Las lar­gas ho­ras de la Noia vie­ja (y 3)

La Voz de Galicia (Barbanza) - Barbanza local - - BARBANZA-MUROS-NOIA -

Di­ce la cá­ba­la que el sie­te es el nú­me­ro de la per­fec­ción y el seis el de la feal­dad, el caos y la des­gra­cia ab­so­lu­ta. El tres lo atri­bu­yo por mi cuen­ta a un pun­to y se­gui­do. Qui­zás, en al­gún ca­so, a un pun­to y apar­te. La ma­yo­ría de las ve­ces, yo que no soy ca­ba­lis­ta y hu­yo de la al­qui­mia y la qui­me­ra, al nú­me­ro tres le otor­go esa le­ve­dad de los pun­tos sus­pen­si­vos que na­die sa­be adon­de nos lle­van. Por eso es­ta ter­ce­ra par­te de mis me­mo­rias de in­fan­cia no aca­ban aquí sino que, abra­za­das por el vien­to de mis días, apa­re­ce­rán una y otra vez en­tre lí­neas, ju­gan­do al es­con­di­te con las pa­la­bras o desafian­do a las tor­men­tas y las en­cal­ma­das que so­por­ta es­ta mi na­ve que sin ma­ri­ne­ros, ve­las, ti­món o ban­de­ra al­gu­na, ca­pi­ta­neo bus­can­do el puer­to úl­ti­mo más allá del ho­ri­zon­te.

Has­ta los diez 10, dor­mía en el úl­ti­mo pi­so de nues­tra ca­sa. Mi ven­ta­na era una claraboya so­bre la que pa­ti­na­ban las es­tre­llas, se es­tre­lla­ba la llu­via o se fil­tra­ba el ama­ne­cer co­mo un la­drón sin for­tu­na. Una no­che de ju­lio de los años cin­cuen­ta, me des­per­té so­bre­sal­ta­do. La lu­na me mi­ra­ba llo­ran­do lá­gri­mas ne­gras. Ate­rro­ri­za­do me cu­brí la ca­ra con la sá­ba­na y ve­lé ca­da ho­ra has­ta que la luz pro­di­gio­sa de la ma­ña­na me nar­co­ti­zó. Des­pués de co­mer vol­ví a la ca­lle pa­ra se­guir ju­gan­do al «non­che­to­co». Al­go, una som­bra sin som­bra, va­ga­ba so­bre los te­ja­dos en­cen­di­dos por el sol de la tar­de que el ve­rano du­ro ex­ten­día si­len­cio­so ha­cia la ría. Sú­bi­ta­men­te un ala­ri­do nun­ca oí­do atro­nó la to­rre de San Mar­ti­ño y Cu­rro aba­jo, in­cen­dió

ILUS­TRA­CIÓN MATALOBOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.