La UE des­ple­ga­rá un es­cu­do le­gal pa­ra elu­dir las san­cio­nes de EE.UU. por Irán

Bru­se­las ase­gu­ra que no ce­de­rá al chan­ta­je co­mer­cial de Trump por «dig­ni­dad»

La Voz de Galicia (Arousa) - - Internacional - CRISTINA PORTEIRO

«No ne­go­cia­re­mos con la es­pa­da de Da­mo­cles sus­pen­di­da so­bre nues­tras ca­be­zas. Es una cues­tión de dig­ni­dad». Fue el con­tun­den­te men­sa­je que en­vió ayer el pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean Clau­de Junc­ker, al lí­der de EE.UU., Do­nald Trump. La UE no es­tá dis­pues­ta a acep­tar su chan­ta­je co­mer­cial. Tam­po­co se re­sig­na­rá a ver có­mo el acuer­do nu­clear con Irán se rom­pe en mil pe­da­zos tras la re­ti­ra­da de Wa­shing­ton. La se­gu­ri­dad glo­bal y los in­tere­ses de las em­pre­sas eu­ro­peas es­tán por en­ci­ma de cual­quier amis­tad. «Te­ne­mos el de­ber de pro­te­ger nues­tros ne­go­cios y pe­que­ñas com­pa­ñías», ar­gu­men­tó al tér­mino de la cum­bre de la UE y los Bal­ca­nes en Sofía (Bul­ga­ria).

Bru­se­las es­tá dis­pues­ta a aban­de­rar la con­tra­ofen­si­va eu­ro­pea. Ya se han pues­to en mar­cha los tra­ba­jos pa­ra des­ple­gar un es­cu­do le­gal que pro­te­ja a las em­pre­sas que ope­ran en Irán. El ob­je­ti­vo es es­qui­var las san­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses, las cua­les po­drían en­trar en vi­gor el pró­xi­mo 6 de agos­to. El equi­po de Junc­ker tra­ba­ja a con­tra­rre­loj pa­ra en­men­dar el de­no­mi­na­do «es­ta­tu­to de blo­queo» del que se sir­vie­ron las em­pre­sas eu­ro­peas a par­tir de 1996 pa­ra elu­dir las san­cio­nes de EE.UU. por saltarse el em­bar­go a Cu­ba. El plan es amol­dar­lo al nue­vo marco en Irán.

Los lí­de­res eu­ro­peos tam­bién es­tu­dian in­yec­tar cré­di­tos a las com­pa­ñías que ha­cen ne­go­cios en el país per­sa a tra­vés del Ban­co Eu­ro­peo de In­ver­sio­nes (BEI). Sin em­bar­go, la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel se en­car­gó de apla­car las ex­pec­ta­ti­vas de los in­ver­so­res ase­gu­ran­do que «no nos de­be­ría­mos ha­cer ilu­sio­nes». La teu­to­na no ve mar­gen de ma­nio­bra pa­ra poder «ali­viar» a las em­pre­sas afec­ta- das. Y es que mu­chas de las que han in­ver­ti­do en Irán tam­bién los han he­cho en EE.UU., don­de po­drían su­frir la con­ge­la­ción de ac­ti­vos o in­clu­so en­fren­tar­se a la ac­ción de la jus­ti­cia.

Al­gu­nas mul­ti­na­cio­na­les eu­ro­peas co­mo la ener­gé­ti­ca fran­ce­sa To­tal ya han anun­cia­do que no se­gui­rán con sus pla­nes de ex­pan­sión en Irán. Un es­pa­cio que apro­ve­cha­rán las com­pa­ñías chi­nas y ru­sas, es­pe­cial­men­te des­pués de que Pe­kín y Mos­cú sa­lie­ran al res­ca­te de Tehe­rán. El pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, tam­bién re­ba­jó el tono ins­ti­tu­cio­nal al ase­gu­rar que «no va­mos a ele­gir un te­rreno u otro. No va­mos a ser alia­dos de Irán con­tra EE.UU.», ase­gu­ró so­lo unas ho­ras des­pués de ra­ti­fi­car su apo­yo a un pac­to que, a pe­sar de la vo­lun­tad po­lí­ti­ca, se tam­ba­lea por la ti­mo­ra­ta reac­ción de las can­ci­lle­rías eu­ro­peas.

¿Qué fu­tu­ro le de­pa­ra al acuer­do de des­nu­clea­ri­za­ción ira­ní? Los 28 re­afir­ma­ron du­ran­te la cum­bre su com­pro­mi­so de se­guir a bor­do «siem­pre que Irán si­ga cum­plien­do con su par­te del tra­to». El pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo, Do­nald Tusk, acu­só a Trump de ser un pe­li­gro pa­ra el or­den in­ter­na­cio­nal: «Hoy el pro­ble­ma geo­po­lí­ti­co real no es la im­pre­de­ci­bi­li­dad de los enemi­gos. El pro­ble­ma es que tu ami­go más pró­xi­mo sea im­pre­de­ci­ble», di­jo.

V. DONEV EFE

Una inusual­men­te ex­pan­si­va An­ge­la Mer­kel son­ríe a su lle­ga­da a la cum­bre de la UE en Sofía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.