«Ser dia­bé­ti­co no es in­com­pa­ti­ble con na­da, pe­ro hay que es­tar bien for­ma­do»

La es­pe­cia­lis­ta rea­li­za un es­tu­dio so­bre la pre­va­len­cia de la en­fer­me­dad en niños y jó­ve­nes

La Voz de Galicia (Barbanza) - Barbanza local - - BARBANZA-MUROS-NOIA - ELI­SA ÁL­VA­REZ

Pro­ble­mas car­día­cos en dia­be­tes, in­ves­ti­ga­ción en cé­lu­las ma­dre, evo­lu­ción de las in­su­li­nas... Es­tos y otros te­mas se tra­ta­rán ma­ña­na en Dia­be­tes evo­lu­tion, una jor­na­da cen­tra­da en la dia­be­tes in­fan­til y ju­ve­nil que aco­ge la Ci­da­de da Cul­tu­ra, y que es­tá or­ga­ni­za­da por la So­cie­da­de Ga­le­ga de En­do­cri­no­lo­xía e Nu­tri­ción y el ser­vi­cio de En­do­cri­no­lo­xía del Chuac. La res­pon­sa­ble de es­te úl­ti­mo, Te­re­sa Martínez Ra­mon­de, es op­ti­mis­ta res­pec­to al fu­tu­ro de es­ta en­fer­me­dad.

—¿Cuál es la pre­va­len­cia de la dia­be­tes in­fan­til y ju­ve­nil?

—Exac­ta­men­te en Ga­li­cia no lo sa­be­mos, y pre­ci­sa­men­te es­toy in­ten­tan­do ha­cer un es­tu­dio pa­ra te­ner los da­tos un po­co más cla­ros. Las ci­fras de las que dis­po­ne­mos son que apro­xi­ma­da­men­te un 5 % de la po­bla­ción tie­ne es­te ti­po de dia­be­tes, o lo que es lo mis­mo, re­pre­sen­ta el 10 % de la dia­be­tes que hay. Pe­ro ca­da vez hay más, de­bu­tan más ca­sos y no sa­be­mos por qué.

—¿Es la más preo­cu­pan­te?

—Es la más di­fí­cil de con­tro­lar, por decirlo de al­gu­na ma­ne­ra es la más con­flic­ti­va. Ne­ce­si­ta tra­ta­mien­tos es­pe­cí­fi­cos, que se in­vo­lu­cre el pa­cien­te, la fa­mi­lia, los pro­fe­sio­na­les. Hay que for­mar a los jó­ve­nes pa­ra que apren­dan a con­vi­vir con su dia­be­tes lle­van­do una vi­da lo más nor­mal po­si­ble, por­que cre­cen con una en­fer­me­dad cró­ni­ca a cues­tas.

—La jor­na­da de ma­ña­na es muy di­dác­ti­ca.

—Real­men­te es más in­for­ma­ti­va que di­dác­ti­ca. Tra­ta­mos di­ver­sos te­mas que han si­do so­li­ci­ta­dos por los pro­pios pa­cien­tes, pe­ro es­tá di­ri­gi­da tam­bién a los pro­fe­sio­na­les. Ha­bla­re­mos de in­su­li­na, de pro­ble­mas car­día­cos y ven­drá Juan Do­mín­guez, in­ves­ti­ga­dor en cé­lu­las ma­dre en dia­be­tes ti­po I en Mia­mi.

—¿Ha ha­bi­do mu­chos avan­ces tec­no­ló­gi­cos pa­ra el pa­cien­te dia­bé­ti­co, por ejem­plo pa­ra que un ni­ño no ol­vi­de cuan­do tie­ne que pin­char­se?

—Hay mu­chí­si­mos avan­ces y ca­da vez se evo­lu­cio­na más, el pro­ble­ma no es­tá en re­cor­dar a los jó­ve­nes que se tie­nen que po­ner la in­su­li­na, por­que de eso no se ol­vi­dan, el pro­ble­ma es que el he­cho de po­nér­se­la tie­ne mu­chas im­pli­ca­cio­nes en la ali­men­ta­ción, en los efec­tos se­cun­da­rios. Y va­mos a ha­blar de to­da es­ta nue­va tec­no­lo­gía, de las bom­bas de in­su­li­na, de los sen­so­res de glu­co­sa que la mi­den de for­ma con­ti­nua sin te­ner que pin­char­se el de­do a to­das ho­ras, así co­mo de otro pilar im­por­tan­tí­si­mo que es la in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca, de si se va a poder cu­rar la dia­be­tes, en

qué si­tua­ción es­ta­mos y de si se pue­den tras­plan­tar o no los is­lo­tes pan­creá­ti­cos, las par­tes que pro­du­cen la in­su­li­na.

—¿Hay que ser op­ti­mis­tas res­pec­to a la cu­ra de la dia­be­tes?

—Yo soy op­ti­mis­ta, una per­so­na pe­si­mis­ta no lle­ga a nin­gu­na par­te en la vi­da. Creo que no es tan fá­cil co­mo lo es­tán plan­tean­do y no se pue­den crear fal­sas es­pe­ran­zas en la gen­te, por eso trae­mos a un ex­per­to in­ter­na­cio­nal que nos va po­ner al tan­to de to­do los que se es­tá ha­cien­do en in­ves­ti­ga­ción.

—¿Has­ta qué pun­to tie­ne li­mi­ta­cio­nes un jo­ven con dia­be­tes pa­ra ha­cer una vi­da nor­mal?

—Las li­mi­ta­cio­nes son de­pen­dien­tes de su ni­vel de for­ma­ción, una per­so­na que es­té bien for­ma­da en dia­be­tes no tie­ne li­mi­ta­cio­nes, el pro­ble­ma es no sa­ber ma­ne­jar­se con ella. So­lo quien no sa­be có­mo ma­ne­jar­la tie­ne li­mi­ta­da su vi­da. En una me­sa re­don­da que or­ga­ni­za­re­mos en es­ta jor­na­da par­ti­ci­pa un pa­cien­te mío des­de que era pe­que­ñi­to y que es­tá en Es­ta­dos Uni­dos, en un equi­po pro­fe­sio­nal de ci­clis­mo. He­mos te­ni­do en­fer­mos que han lle­ga­do a ni­ve­les im­por­tan­tes en mu­chas áreas. Ser dia­bé­ti­co no es in­com­pa­ti­ble con na­da, pe­ro hay que es­tar bien en­te­ra­do y bien for­ma­do.

EDUARDO PÉREZ

Martínez in­ter­vie­ne en la jor­na­da rea­li­za­da por la so­cie­dad ga­lle­ga de en­do­cri­no­lo­gía y el Chuac.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.