tie­nen una con­cep­ción muy par­ti­cu­lar con es­to de los acen­tos. No se tra­ta de qui­tar nin­guno, sino de po­ner: yo me es­fuer­zo por po­ner acen­to de Es­pa­ña, no por qui­tar­me el ar­gen­tino. In­cor­po­ro un acen­to nue­vo, no me quito el mío. XL. Al fi­nal: ¿le cues­ta o no le cues­ta? C.D. Sí. Es un es­fuer­zo te­rri­ble, has­ta fi­sio­ló­gi­ca­men­te mo­ve­mos la bo­ca y la mus­cu­la­tu­ra de for­ma dis­tin­ta al ha­blar y eso es muy ago­ta­dor. A ve­ces se me aga­rro­ta to­da la ca­ra. XL. De jo­ven mi­li­tó en la iz­quier­da so­cia­lis­ta, pe­ro aho­ra di­ce: «Me chu­pa un hue­vo la ver­tien­te po­lí­ti­ca de ca­da uno». ¡Qué ex­pre­sión más es­pan­to­sa! C.D. Lo di­go por­que ya no aban­de­ro na­da. No sien­to que en Ar­gen­ti­na ha­ya na­die que me re­pre­sen­te. Aun­que vo­tar, vo­to. XL. No; si yo me re­fe­ría a lo del hue­vo… C.D. ¡Ah! ¡Ja­ja­ja! Es una fra­se muy de allá. Sig­ni­fi­ca que me da igual, que me trae sin cui­da­do. Yo con­si­de­ro que no hay len­gua­je or­di­na­rio y no or­di­na­rio, no ten­go pro­ble­ma con las pa­la­bras. XL. De­jé­mos­lo ahí, no ha­ce fal­ta pro­fun­di­zar… [ri­sas]. ¿En Es­pa­ña se iden­ti­fi­ca más con al­gún par­ti­do? C.D. Aquí ha­bla­ría sin co­no­ci­mien­to de cau­sa, se­ría co­mo si me pre­gun­ta­ses por la po­lí­ti­ca de Po­lo­nia. XL. A su pa­dre le die­ron la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la. C.D. Y yo la ten­go tam­bién por eso, ten­go do­ble na­cio­na­li­dad y es un pri­vi­le­gio. XL. Cuen­ta que va a to­das par­tes con una mo­chi­la en la que lle­va una na­va­ja mul­ti­usos, me­di­ca­men­tos y que sue­ña con que se va a es­tre­llar el avión en el que via­ja. ¿No es es­to un po­co pa­ra­noi­co? C.D. No me gus­ta pen­sar que soy pa­ra­noi­co, tal vez lo sea, pe­ro con­si­de­ro que hay que ir siem­pre pre­pa­ra­do pa­ra cual­quier co­sa que te pue­da pa­sar. Aho­ra me he re­la­ja­do un po­co, no trai­go mi na­va­ja Leat­her­man, pe­ro si­go lle­van­do siem­pre en mi mo­chi­la un ne­ce­ser con me­di­ca­men­tos. XL. Por cier­to, ¿le ha­ce ilu­sión que el Pa­pa Fran­cis­co sea ar­gen­tino? C.D. ¿Ehhh? No me importa ni la na­cio­na­li­dad del Pa­pa ni lo que ha­ga: ¡me chu­pa un hue­vo! ¡Ja­ja­ja!

CA­MI­SA, de Emi­dio Tuc­ci pa­ra El Cor­te In­glés; CHA­QUE­TA, de Cor­te­fiel; PAN­TA­LÓN, de Adol­fo Do­mín­guez; FULAR, de Her­mès; y ZA­PA­TI­LLAS, de Ho­gan.

TO­TAL LOOK, de Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo.

TRENCH Y PAN­TA­LÓN, de Cor­te­fiel; CA­MI­SA, de Mar­ni; y CIN­TU­RÓN, de Her­mès.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.