“Lo ideal es que los dos co­gié­se­mos 16 se­ma­nas”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - VA POR ELLOS - TEX­TO: YO­LAN­DA GAR­CÍA

El des­tino, y un cam­bio le­gis­la­ti­vo que en­tró en vi­gor el pa­sa­do 5 de ju­lio, hi­zo que Pa­blo Yá­ñez Ra­mil (Vi­lal­ba, 1982) pu­die­se dis­fru­tar ya de cin­co se­ma­nas de pa­ter­ni­dad tras lle­gar al mun­do su hi­ja Icía. Su pa­re­ja, Ma­ría Ama­do Ca­ba­na, de Na­rón, da­ba a luz fi­nal­men­te el 19 de ju­lio tras un cam­bio en los pla­nes mé­di­cos, ex­pli­ca él: «Con la ni­ña, de ca­sua­li­dad co­gí las cin­co se­ma­nas. El par­to es­ta­ba pro­gra­ma­do pa­ra el 4 de ju­lio y en­tra­ba en vi­gor la ley de las cin­co se­ma­nas un día des­pués. Lo des­pro­gra­ma­ron y fue eso lo que me sal­vó pa­ra co­ger las cin­co se­ma­nas». «Y, ade­más, no tu­ve nin­gún pro­ble­ma pa­ra ha­cer­lo a ni­vel la­bo­ral. Ni el pri­me­ro. Al con­tra­rio», se­ña­la. Hi­zo Ma­gis­te­rio. Ac­tual­men­te es­tá pre­pa­ran­do opo­si­cio­nes a Edu­ca­ción In­fan­til.

CON XA­VI TU­VO 15 DÍAS

Con Icía ha cre­ci­do la fa­mi­lia que Pa­blo y Ma­ría em­pe­za­ron a for­mar ha­ce tiem­po y en la que Xa­vi ha si­do el primogénito. Cuan­do su pri­mer hi­jo na­ció, ha­ce seis años, re­cuer­da su pa­dre hoy, lo má­xi­mo que pu­do co­ger de per­mi­so eran quin­ce días. Co­mo es cier­to que las ta­reas se mul­ti­pli­can en ca­sa, y las res­pon­sa­bi­li­da­des y las obli­ga­cio­nes, ex­pri­mi­mos to­do el tiem­po del mun­do cuan­do te­ne­mos un be­bé en nues­tros bra­zos, sea­mos hom­bre o mu­jer. El per­mi­so de ma­ter­ni­dad en la ac­tua­li­dad es de 16 se­ma­nas y, pa­ra Pa­blo, se­ría el ideal pa­ra ellos y ellas, sin más tiem­po unos que otros: «Si­go pen­san­do que equi­pa­rar a 16 se­ma­nas a am­bos era lo ideal. Lo de­fen­de­ré siem­pre, ya no so­lo por des­can­so. Lo veo co­mo una aper­tu­ra pa­ra que la mu­jer ten­ga los mis­mos de­re­chos. Quie­ro de­cir, no­so­tros tam­po­co da­mos a luz, la ni­ña o el ni­ño na­ce y los pa­dres es­ta­mos dis­pues­tos. El nues­tro es un pe­río­do de adap­ta­ción. Vo­so­tras dais a luz y es­táis en pe­río­do de re­cu­pe­ra­ción y sois el sus­ten­to y tam­bién ne­ce­si­táis un pe­río­do de adap­ta­ción”.

«Co­ger las cin­co se­ma­nas lo te­nía muy cla­ro. Co­mo hu­bo una ce­sá­rea que fue com­pli­ca­da, aún lo tu­ve más. Al na­cer Icía, quien lle­va­ba el pe­so de la ca­sa era yo, aun­que re­ci­bi­mos ayu­da de nues­tros pa­dres, muy bue­na ayu­da», di­ce. «Las cin­co se­ma­nas son ne­ce­sa­rias y con dos ni­ños más, por­que tam­bién hay que pres­tar aten­ción al ma­yor», sub­ra­ya Pa­blo.

Pa­blo Yá­ñez Ra­mil

PA­PÁ DE XA­VI E ICÍA Que des­pro­gra­ma­ran el par­to fue lo que me sal­vó pa­ra co­ger las cin­co se­ma­nas de ba­ja con Icía”

FO­TO: PE­PA LO­SA­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.