An­tro­po­lo­gía.

Se cree que al me­nos cien gru­pos de in­dí­ge­nas vi­ven ais­la­dos en la sel­va ama­zó­ni­ca. Ca­da vez se des­cu­bren nue­vos as­pec­tos de su es­ti­lo de vi­da. Y, con el re­cien­te triun­fo de Bol­so­na­ro en Bra­sil, ca­da vez tie­nen más di­fí­cil la su­per­vi­ven­cia.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR FÁ­TI­MA URI­BA­RRI/ FO­TO­GRA­FÍA: RI­CAR­DO STUCKERT

Las tri­bus in­dí­ge­nas no con­tac­ta­das de la Ama­zo­nia ele­van su ni­vel de aler­ta an­te la lle­ga­da de Bol­so­na­ro al po­der. El pre­si­den­te bra­si­le­ño no tie­ne bue­nos pla­nes pa­ra ellos.

De­pen­den de la ve­lo­ci­dad de sus pier­nas y de su ins­tin­to pa­ra elu­dir al hom­bre blan­co que des­tru­ye su há­bi­tat, en­car­na­do en ma­de­re­ros, te­rra­te­nien­tes y bus­ca­do­res de oro. Es­ta ima­gen que re­cuer­da las es­ce­nas de la pe­lí­cu­la La mi­sión, am­bien­ta­da en el si­glo XVIII, es una reali­dad en la sel­va del Ama­zo­nas del si­glo XXI. Y aho­ra, con la elec­ción de Jair Bol­so­na­ro co­mo pre­si­den­te de Bra­sil, su des­tino y el del res­to de las tri­bus que vi­ven en la sel­va es aún más in­cier­to. Bol­so­na­ro pro­me­tió aca­bar con la pro­tec­ción de los te­rri­to­rios que la Cons­ti­tu­ción de 1988 ga­ran­ti­za pa­ra los in­dí­ge­nas. Ha di­cho que no les con­ce­de­rá «ni un cen­tí­me­tro más de tie­rra» y se ha pa­vo­nea­do de su ab­so­lu­ta sim­pa­tía por los gru­pos que quie­ren eli­mi­nar sel­va pa­ra ga­nar

te­rreno a la agri­cul­tu­ra, la ga­na­de­ría y la mi­ne­ría. Mal agüe­ro pa­ra los ka­wahi­vas del río Par­do, en el es­ta­do de Ma­to Gros­so. Son una de las cien tri­bus que vi­ven ais­la­das en la Ama­zo­nia. Se han re­ti­ra­do al co­ra­zón de la sel­va, han re­mon­ta­do ríos du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes en una hui­da cons­tan­te que los va aco­rra­lan­do. La Fun­da­ción Na­cio­nal del In­dio (Fu­nai), el ór­gano de asun­tos in­dí­ge­nas de Bra­sil –que Bol­so­na­ro quie­re ce­rrar–, es­ti­ma­ba ha­ce unos años que que­da­ban so­lo unos 5o ka­wahi­vas. Las tie­rras de los ka­wahi­vas no es­tán pro­te­gi­das. Los ma­de­re­ros de Col­ni­za, una de las

ciu­da­des con ma­yor ta­sa de ho­mi­ci­dios del país, los ace­chan. No se sa­be cuán­tos que­dan. Se tie­nen pis­tas de su pa­ra­de­ro por los enor­mes ca­pa­ra­zo­nes de tor­tu­ga (uno de sus ali­men­tos pre­di­lec­tos) que de­jan a su pa­so. Has­ta aho­ra las au­to­ri­da­des han si­do par­ti­da­rias de no mo­les­tar­los. Se ha com­pro­ba­do que el con­tac­to con ex­tra­ños es le­tal pa­ra los in­dí­ge­nas ais­la­dos, en­tre otras co­sas, por­que les con­ta­gian en­fer­me­da­des pa­ra las que no es­tán in­mu­ni­za­dos. En 1954, por ejem­plo, los ka­ma­yu­ras ca­si que­dan diez­ma­dos por una epi­de­mia de sa­ram­pión.

AR­COS DE CUA­TRO ME­TROS

Las fle­chas que los pue­blos no con­tac­ta­dos dis­pa­ran a las avio­ne­tas que los han avis­ta­do de­mues­tran que pre­fie­ren no ser mo­les­ta­dos. Al­gu­nas de las tri­bus ais­la­das de Bra­sil uti­li­zan ar­cos y fle­chas enor­mes (se han en­con­tra­do ar­cos de más de cua­tro me­tros) muy pa­re­ci­dos a los que uti­li­zan los si­ro­nós de Bo­li­via, lo que da idea de la

an­ti­gua y enor­me mo­vi­li­dad de es­tas tri­bus. Se mue­ven por­que in­tru­sos se cue­lan en su te­rreno. Los aco­rra­lan tam­bién los pro­yec­tos de cons­truc­ción de gran­des pre­sas y ca­rre­te­ras que son par­te de los pla­nes de cre­ci­mien­to del Go­bierno de Bra­sil. Ahí se pro­du­ce un cho­que en el que los in­dí­ge­nas van en des­ven­ta­ja.

EL PUE­BLO MA­RI­PO­SA

En Bra­sil vi­ven un mi­llón de in­dí­ge­nas. Su Ama­zo­nia co­bi­ja al ma­yor nú­me­ro de pue­blos no con­tac­ta­dos del pla­ne­ta. No to­dos los gru­pos es­tán igual de ais­la­dos que los nó­ma­das ka­wahi­vas. Al­gu­nos pue­blos es­tán más asen­ta­dos y vi­ven en cho­zas co­mu­na­les, plan­tan man­dio­ca en cla­ros de la sel­va, ca­zan y pes­can. Tam­bién hay te­rri­to­rios aco­ta­dos pa­ra ellos. Co­mo Xin­gu, la re­ser­va in­dí­ge­na crea­da en 1961 en el Ma­to Gros­so: 27.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos don­de ha­bi­tan has­ta 16 et­nias. Los pi­rip­ku­ras no vi­ven en es­ta re­ser­va: los lla­man el pue­blo ma­ri­po­sa por su con­ti­nuo huir. Cuan­do, en 1980, la Fu­nai co­nec­tó con ellos, eran unos 20. Lue­go re­gre­sa­ron a la sel­va. En 1988, dos de ellos con­tac­ta­ron con las au­to­ri­da­des y na­rra­ron la per­se­cu­ción que es­ta­ban pa­de­cien­do. La Fu­nai ha prohi­bi­do la en­tra­da en la tie­rra de los pi­rip­ku­ras. Pe­ro es di­fí­cil de con­tro­lar. Co­mo su­ce­de con los ka­wahi­vas, no se sa­be cuán­tos que­dan. Tam­bién se des­co­no­ce a qué tri­bu per­te­ne­ce 'el hom­bre del agu­je­ro'. Es un in­dí­ge­na que vi­ve so­lo en la re­gión de Ta­na­ru; lo lla­man así por­que ha­ce ho­yos pa­ra ca­zar y es­con­der­se. Pa­re­ce que es el úni­co su­per­vi­vien­te, el úl­ti­mo de su tri­bu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.