Bien: ima­gi­ne­mos un mun­do sin ban­cos

La Voz de Galicia (Arousa) - - Opinión - RO­BER­TO L. BLANCO VAL­DÉS

Po­cos es­pe­ra­ban en Es­pa­ña que la ex­tra­va­gan­te ac­tua­ción de la sa­la ter­ce­ra del Su­pre­mo iba a aca­bar en un es­per­pen­to si­mi­lar. Pe­ro así fue. Sán­chez, que tie­ne un ar­ma­rio lleno de dis­fra­ces, se en­fun­dó el de pe­ro­nis­ta y, ha­cien­do uso del más tos­co po­pu­lis­mo, se lan­zó so­bre el sa­co de los vo­tos de­jan­do cla­ro su men­sa­je: los ban­cos, que son los ma­los, tie­nen que pa­gar.

Su Real De­cre­to-Ley, de du­do­sa cons­ti­tu­cio­na­li­dad, dis­po­ne lo que no ri­ge en par­te al­gu­na: en Paí­ses Ba­jos, Ale­ma­nia o Reino Uni­do no exis­te el im­pues­to hi­po­te­ca­rio y en Aus­tria, Ita­lia, Fran­cia o Por­tu­gal lo pa­ga el pres­ta­ta­rio. Has­ta tal pun­to es así que la UE ad­vir­tió al Go­bierno que la nue­va re­gu­la­ción crea­ría pro­ble­mas. Pe­ro eso a Sán­chez le da igual por­que su ob­je­ti­vo es re­co­ger apo­yo elec­to­ral en un cam­po ya sem­bra­do: el de la de­ma­go­gia an­ti-ban­ca­ria. Po­cos se han pa­ra­do a pen­sar, sin em­bar­go, a dón­de nos lle­va­ría esa de­ma­go­gia men­daz e irres­pon­sa­ble: no a una ar­ca­dia fe­liz sino a un desas­tre de for­mi­da­bles pro­por­cio­nes. ¿Se ima­gi­nan un mun­do sin ban­cos? Ha­gá­mos­lo: en un mun­do sin ban­cos y por tan­to sin cré­di­to (sal­vo que vol­vié­se­mos a los pres­ta­mis­tas usu­re­ros) so­lo los ri­cos po­drían mon­tar un ne­go­cio o sa­lir de apu­ros mo­men­tá­neos. Muy po­cos po­drían com­prar­se una vi­vien­da y so­lo al­gu­nos ad­qui­rir un au­to­mó­vil. Ca­da uno ten­dría que ges­tio­nar sus re­ci­bos, des­apa­re­ce­ría el pa­go a cré­di­to y, con él, el co­mer­cio elec­tró­ni­co. Ha­bría que guar­dar de nue­vo los aho­rros de­ba­jo del col­chón, pa­ra via­jar ha­bría que lle­var­se la pas­ta en el mo­rral y co­bra­ría­mos nues­tros suel­dos en so­bres de pa­pel. Y eso por ha­blar so­lo de los efec­tos mi­cro, pues en el ám­bi­to ma­cro la eco­no­mía mun­dial sen­ci­lla­men­te se co­lap­sa­ría.

¿Quie­re eso de­cir que los ban­cos son co­mo oe­ne­gés? ¡No se me al­bo­ro­te la jau­ría in­ter­nau­ta-in­sul­ta­do­ra! Ni de le­jos: sé, co­mo cual­quie­ra, que los ban­cos, igual que las de­más em­pre­sas que hay en el mer­ca­do, as­pi­ran a ma­xi­mi­zar los be­ne­fi­cios de sus pro­pie­ta­rios, que son los ac­cio­nis­tas. Y que, pa­ra ello, han co­me­ti­do en mu­chas oca­sio­nes

La de­ma­go­gia irres­pon­sa­ble nos lle­va­ría a un desas­tre de for­mi­da­bles pro­por­cio­nes

ver­da­de­ras tro­pe­lías que han pro­vo­ca­do la rui­na de mi­les y en oca­sio­nes de mi­llo­nes de per­so­nas. Ahí es­tá la úl­ti­ma cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial.

Por eso de­ben exis­tir nor­mas que evi­ten los abu­sos. Los de los ban­cos y los de to­dos las de­más ins­ti­tu­cio­nes so­cia­les y eco­nó­mi­cas. Des­de Hob­bes sa­be­mos que los hu­ma­nos te­ne­mos una ten­den­cia irre­fre­na­ble a acu­mu­lar ri­que­zas y po­der. Y pa­ra que esa ten­den­cia na­tu­ral no de lu­gar a ex­ce­sos e in­jus­ti­cias es­tán las le­yes y los po­de­res del Es­ta­do que ga­ran­ti­zan su es­tric­to cum­pli­mien­to.

Esa es la fun­ción de los go­ber­nan­tes y no engañar a la gen­te (el nue­vo be­ce­rro de oro de los ac­tua­les po­pu­lis­mos) lan­zan­do el men­sa­je de que sin ban­cos to­do se­ría pros­pe­ri­dad y buen ro­lli­to. Pa­blo Igle­sias con­vo­ca a la ca­lle con­tra los ban­cos, pe­ro sin ellos no po­dría ha­ber­se com­pra­do el gran cha­lé en el que vi­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.