Al­ha­ra­cas

La Voz de Galicia (Barbanza) - Barbanza local - - BARBANZA-MUROS-NOIA - Ali­cia Fer­nán­dez

Aho­ra que a cuen­ta de las tram­pas en más­te­res y doc­to­ra­dos an­da el ga­lli­ne­ro al­bo­ro­ta­do y con el ala pu­ris­ta ra­di­cal dán­do­se gol­pes de pe­cho por las ca­lles y ba­res de es­te país, con­ven­dría re­cor­dar que el em­bus­te es de­por­te na­cio­nal, que lo ha­ce­mos con pas­mo­sa tran­qui­li­dad y sin son­ro­jar­nos, has­ta cuan­do no hay mo­ti­vo; nos sa­le de den­tro de for­ma na­tu­ral, es con­sus­tan­cial al in­di­vi­duo e «in­di­vi­dua», fi­ja­do a fue­go en el ADN es­pa­ñol. Y ca­ta­lán. Que, co­mo en lo del trin­que y el so­borno, los po­lí­ti­cos son tan so­lo una re­pre­sen­ta­ción, gra­na­da eso sí, de nues­tra so­cie­dad, que no son alie­ní­ge­nas que se ha­yan caí­do de su na­ve, por ca­sua­li­dad, en es­ta roí­da piel de to­ro. Sí es ver­dad que en ese te­rreno, de tan en­co­mia­bles li­des, por sus ca­rac­te­rís­ti­cas, la lu­na bri­lla más y me­jor.

Les pon­go un ejem­plo de an­dar por ca­sa. A prin­ci­pios de ju­lio se de­cía que se ro­za­ba el lleno en la hos­te­le­ría y que ca­si se ata­ban los pe­rros con lon­ga­ni­zas. A prin­ci­pios de sep­tiem­bre que agos­to ha­bía si­do me­jor y que en cier­ta me­di­da se pa­lia­ba el pin­cha­zo de ju­lio. En el co­mer­cio otro tan­to. Pe­ro lo cu­rio­so es que cuan­do las co­sas van bien tam­bién se mien­te re­ba­jan­do los da­tos reales. Pe­ro pa­sa en to­dos los sec­to­res y asun­tos: cuan­do se fa­ci­li­tan da­tos de con­fian­za en la eco­no­mía, de ín­di­ces de de­lin­cuen­cia, de da­tos de em­pre­sas —¡el Po­pu­lar ba­tió re­cords!— gran­des y pe­que­ñas,…

Esa es la reali­dad. Y po­de­mos mi­rar ha­cia otro la­do y sil­bar, pe­ro es la reali­dad. Otra cues­tión es que en la po­lí­ti­ca los már­ge­nes de ma­nio­bra se en­san­chan cual Del­ta del Ebro. Pe­ro en mo­do al­guno es el prin­ci­pio o el fi­nal del pro­ble­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.