Pe­que­ñas in­fa­mias

La ciu­dad co­mo par­que te­má­ti­co

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine | Firmas - por Car­men Po­sa­das www.xlse­ma­nal.com/fir­mas @car­men­po­sa­da­s_| @car­men­po­sa­da­ses­cri­to­ra

no sé qué ocu­rri­rá en otras ciu­da­des si­mi­la­res, pe­ro la mía se ha vuel­to un in­fierno. Ma­drid era an­tes una ciu­dad con una vir­tud sin­gu­lar: era ale­gre sin ser tu­mul­tuo­sa, ase­qui­ble sin ser pro­vin­cia­na, va­ria­da y abier­ta sin ser pe­li­gro­sa u hos­til. Pe­ro to­do eso ha cam­bia­do no so­lo por el pa­so del tiem­po, sino so­bre to­do por una su­ce­sión de al­cal­des a cual más abs­tru­so que de­cre­ta­ron que la ciu­dad no es un lu­gar pa­ra tran­si­tar, tra­ba­jar, lle­var a los ni­ños al co­le­gio, ha­cer re­ca­dos, so­lu­cio­nar asun­tos o pa­sear. No, no. Eso es de­ma­sia­do pro­sai­co y po­co en­ro­lla­do, me­jor con­ver­tir la ciu­dad en un par­que te­má­ti­co: hoy pa­sean las ove­jas por la Cas­te­lla­na, ma­ña­na los ci­clis­tas nu­dis­tas y lue­go los pa­ti­na­do­res, los ani­ma­lis­tas, los vir­tuo­sos del hu­la hoop. Eso, por no men­cio­nar las in­fi­ni­tas ma­ra­to­nes, to­das por cau­sas no­bi­lí­si­mas, pe­ro que oja­lá sus par­ti­ci­pan­tes fue­ran a ejer­ci­tar­se a la Ca­sa de Cam­po, lo que se­ría mu­cho más be­ne­fi­cio­so pa­ra sus pul­mo­nes y tam­bién pa­ra nues­tro so­sie­go. Por eso aho­ra la ciu­dad ya no es pa­ra los vian­dan­tes, es pa­ra los ma­ni­fes­tan­tes y to­dos aque­llos que quie­ran 'ex­pre­sar­se' cor­tan­do las ca­lles. Ya des­de los tiem­pos de Ga­llar­dón, agra­va­do lue­go en los de Bo­te­lla y lle­ga­dos al de­li­rio en los de Car­me­na, Ma­drid se ha con­ver­ti­do en un pan­de­mó­nium. Y en to­dos los as­pec­tos por­que, tras sen­tir­se su­pues­ta­men­te res­pal­da­da por una «muy de­mo­crá­ti­ca con­sul­ta ciu­da­da­na» en la que par­ti­ci­pa­ron me­nos de 27.000 per­so­nas, es de­cir, el 1 por cien­to de la po­bla­ción, nues­tra ama­da alcaldesa de­ci­dió dar por vá­li­das to­das las ini­cia­ti­vas que pro­pug­na­ban, en­tre otras, el an­gos­ta­mien­to de la Gran Vía. Y da igual que no ha­ya otra ar­te­ria que co­rra en el mis­mo sen­ti­do que es­ta ave­ni­da, por lo que se con­ges­tio­na el trá­fi­co de me­dia ciu­dad. Tam­po­co im­por­ta que los co­mer­cios, ho­te­les y de­más es­ta­ble­ci­mien­tos de la zo­na se que­jen de que sus in­gre­sos han ba­ja­do de for­ma dra­má­ti­ca. Y por su­pues­to es del to­do irre­le­van­te que –a pe­sar del su­pues­to amor sin lí­mi­tes de Car­me­na y sus acó­li­tos por el me­dioam­bien­te– la con­ta­mi­na­ción pro­vo­ca­da por tan in­fi­ni­tos atas­cos es­té al­can­zan­do los ni­ve­les de Pekín o Nue­va Del­hi. Lo úni­co que im­por­ta es que la ciu­dad se vuel­va más «ami­ga­ble», se­gún ella. ¿Ami­ga­ble pa­ra quién? Des­de lue­go no pa­ra las per­so­nas que van dia­ria­men­te a tra­ba­jar so­por­tan­do em­bo­te­lla­mien­tos épi­cos. Tam­po­co pa­ra los due­ños de co­ches de ga­so­li­na de más de quin­ce años, que no po­drán cir­cu­lar por la ciu­dad, co­mo tam­po­co po­drán ha­cer­lo en breve los que ten­gan vehícu­los de ga­soil. Eso por no ha­blar de su nue­vo plan de prohi­bir la cir­cu­la­ción en una enor­me área que abar­ca to­do el co­ra­zón de Ma­drid en la que pien­san en­jau­lar a bue­na par­te de la po­bla­ción de mo­do que na­die que no vi­va en esa zo­na pue­da vi­si­tar­la a me­nos que ven­ga en trans­por­te pú­bli­co o se gas­te una pas­ta en ta­xi o Uber. De he­cho, se cal­cu­la que el 38 por cien­to de los vehícu­los no po­drán apar­car ni cir­cu­lar en el cen­tro de la ca­pi­tal. Que to­das es­tas me­di­das ten­gan un tu­fo eli­tis­ta que echa pa­ra atrás tam­po­co pa­re­ce in­quie­tar a la alcaldesa ni a sus so­cios de Po­de­mos. Su­pon­go que nin­guno de ellos ha­brá he­cho la re­fle­xión –pa­la­bra que me pa­re­ce no en­ca­ja de­ma­sia­do bien con sus ha­bi­li­da­des men­ta­les– de que los pri­me­ros per­ju­di­ca­dos por es­te ti­po de me­di­das son las per­so­nas de me­no­res in­gre­sos. Es ob­vio que a los ri­cos no les afec­ta­rán mu­cho los cor­tes, res­tric­cio­nes y mul­tas que pla­nean. Pe­ro sí, en cam­bio, a los pe­que­ños co­mer­cian­tes que ya em­pie­zan a ver lan­gui­de­cer sus ne­go­cios, a los due­ños de vehícu­los vie­jos y a to­dos aque­llos que no pue­dan gas­tar­se una for­tu­na en par­kings. Pe­ro no se in­quie­ten. Pa­ra to­do es­to y más, el Ayun­ta­mien­to tie­ne una so­lu­ción mágica: pien­sa inun­dar la ciu­dad de trans­por­tes eco­ló­gi­cos.

Los pri­me­ros per­ju­di­ca­dos por es­te ti­po de me­di­das son las per­so­nas de me­no­res in­gre­sos. Es ob­vio que a los ri­cos no les afec­ta­rán mu­cho

De bi­cis, de pa­ti­ne­tes, su­pon­go que muy pron­to tam­bién de tri­ci­clos y, por qué no, de ji­ne­tes en sus ju­men­tos que, co­mo to­do el mun­do sa­be, son su­per­eco­ló­gi­cos y, de pa­so, abo­nan las flo­res. Y mien­tras tan­to no­so­tros, su­fri­dos ciu­da­da­nos, ten­dre­mos que acos­tum­brar­nos a to­das sus im­be­ci­li­da­des bue­nis­tas in­ten­tan­do no mo­rir en el intento. Eso o bo­tar­la, con b de bu­rro, en las pró­xi­mas elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les. Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.