Que les due­la en el bol­si­llo

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Carmen Po­sa­das www.xlse­ma­nal.com/fir­mas @car­men­po­sa­da­s_ | @car­men­po­sa­da­ses­cri­to­ra

es un vie­jo de­ba­te. Li­ber­tad de ex­pre­sión ver­sus de­li­tos co­mo el de enal­te­ci­mien­to del te­rro­ris­mo, de ofen­sas a la Corona o a los sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos. Ha­ce unas se­ma­nas, el Con­gre­so acor­dó por 180 vo­tos a fa­vor y 160 en con­tra la re­for­ma del Có­di­go Pe­nal en es­ta ma­te­ria. «La li­ber­tad de ex­pre­sión ha de am­pa­rar no so­lo las ideas ofen­si­vas, sino tam­bién aque­llas que chocan e in­co­mo­den no so­lo al Es­ta­do y a par­te de la po­bla­ción, sino tam­bién al mis­mo sis­te­ma de­mo­crá­ti­co», ar­gu­men­tó en el Con­gre­so de los Dipu­tados don Gregorio Cá­ma­ra, del Gru­po So­cia­lis­ta y ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal. Los par­ti­da­rios de es­ta pos­tu­ra sos­tie­nen que la lla­ma­da 'ley mor­da­za', aho­ra en vi­gor, ha pro­pi­cia­do que los jue­ces im­pon­gan pe­nas de cár­cel a ar­tis­tas que so­lo pre­ten­dían ha­cer hu­mor o sá­ti­ra y po­nen co­mo ejem­plo los ca­sos de Willy To­le­do, impu­tado por de­ni­grar a la Vir­gen del Pi­lar, o Javier Krahe, acu­sa­do de co­ci­nar un Cris­to cru­ci­fi­ca­do en un cor­to de Ca­nal Plus. Tam­bién el del ra­pe­ro Val­tònyc, que en una de sus crea­cio­nes afir­ma­ba: «El Rey tie­ne una ci­ta en la pla­za del pue­blo y una so­ga al cue­llo, pu­ta po­li­cía, pu­ta mo­nar­quía». Ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas gra­cio­sí­si­mas y llenas de ta­len­to, co­mo us­te­des mis­mos pue­den com­pro­bar, que han con­tri­bui­do a au­men­tar la po­pu­la­ri­dad y tam­bién el ca­ché de es­tos sim­pa­res crea­do­res. Y más aún que con­tri­bui­rán, por­que co­mo se­ña­ló en el con­gre­so Mi­kel Le­gar­da, del PNV, «las ma­ni­fes­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas, po­lí­ti­cas o ideo­ló­gi­cas, aun­que sean opro­bio­sas, in­jus­tas u ofen­si­vas, no de­ben te­ner re­pro­che pe­nal». Pa­ra­le­la­men­te a es­te de­ba­te se ha­bla ca­da vez más de de­li­tos de odio, re­co­gi­dos has­ta aho­ra en el ar­tícu­lo 510 del Có­di­go Pe­nal. Se­gún es­te ar­tícu­lo, co­me­ten de­li­tos de es­ta na­tu­ra­le­za quie­nes fo­men­ten el odio por ra­zo­nes de ideo­lo­gía, creen­cia, et­nia, ra­za, na­ción, se­xo, orien­ta­ción se­xual o por ra­zo­nes de gé­ne­ro, en­fer­me­dad o dis­ca­pa­ci­dad. Pe­ro, yo me pre­gun­to, si es­te pre­cep­to va a adap­tar­se aho­ra a las nue­vas sen­si­bi­li­da­des de la so­cie­dad, ¿có­mo se ha­rá? ¿Se ex­pur­ga­rá de mo­do que sí co­me­ten de­li­to de odio quie­nes vi­li­pen­dien de­ter­mi­na­da ra­za u orien­ta­ción se­xual, por ejem­plo, pe­ro no, en cam­bio, quie­nes ofen­dan los sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos por­que es­tos son una an­ti­gua­lla po­co acor­de con el sen­tir de los tiem­pos? Si el cri­te­rio es ag­gior­nar, hay que de­cir que el ar­tícu­lo 510 tie­ne va­rias la­gu­nas. No con­tem­pla nue­vos com­por­ta­mien­tos que flo­re­cen en In­ter­net, co­mo el ci­be­ra­co­so, la in­ci­ta­ción al sui­ci­dio o la mo­fa por la muer­te de al­guien (no ha­ce mu­cho de un ni­ño al que le gus­ta­ban los to­ros y fa­lle­ció de cán­cer). Per­so­nal­men­te no en­tien­do la di­fi­cul­tad en ti­pi­fi­car es­tas ac­ti­tu­des si se ra­cio­na­li­zan las pe­nas y se ade­cuan al más ele­men­tal sen­ti­do co­mún. No es ló­gi­co (ni tam­po­co sen­sa­to) que al ra­pe­ro Val­tònyc se le con­de­ne a tres años de cár­cel por can­tar «pu­ta po­li­cía, pu­ta mo­nar­quía». Al fin y al ca­bo, lo úni­co que se con­si­gue con cas­ti­go tan des­pro­por­cio­na­do es con­ver­tir­le en una víc­ti­ma, re­for­zar su po­pu­la­ri­dad y, de pa­so, tam­bién sus in­gre­sos. Re­cuér­de­se, ade­más, que el tal Val­tònyc, al co­no­cer la sen­ten­cia, hu­yó a Bél­gi­ca, don­de los jue­ces ne­ga­ron su ex­tra­di­ción por­que los he­chos que se le impu­taban no es­tán ti­pi­fi­ca­dos en ese país. ¿No hu­bie­ra si­do mu­cho más sen­sa­to, en vez de con­ver­tir­le en un pro­to­már­tir de la li­ber­tad de ex­pre­sión, po­ner­le una mul­ta de las de abri­go? «El pre­cio de la li­ber­tad de ex­pre­sión es te­ner que so­por­tar un mon­tón de ba­su­ra», ar­gu­men­ta el ma­gis­tra­do pro­gre­sis­ta Joa­quim Bosch, mien­tras que otro co­le­ga su­yo afir­ma que esa mis­ma li­ber­tad de ex­pre­sión am­pa­ra a los bo­ca­zas. Yo aña­di­ría que no so­lo los am­pa­ra, sino que los fo­men­ta. In­clu­so ha­ce que pro­li­fe­ren co­mo se­tas por­que, co­mo, en efec­to, es cier­to que la ley es anacró­ni­ca­men­te se­ve­ra con es­te ti­po de de­li­tos, cual­quier ar­tis­ta fal­to de

¿No hu­bie­ra si­do mu­cho más sen­sa­to, en vez de con­ver­tir a Val­tònyc en un pro­to­már­tir de la li­ber­tad de ex­pre­sión, po­ner­le una mul­ta?

ta­len­to que quie­ra te­ner su mi­nu­to de glo­ria ya sa­be lo que tie­ne que ha­cer. De ahí que aho­ra que se ha de­ci­di­do re­vi­sar la ley, se­ría bueno ade­cuar­la a los tiem­pos. No so­lo por­que no es muy cohe­ren­te que se ca­ta­lo­guen co­mo de­li­tos de odio cier­tas ac­ti­tu­des sí y otras no de­pen­dien­do de quién sea el ofen­di­do, sino por­que, en el ca­so de ar­tis­tas ta­len­to­sí­si­mos co­mo los an­tes men­cio­na­dos, más efi­caz se­ría ha­cer que se ras­quen el bol­si­llo. Eso sí que due­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.