Bru­se­las aler­ta so­bre el ciberespionaje de tec­no­ló­gi­cas chi­nas co­mo Hua­wei

Con­tro­la­rá las in­ver­sio­nes para evi­tar que Pekín to­me las rien­das de sec­to­res cla­ve

La Voz de Galicia (Arousa) - - Internacional - CRIS­TI­NA PORTEIRO

La de­ten­ción de la he­re­de­ra del im­pe­rio Hua­wei, Meng Wanz­hou, por par­te de las au­to­ri­da­des ca­na­dien­ses ha reavi­va­do nue­vas ten­sio­nes po­lí­ti­cas y co­mer­cia­les en el mundo. El en­fren­ta­mien­to abierto en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na no tie­ne que ver ex­clu­si­va­men­te con las ra­zo­nes de su arres­to, vin­cu­la­do su­pues­ta­men­te al que­bran­ta­mien­to de las san­cio­nes im­pues­tas por la Ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se a Irán. Des­de que Do­nald Trump ate­rri­zó en la Ca­sa Blan­ca, las re­la­cio­nes de su país con el gi­gan­te asiá­ti­co fue­ron de­ri­van­do el es­ta­lli­do de una gue­rra co­mer­cial cu­ya tre­gua po­dría que­brar­se.

Was­hing­ton no se fía de Pekín por las prác­ti­cas de es­pio­na­je in­dus­trial y es­ta­tal que per­pe­tran sus em­pre­sas. Tam­po­co lo ha­ce la Unión Eu­ro­pea. El co­mi­sa­rio de Mer­ca­do Úni­co Di­gi­tal, An­drus An­sip, ad­mi­tió ayer que Bru­se­las tie­ne sus ojos pues­tos en las tec­no­ló­gi­cas chi­nas co­mo Hua­wei. «Creo que de­be­ría­mos es­tar preo­cu­pa­dos, por su­pues­to», sos­tu­vo el es­to­nio, quien les acu­só de es­piar los ter­mi­na­les de sus clien­tes para in­for­mar a los ser­vi­cios se­cre­tos chi­nos.

El vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea ex­pli­có que es­tas em­pre­sas tie­nen la obli­ga­ción de ins­ta­lar en sus mó­vi­les back­doors, unos sis­te­mas ma­li­cio­sos que per­mi­ten ac­ce­der al te­lé­fono de cual­quier usua­rio y uti­li­zar­lo sin su con­sen­ti­mien­to. «Es­to tra­ta tam­bién de los chips que po­nen en cual­quier lu­gar para con- se­guir ac­ce­der a nues­tros se­cre­tos. No es una bue­na se­ñal cuan­do las com­pa­ñías tie­nen abier­tos sus sis­te­mas a los ser­vi­cios se­cre­tos», in­sis­tió el es­to­nio. «Te­ne­mos que te­ner mie­do», re­cal­có

Hua­wei ma­ni­fes­tó ayer su «sor­pre­sa y de­cep­ción» por las acu­sa­cio­nes ver­ti­das des­de Bru­se­las. «Re­cha­za­mos ca­te­gó­ri­ca­men­te cual­quier su­ge­ren­cia de que po­dría­mos ser una ame­na­za para la se­gu­ri­dad (...) So­mos par­te de la so­lu­ción, no del pro­ble­ma. Nin­gún Go­bierno nos ha pe­di­do nun­ca cons­truir back­doors o in­te­rrum­pir cual­quier red y nun­ca to­le­ra­ría­mos se­me­jan­te com­por­ta­mien­to de nues­tro per­so­nal», ase­gu­ró ayer la com­pa­ñía en un co­mu­ni­ca­do.

Me­di­das de freno

Las alar­mas so­bre el ciberespionaje ma­si­vo de Chi­na no son nue­vas. Los Go­bier­nos eu­ro­peos te­men que la irrup­ción de las tec­no­ló­gi­cas asiá­ti­cas en el Vie­jo Con­ti­nen­te per­mi­ta a Pekín ha­cer­se con el con­trol de sec­to­res e in­fra­es­truc­tu­ras es­tra­té­gi­cas para la UE co­mo la sa­lud, ae­ro­náu­ti­ca, me­dios de co­mu­ni­ca­ción o tec­no­lo­gía. Los re­ce­los no son in­fun­da­dos. Las in­ver­sio­nes de com­pa­ñías con­tro­la­das por el Es­ta­do chino en la UE au­men­ta­ron de los 6.000 millones de eu­ros en el 2015 a los 37.000 en el 2016. Unos mo­vi­mien­tos en­ca­mi­na­dos a ha­cer­se con el con­trol de ser­vi­cios cla­ve para la po­bla­ción. Los Go­bier­nos quie­ren po­ner co­to a la ex­pan­sión sal­va­je chi­na en el con­ti­nen­te. Si­guien­do la es­te­la de paí­ses co­mo Aus­tra­lia, Nue­va Ze­lan­da y Ja­pón, al­gu­nas can­ci­lle­rías eu­ro­peas so­pe­san res­trin­gir la en­tra­da de in­ver­so­res chi­nos para el desa­rro­llo de las re­des 5G en los pró­xi­mos años. La UE quie­re un mo­vi­mien­to coor­di­na­do para evi­tar que Pekín to­me el con­trol de las em­pre­sas eu­ro­peas o se ha­ga con la to­ta­li­dad del mer­ca­do. Así lo pi­die­ron por car­ta Ale­ma­nia, Ita­lia y Fran­cia en fe­bre­ro del 2017. Ha­ce so­lo tres días, los Vein­tio­cho acep­ta­ron le­gis­lar para po­ner en mar­cha un «es­cá­ner» eu­ro­peo que che­quea­rá las in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras di­rec­tas an­tes de dar­les luz ver­de. Al­gu­nos paí­ses co­mo el Reino Uni­do, Es­pa­ña, Ale­ma­nia y Fran­cia ya se han ade­lan­ta­do.

REU­TERS

Meng Wanz­hou sa­lu­da a Pu­tin en un fo­ro so­bre tec­no­lo­gía ce­le­bra­do en oc­tu­bre en Mos­cú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.