Fran­cia se blin­da an­te el nue­vo desafío de los cha­le­cos ama­ri­llos

El arres­to ma­si­vo de es­tu­dian­tes dis­pa­ra las crí­ti­cas mien­tras Pa­rís te­me una ola de des­tro­zos por las pro­tes­tas po­pu­la­res

La Voz de Galicia (Arousa) - - Internacional - FER­NAN­DO ITURRIBARRÍA

Fran­cia y, en es­pe­cial, su ca­pi­tal, Pa­rís, se han blin­da­do de ca­ra a la nue­va mo­vi­li­za­ción con­vo­ca­da para hoy por los cha­le­cos ama­ri­llos, una jor­na­da de má­xi­mo ries­go de re­pun­te in­su­rrec­cio­nal de la vio­len­cia ca­lle­je­ra. Unos 89.000 miem­bros de las fuer­zas de se­gu­ri­dad, ca­si to­dos los dis­po­ni­bles, se­rán des­ple­ga­dos a lo lar­go y an­cho del país para evi­tar que se re­pro­duz­can los epi­so­dios de gue­rri­lla ur­ba­na que ha­ce una semana ele­va­ron a su pa­ro­xis­mo la cri­sis so­cial. Va­rias de­le­ga­cio­nes pro­vin­cia­les del Go­bierno han prohi­bi­do la ven­ta y trans­por­te de car­bu­ran­tes, in­ge­nios pi­ro­téc­ni­cos y pro­duc­tos in­fla­ma­bles o quí­mi­cos.

Las im­pac­tan­tes imá­ge­nes de 151 es­tu­dian­tes de ins­ti­tu­to de ro­di­llas, con las ma­nos en la ca­be­za, vi­gi­la­dos por las fuer­zas del or­den que los ha­bían de­te­ni­do tras dis­tur­bios han cau­sa­do un im­por­tan­te re­vue­lo en Fran­cia y ali­men­ta­do la ten­sión.

En Pa­rís, 8.000 po­li­cías y gen­dar­mes ve­la­rán por la se­gu­ri­dad fren­te a los 4.600 mo­vi­li­za­dos el sá­ba­do an­te­rior cuan­do se pro­vo­ca­ron 249 in­cen­dios de vehícu­los, ba­rri­ca­das y edi­fi­cios, se sa­quea­ron 11 co­mer­cios, se rom­pie­ron 146 es­ca­pa­ra­tes, se pro­du­je­ron 133 he­ri­dos y se prac­ti­ca­ron 412 de­ten­cio­nes. Por pri­me­ra vez se va a re­cu­rrir a una do­ce­na de tan­que­tas de la Gen­dar­me­ría, un ti­po de blin­da­dos idó­neos para des­pe­jar las ba­rri­ca­das de fue­go. Pe­ro no se mo­vi­li­za­rá al Ejér­ci­to en la vi­gi­lan­cia es­tá­ti­ca de los cen­tros neu­rál­gi­cos del po­der co­mo ha­bían re­cla­ma­do al­gu­nos sin­di­ca­tos po­li­cia­les.

La ca­pi­tal afron­ta con sín­dro­me de to­que de que­da el nue­vo desafío de los cha­le­cos ama­ri­llos y va a pre­sen­tar un as­pec­to de ciudad si­tia­da en sus ba­rrios cén­tri­cos y aco­mo­da­dos. Lu­ga­res em­ble­má­ti­cos co­mo la To­rre Eif­fel, el Lou­vre, la Ópe­ra, el jar­dín de las Tu­lle­rías, el Ar­co de Triun­fo o las Ga­le­rías La­fa­yet­te per­ma­ne­ce­rán ce­rra­dos al pú­bli­co, así co­mo las tien­das de las fir­mas de lu­jo, una de­ce­na de mer­ca­dos ca­lle­je­ros, una trein­te­na de es­ta­cio­nes del me­tro y buen nú­me­ro de mu­seos.

Los ser­vi­cios mu­ni­ci­pa­les han re­ti­ra­do de la vía pú­bli­ca al­cor­ques, va­llas, ba­rre­ras, an­da­mios, ma­qui­na­ria de obras, con­te­ne­do­res de vi­drio y otros ele­men­tos sus­cep­ti­bles de ser em­plea­dos para le­van­tar ba­rri­ca­das o co­mo pro­yec­ti­les y ar­mas arro­ja­di­zas. Mu­chos co­mer­cios han si­do pro­te­gi­dos con ver­jas y pa­ne­les, los es­ta­ble­ci­mien­tos hos­te­le­ros más ex­pues­tos han re­ti­ra­do sus te­rra­zas y las em­pre­sas de se­gu­ri­dad pri­va­da no dan abas­to.

En la lí­nea alar­mis­ta de dra­ma­ti­zar la ame­na­za vio­len­ta, el por­ta­voz del Go­bierno, Ben­ja­min Gri­veaux, con­fir­mó el te­mor a la pre­sen­cia de ar­mas de fue­go en­tre los ma­ni­fes­tan­tes más ra­di­ca­les apun­ta­da por los ser­vi­cios po­li­cia­les de in­for­ma­ción. «Los cha­le­cos ama­ri­llos sin­ce­ros no pue­den ser­vir de es­cu­dos hu­ma­nos. El ob­je­ti­vo nú­me­ro 1 es pre­ser­var vi­das», di­jo. Des­de el co­mien­zo de las pro­tes­tas el 17 de no­viem­bre ya se ha pro­du­ci­do la muer­te ac­ci­den­tal de cua­tro per­so­nas.

«Un mons­truo» de una mi­no­ría

El ministro del In­te­rior, Ch­ris­top­he Castaner, de­cla­ró que «en es­tas tres úl­ti­mas se­ma­nas ha na­ci­do un mons­truo que se ha es­ca­pa­do de las ma­nos de sus pro­ge­ni­to­res». Tam­bién re­sal­tó que ac­tual­men­te es­tán im­pli­ca­das a dia­rio en el mo­vi­mien­to de pro­tes­tas «unas 10.000 per­so­nas». «Eso no es el pue­blo, no es Fran­cia. Es una pe­que­ña mi­no­ría», va­lo­ró.

Un de los gru­pos más mo­de­ra­do de cha­le­cos ama­ri­llos reite­ró su lla­ma­mien­to a no ma­ni­fes­tar­se en Pa­rís por­que «es una en­ce­rro­na». Por­ta­vo­ces de es­ta co­rrien­te, abier­ta a un diá­lo­go con el Eje­cu­ti­vo, fue­ron re­ci­bi­dos a úl­ti­ma ho­ra por el pri­mer ministro, Edouard Phi­lip­pe, y no por Em­ma­nuel Ma­cron co­mo que­rían. El pre­si­den­te no com­pa­re­ce­rá en pú­bli­co an­tes del lu­nes para «no echar le­ña al fue­go».

El apo­yo po­pu­lar a la pro­tes­ta ha ba­ja­do por pri­me­ra vez des­de su arran­que. Se­gún una en­cues­ta rea­li­za­da el miér­co­les y el jue­ves, el 66 % de los fran­ce­ses sim­pa­ti­za con los cha­le­cos ama­ri­llos, seis pun­tos me­nos que al ini­cio de es­ta semana.

PHI­LIP­PE LO­PEZ

Es­tu­dian­tes de to­do el país apo­ya­ron a los de­te­ni­dos el viernes en las pro­tes­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.