Ga­li­cia, un agen­te por ca­da 300 ha­bi­tan­tes

Guar­dia Ci­vil y Po­li­cía Na­cio­nal des­plie­gan a ocho mil fun­cio­na­rios en la co­mu­ni­dad. Tie­nen a su car­go un am­plio te­rri­to­rio y nu­me­ro­sas com­pe­ten­cias, des­de el trá­fi­co a la vio­len­cia ma­chis­ta

La Voz de Galicia (Arousa) - - Galicia - JOSÉ MA­NUEL PAN

«Es­ta­mos tra­tan­do a dia­rio con con­flic­tos en­tre fa­mi­lias, en­tre hom­bres y mu­je­res, en los que ca­si siem­pre los que más su­fren son los ni­ños». Son pa­la­bras de Mar­ta García, ins­pec­to­ra je­fa de la Po­li­cía Na­cio­nal que lle­vó el ca­so del pa­rri­ci­da de Oza, en A Co­ru­ña. «La de­lin­cuen­cia tec­no­ló­gi­ca ha au­men­ta­do de for­ma ex­po­nen­cial en Ga­li­cia. La for­ma de co­me­ter los de­li­tos ya no es la mis­ma». Lo di­ce Ju­lia Con­de, sar­gen­to pri­me­ro de la Guar­dia Ci­vil es­pe­cia­lis­ta en in­ves­ti­ga­ción tec­no­ló­gi­ca. Se en­fren­tan a dia­rio al con­flic­to y, de­ma­sia­do a me­nu­do, co­no­cen lo peor del ser hu­mano. Son dos de los ca­si ocho mil hom­bres y mu­je­res que los cuer­pos de se­gu­ri­dad del Es­ta­do tie­nen des­ple­ga­dos en Ga­li­cia pa­ra aten­der a una po­bla­ción de 2,7 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes (hay un agen­te por ca­da 300 ciu­da­da­nos) y que ga­ran­ti­zan que la co­mu­ni­dad se man­ten­ga en­tre las cua­tro más se­gu­ras de Es­pa­ña. A esa si­tua­ción con­tri­bu­yen tam­bién los agen­tes de la Po­li­cía Na­cio­nal ads­cri­tos a Ga­li­cia que in­te­gran la Po­li­cía Au­to­nó­mi­ca, y que asu­men ca­da vez más com­pe­ten­cias re­la­cio­na­das con la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na.

La cri­sis es­tan­có las plan­ti­llas de am­bos cuer­pos en Ga­li­cia, pe­se a lo cual se man­tie­nen unos ín­di­ces de se­gu­ri­dad en­vi­dia­bles res­pec­to a los de las de­más co­mu­ni­da­des es­pa­ño­las. «En los úl­ti­mos años no se con­vo­ca­ron pla­zas y aho­ra es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra re­cu­pe­rar las plan­ti­llas», ex­pli­ca Javier Lo­sa­da, de­le­ga­do del Go­bierno y má­xi­mo res­pon­sa­ble de la Guar­dia Ci­vil y de la Po­li­cía Na­cio­nal en Ga­li­cia. Lo­sa­da des­ta­ca «el es­fuer­zo y la pro­fe­sio­na­li­dad de los agen­tes pa­ra lo­grar que Ga­li­cia si­ga sien­do una de las más se­gu­ras y que ten­ga una al­ta ta­sa de re­so­lu­ción de ca­sos».

GUAR­DIA CI­VIL

Cin­co mil agen­tes. Ga­li­cia es la XV Zo­na de la Guar­dia Ci­vil. A día de hoy hay 5.377 guar­dias ci­vi­les en 183 cuar­te­les dis­tri­bui­dos por las cua­tro pro­vin­cias. El des­plie­gue de la Guar­dia Ci­vil es emi­nen­te­men­te ru­ral, aun­que tam­bién se ha ido adap­tan­do al cre­ci­mien­to y a la trans­for­ma­ción de mu­chos mu­ni­ci­pios, en especial de los que es­tán si­tua­dos en el en­torno de las gran­des ciu­da­des ga­lle­gas. En sus áreas de in­fluen­cia, la Guar­dia Ci­vil ha­ce ca­si de to­do, con com­pe­ten­cias que van des­de la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na has­ta la vio­len­cia ma­chis­ta o el tras­la­do de pre­sos. El ins­ti­tu­to ar­ma­do tie­ne cu­bier­to más del 90 % del ca­tá­lo­go de pues­tos de tra­ba­jo.

