La Ley de Sa­lud Pú­bli­ca

La Voz de Galicia (Barbanza) - Barbanza local - - BARBANZA-MUROS-NOIA - JUAN OR­DÓ­ÑEZ BUELA

Ha­ce un año se apro­ba­ba por una­ni­mi­dad la Ley de Sa­lud Pú­bli­ca. En una de sus dis­po­si­cio­nes fi­na­les, la nor­ma se re­fe­ría ex­plí­ci­ta­men­te a la pre­ven­ción y asis­ten­cia «en ma­te­ria de sus­tan­cias que pue­den ge­ne­rar de­pen­den­cia», prohi­bien­do ex­pre­sa­men­te «la pro­mo­ción de be­bi­das al­cohó­li­cas en es­ta­ble­ci­mien­tos, lo­ca­les y otros es­pa­cios au­to­ri­za­dos a su­mi­nis­trar­los efec­tua­da por me­dio de ofer­tas, pre­mios, cam­bios, sorteos, con­cur­sos, fies­tas o re­ba­jas anun­cia­da con nombres co­mo ba­rra li­bre, dos por uno u otras pa­re­ci­das». Trans­cu­rri­dos 12 me­ses des­de la en­tra­da en vi­gor de la ley, es­ta­mos le­jos de ha­ber erra­di­ca­do di­chas pro­mo­cio­nes que, ma­yo­ri­ta­ria­men­te, tie­nen co­mo ob­je­ti­vo y víc­ti­mas a los más jó­ve­nes.

No es cues­tión me­nor que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes se ini­cien en el con­su­mo al­cohó­li­co sin co­no­cer sus in­cues­tio­na­bles pe­li­gros ni eva­luar ade­cua­da­men­te sus ries­gos. Si bien, el al­cohol en for­ma de vino es par­te de nues­tra cul­tu­ra, los nue­vos há­bi­tos de in­ges­ta pa­re­cen es­tar va­rian­do ha­cia prác­ti­cas más pro­pias de paí­ses an­glo­sa­jo­nes y cen­troeu­ro­peos. No se be­be a dia­rio, pe­ro se be­be ex­ce­si­va­men­te en las sa­li­das de fin de se­ma­na, en la lla­ma­da cul­tu­ra del bo­te­llón. El con­su­mo de vi­nos, con gra­dua­cio­nes al­cohó­li­cas me­dias en­tre 12 y 14 gra­dos, se sus­ti­tu­ye por des­ti­la­dos con gra­dua­cio­nes mu­cho más al­tas (por lo ge­ne­ral su­pe­rio­res a 40 gra­dos), de te­mi­bles efec­tos cuan­do su in­ges­ta es ex­ce­si­va.

Una de las con­se­cuen­cias de la Ley de Sa­lud ha si­do el aba­ra­ta­mien­to de las be­bi­das al­cohó­li­cas en mu­chos es­ta­ble­ci­mien­tos que an­tes las ofre­cían me­dian­te las pro­mo­cio­nes que se prohi­bie­ron. He­cha la ley, he­cha la tram­pa. El al­cohol y el ta­ba­co for­man par­te de nues­tras cos­tum­bres, tan­to co­mo de nues­tra eco­no­mía, aun­que a nin­gu­na per­so­na res­pon­sa­ble se le ocu­rri­ría ne­gar sus pe­li­gros. Las le­yes son ne­ce­sa­rias, pe­ro no bas­tan. Aun­que si se ha­cen, de­be­ría ser tam­bién pa­ra ha­cer­las cum­plir. Las cam­pa­ñas di­sua­so­rias y edu­ca­ti­vas de­ben acom­pa­ñar el tra­ba­jo de le­gis­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.