La ola ul­tra im­preg­na a Ho­lan­da de odio

La Voz de Galicia (Arousa) - - Internacional -

ul­tra­de­re­cha si­gue atrin­che­ra­da a la es­pe­ra de ga­nar más múscu­lo.

DI­FU­SIÓN El pa­pel de las re­des so­cia­les.

Pa­ra or­ga­ni­zar­se, re­clu­tar fie­les y ex­ten­der sus dis­cur­sos de odio, las re­des so­cia­les han ju­gan­do un pa­pel esen­cial. En los úl­ti­mos años se han mul­ti­pli­ca­do los por­ta­les web y cuen­tas con con­te­ni­dos ex­tre­mis­tas en los que se po­ne la diana so­bre co­lec­ti­vos vul­ne­ra­bles. Así, han pro­li­fe­ra­do ac­cio­nes pa­ra pu­bli­car en lí­nea las di­rec­cio­nes de los lu­ga­res don­de vi­ven re­fu­gia­dos en aco­gi­da.

Los gru­pos de chat de co­no­ci­das apli­ca­cio­nes son usa­dos por los ul­tras pa­ra con­cer­tar en­cuen­tros, in­ter­cam­biar in­for­ma­ción o pre­pa­rar ac­ti­vi­da­des y ac­cio­nes. A raíz del en­du­re­ci­mien­to de las nor­mas de pla­ta­for­mas co­mo Fa­ce­book, los ul­tras han emi­gra­do a re­des ri­va­les, co­mo la ru­sa VK.

RA­DI­CA­LI­ZA­CIÓN Vio­len­cia.

«La vio­len­cia mo­ti­va­da por el ex­tre­mis­mo de de­re­cha es re­la­ti­va­men­te ra­ra en Ho­lan­da, si se com­pa­ra con Ale­ma­nia», ex­pli­can los ex­per­tos. Mien­tras en el país ger­mano se no­ti­fi­ca­ron en el 2016 unos 1.600 ata­ques vio­len­tos, en los Paí­ses Ba­jos la ci­fra anual al­can­za una do­ce­na. «Mien­tras es­tos ac­tos son ra­ros, su apo­yo y glo­ri­fi­ca­ción no so­lo son», ad­mi­te el AIVD. El len­gua­je de sus se­gui­do­res se ha vuel­to «más agre­si­vo e in­cen­dia­rio» y se ha ex­ten­di­do en es­tos círcu­los la fas­ci­na­ción por las ar­mas de fue­go. «Han crea­do un cli­ma en el cuál el ries­go de que in­di­vi­duos o pe­que­ños gru­pos ra­di­ca­li­za­dos re­cu­rran a la vio­len­cia es ma­yor que en el pa­sa­do», ase­gu­ran las au­to­ri­da­des, que ven una cla­ra es­tra­te­gia pa­ra que­brar el or­den le­gal pa­ra avan­zar ha­cia una so­cie­dad «en la que el ra­cis­mo es nor­mal» y so­lo a los blan­cos se les ga­ran­ti­zan de­re­chos. Si el dis­cur­so de la ex­tre­ma de­re­cha se aca­ba in­fil­tran­do en las ins­ti­tu­cio­nes y la so­cie­dad ho­lan­de­sa se si­gue po­la­ri­zan­do, «es­to po­dría cons­ti­tuir una ame­na­za pa­ra nues­tro or­den de­mo­crá­ti­co».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.