PO­LI­CÍA NA­CIO­NAL

Más de dos mil po­li­cías. En cuan­to a la co­ber­tu­ra de pla­zas, la Po­li­cía Na­cio­nal lo tie­ne bas­tan­te peor que la Guar­dia Ci­vil. En Ga­li­cia hay 2.601 agen­tes, pe­ro se ne­ce­si­ta­rían 648 más pa­ra po­der cum­plir con el ca­tá­lo­go pre­vis­to pa­ra la co­mu­ni­dad ga­lle­ga. Ese dé­fi­cit de fun­cio­na­rios en la Po­li­cía Na­cio­nal se arras­tra des­de la épo­ca de cri­sis y tar­da­rá en pa­liar­se, por­que los agen­tes sa­li­dos de las úl­ti­mas pro­mo­cio­nes de­ben pa­sar el pe­río­do de for­ma­ción en la aca­de­mia. En Ga­li­cia hay 12 co­mi­sa­rías de la Po­li­cía Na­cio­nal. El ám­bi­to de tra­ba­jo de es­te cuer­po de se­gu­ri­dad es esen­cial­men­te ur­bano y, co­mo ha ocu­rri­do con la Guar­dia Ci­vil, en los úl­ti­mos años ha asu­mi­do ca­da vez más fun­cio­nes ba­sa­das prin­ci­pal­men­te en la es­pe­cia­li­za­ción de sus agen­tes y en la in­ves­ti­ga­ción de una de­lin­cuen­cia que ca­da vez es más com­ple­ja.

DE­LIN­CUEN­CIA GLO­BAL

«Más gra­ve y or­ga­ni­za­da». La se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, el trá­fi­co, la vi­gi­lan­cia ma­rí­ti­ma, el te­rro­ris­mo, el nar­co­trá­fi­co, los in­cen­dios fo­res­ta­les, la en­tra­da de ex­tran­je­ros, el con­trol de ar­mas, la se­gu­ri­dad en los ae­ro­puer­tos, la in­ves­ti­ga­ción tec­no­ló­gi­ca y la pro­tec­ción de me­no­res y de las mu­je­res víc­ti­mas de vio­len­cia ma­chis­ta. La Guar­dia Ci­vil y la Po­li­cía Na­cio­nal ha­cen fren­te a to­do ti­po de de­lin­cuen­cia, «ca­da vez más gra­ve y or­ga­ni­za­da», co­mo se ad­vier­te en un in­for­me so­bre la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na ela­bo­ra­do por la Co­mi­sión Eu­ro­pea. La de­lin­cuen­cia, aña­de ese es­tu­dio, es aho­ra glo­bal, y eso ha fa­ci­li­ta­do la apa­ri­ción de «nue­vas va­rie­da­des de­lic­ti­vas que apro­ve­chan In­ter­net, las la­gu­nas le­gis­la­ti­vas y las con­di­cio­nes aso­cia­das a las cri­sis eco­nó­mi­cas pa­ra ge­ne­rar be­ne­fi­cios ilí­ci­tos a ba­jo ries­go».

DA­TOS DE CRI­MI­NA­LI­DAD

Agre­sio­nes se­xua­les. En su úl­ti­mo in­for­me, el Mi­nis­te­rio del In­te­rior man­tie­ne a Ga­li­cia co­mo la cuar­ta co­mu­ni­dad más se­gu­ra de Es­pa­ña. En los nue­ve pri­me­ros me­ses del año se co­no­cie­ron 57.743 de­li­tos, lo que su­po­ne un mí­ni­mo in­cre­men­to res­pec­to al mis­mo pe­río­do del año pa­sa­do. En el pe­río­do ana­li­za­do se han es­ta­bi­li­za­do, aun­que con una li­ge­ra ten­den­cia al al­za, los ro­bos en do­mi­ci­lios, pe­ro por el con­tra­rio con­ti­núan in­cre­men­tán­do­se los de­li­tos con­tra la li­ber­tad e in­dem­ni­dad se­xual, en­tre los que des­ta­can 44 vio­la­cio­nes. Hay que te­ner en cuen­ta que mu­chos de esos de­li­tos se co­me­ten en el ám­bi­to fa­mi­liar o de amis­tad, lo que ha­ce ca­si im­po­si­ble su pre­ven­ción. Pe­ro en el cómpu­to ge­ne­ral de in­frac­cio­nes pe­na­les Ga­li­cia es se­gu­ra, y lo es des­de ha­ce va­rios años.

LOS NUE­VOS DE­LI­TOS

Es­ta­fas elec­tró­ni­cas y aco­so

en las re­des so­cia­les. La de­lin­cuen­cia se adap­ta a los avan­ces ac­tua­les y a la glo­ba­li­dad, ex­pli­ca un man­do po­li­cial, que ad­vier­te de que los de­li­tos tec­no­ló­gi­cos es­tán au­men­tan­do de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble. Cre­cen las es­ta­fas a tra­vés de In­ter­net, los en­ga­ños ci­ber­né­ti­cos y otros de­li­tos co­mo el aco­so ad­quie­ren una nue­va di­men­sión con las nue­vas tec­no­lo­gías, que am­pli­fi­can el da­ño a las víc­ti­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.