«La se­gu­ri­dad to­tal no exis­te, es una uto­pía. Siem­pre va a ha­ber de­li­tos»

Des­ta­ca que los ni­ve­les de de­lin­cuen­cia en Ri­bei­ra es­tán por de­ba­jo de la me­dia na­cio­nal y ga­lle­ga

La Voz de Galicia (Barbanza) - Barbanza local - - BARBANZA-MUROS-NOIA - ANA LORENZO

Cuan­do es­ta­ba ter­mi­nan­do la ca­rre­ra de De­re­cho en Ovie­do, un co­no­ci­do le ha­bló de la po­si­bi­li­dad de pre­sen­tar­se a las opo­si­cio­nes pa­ra ins­pec­tor de la Po­li­cía Na­cio­nal, una opor­tu­ni­dad que Saúl Díaz (Gi­jón, 1972) no de­jó es­ca­par. Tras los dos años en la aca­de­mia de Ávi­la, reali­zó el pe­río­do de prác­ti­cas en la co­mi­sa­ría Vi­go, «por­que era el des­tino que es­ta­ba más cer­ca de mi ca­sa»; y, des­pués de ju­rar el car­go, en el 2001 se vino a Ri­bei­ra. Aquí ha for­ma­do par­te de las uni­da­des de la po­li­cía ju­di­cial en la lu­cha con­tra la ven­ta de dro­gas, en la de de­li­tos tec­no­ló­gi­cos, en la de ex­tran­je­ría, en la de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na y en la de ges­tión. Des­de el pa­sa­do mes de ju­nio, ocu­pa el car­go de je­fe en fun­cio­nes de la co­mi­sa­ría.

—¿Qué ba­lan­ce ha­ce de es­tos me­ses en el nue­vo car­go?

—To­da­vía es­toy asen­tán­do­me y ate­rri­zan­do, es­toy apren­dien­do a co­ger el há­bi­to dia­rio y a aten­der a co­sas que an­tes no te­nía que ha­cer. Es mu­cho tra­ba­jo de ges­tión, de con­trol po­li­cial de to­das las ac­ti­vi­da­des de la co­mi­sa­ría y de or­ga­ni­za­ción del per­so­nal. Lle­gar a je­fe de la co­mi­sa­ría era un re­to per­so­nal y la­bo­ral y, bueno, a ver co­mo lo sa­ca­mos ade­lan­te po­co a po­co.

—¿Es Ri­bei­ra una ciu­dad com­pli­ca­da por su ni­vel de de­lin­cuen­cia?

—Es­ta­dís­ti­ca­men­te, po­de­mos de­cir que Ri­bei­ra es una ciu­dad se­gu­ra, por­que la co­mi­sión de de­li­tos es­tá por de­ba­jo de la me­dia na­cio­nal y ga­lle­ga. Bien es cier­to que, aun­que se man­ten­gan los ni­ve­les de años an­te­rio­res, han re­pun­ta­do li­ge­ra­men­te los de­li­tos le­ves —las an­ti­guas fal­tas— re­la­cio­na­dos con es­ta­fas ban­ca­rias por In­ter­net y de da­ños en vehícu­los vin­cu­la­dos a ac­tos van­dá­li­cos.

—Aun­que los da­tos son bue­nos, se po­drían me­jo­rar y re­du­cir más la de­lin­cuen­cia.

—La se­gu­ri­dad to­tal no exis­te, es una uto­pía. Siem­pre va a ha­ber de­li­tos en una po­bla­ción, por­que la de­lin­cuen­cia es in­he­ren­te a la con­di­ción hu­ma­na. Po­de­mos de­cir que tam­bién es cí­cli­ca, pe­ro de­pen­de mu­cho de si los ha­bi­tua­les, que por suerte en es­ta zo­na son delincuentes co­mu­nes y no gran­des ban­das or­ga­ni­za­das que vie­nen de fue­ra de la co­mar­ca, es­tán en la cár­cel o en la ca­lle. Mu­chos pro­ble­mas y mu­chos ro­bos son de­bi­dos a que la gran ma­yo­ría de es­tos delincuentes co­mu­nes son con­su­mi­do­res de dro­ga.

—¿Qué ha­bría que ha­cer pa­ra in­ten­tar re­du­cir la ven­ta y el con­su­mo de es­tu­pe­fa­cien­tes?

—El te­ma de la dro­ga es com­pli­ca­do. Se in­ten­ta ha­cer con­tro­les y re­for­zar la vi­gi­lan­cia pa­ra ata­jar la ven­ta de es­tu­pe­fa­cien­tes, y se ha des­ar­ti­cu­la­do al­gún pun­to ne­gro. Pe­ro aca­bar con la dro­ga es una ta­rea im­po­si­ble.

—So­bre to­do cuan­do hay ca­ren­cias de per­so­nal. ¿Có­mo es­tá la plan­ti­lla de la co­mi­sa­ría?

—Aquí el per­so­nal es es­ca­so y es­tá por de­ba­jo de la me­dia na­cio­nal de ocu­pa­ción de una co­mi­sa­ría. Es­to las­tra nues­tro tra­ba­jo, pe­ro, por suerte, aún sien­do es­ca­so es gen­te muy im­pli­ca­da en la fun­ción po­li­cial y res­pon­sa­ble con sus ta­reas.

—¿Hay al­gu­na no­ve­dad so­bre la cons­truc­ción de la nue­va co­mi­sa­ría?

—El te­rreno es­tá ce­di­do ha­ce años a la Di­rec­ción Ge­ne­ral de la Po­li­cía y, al pa­re­cer, ha­bía in­ten­cio­nes de em­pe­zar la obra en bre­ve, pe­ro con los cam­bios de Go­bierno no ten­go co­no­ci­mien­to de cuán­do se ha­rá. Po­de­mos de­cir que la ac­tual se­de es­tá me­dia­na­men­te con­ser­va­da, pe­ro el prin­ci­pal pro­ble­ma es la fal­ta de es­pa­cio pa­ra po­der aten­der las ne­ce­si­da­des ac­tua­les de los fun­cio­na­rios.

CAR­ME­LA QUEIJEIRO

Saúl Díaz asu­mió a fi­na­les de ju­nio su nue­vo car­go al fren­te de la co­mi­sa­ría ri­bei­ren­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.