La pea­to­nal de Boi­ro

La Voz de Galicia (Barbanza) - Especial2 - - Opinión -

Uno de mis via­jes a es­te inol­vi­da­ble Boi­ro. Pa­so por de­lan­te de una de las te­rra­zas de la ca­lle pea­to­nal que ya ha de­ja­do atrás el in­vierno. Dos me­sas, dos ca­fés con le­che. Un jo­ven tie­ne de­lan­te su por­tá­til, y al la­do, otro es­tá le­yen­do La Voz de Ga­li­cia. No sé por qué, pe­ro el pri­me­ro no me da nin­gu­na en­vi­dia mien­tras que el se­gun­do, sí. Mi men­te iden­ti­fi­ca la pan­ta­lla con el tra­ba­jo, y el pa­pel, con el pa­rén­te­sis re­la­jan­te de las va­ca­cio­nes, pe­se a que las co­sas ha­ce un lus­tro que no pa­re­cen tan cla­ras. Tal vez am­bos chi­cos es­tén ha­cien­do lo mis­mo: en­te­rar­se de una no­ti­cia a tra­vés de la edi­ción im­pre­sa y on­li­ne del mis­mo dia­rio. O tal vez el pri­me­ro dis­fru­ta na­ve­gan­do por las re­des so­cia­les en su día li­bre, mien­tras que el se­gun­do se de­ses­pe­ra es­cru­tan­do anun­cios de ofer­tas la­bo­ra­les, o se in­dig­na con el es­ta­do del mun­do an­tes de vol­ver al ta­jo,

Los so­por­tes tec­no­ló­gi­cos de la cul­tu­ra y la in­for­ma­ción se han in­cor­po­ra­do a to­da ve­lo­ci­dad a nues­tra vi­da co­ti­dia­na. Sin em­bar­go, no soy el úni­co que, de for­ma in­cons­cien­te, re­la­cio­na lo di­gi­tal con lo la­bo­ral, y el pa­pel con el ocio. Hay en­cues­tas que se­ña­lan que mu­chos con­su­mi­do­res com­pran pe­rió­di­cos y re­vis­tas cuan­do quie­ren dis­fru­tar de tiem­po pa­ra ellos mis­mos, cuan­do rea­li­zan via­jes lar­gos y desean eva­dir­se de sus ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas. Tal vez se de­ba a que, cuan­do has aca­ba­do de leer una pu­bli­ca­ción im­pre­sa, ya es­tá, asun­to zan­ja­do, la pue­des arro­jar a un la­do, mien­tras que la pan­ta­lla ofre­ce ta­rea per­ma­nen­te e ilu­mi­na­da. No tie­ne pun­to fi­nal. No per­mi­te des­co­nec­tar por­que ac­tua­li­za cons­tan­te­men­te la in­for­ma­ción. Ade­más, es­tás le­yen­do al­go y entra un co­rreo elec­tró­ni­co, o un men­sa­je, y tus de­dos se van so­los a leer­los y arras­tran a los ojos. Un dia­rio ple­ga­do ba­jo el bra­zo no exi­ge aten­ción cons­tan­te, ni emi­te rui­di­tos que te re­cuer­dan la reunión de ma­ña­na.

Los cam­bios en los há­bi­tos de con­su­mo de la in­for­ma­ción van tan de­pri­sa que el so­por­te tra­di­cio­nal y fí­si­co de es­ta ha si­do sen­ten­cia­do y, al mis­mo tiem­po, ab­suel­to, ha muer­to y re­su­ci­ta­do con­ver­ti­do en un ele­men­to que in­clu­so te pue­de dar pres­ti­gio y es­ta­tus.

Por la la ca­lle pea­to­nal boi­ren­se se pue­den ver hom­bres y mu­je­res ur­ba­nas, cul­tas y re­fi­na­das, y el com­ple­men­to in­te­lec­tual, sea cual sea, fi­gu­re en so­por­te pa­pel o di­gi­tal, pro­yec­ta tan­to es­ti­lo co­mo la ro­pa que vis­ten.

No obs­tan­te, la lec­tu­ra de los pe­rió­di­cos se ha sim­pli­fi­ca­do y pa­ra re­mar­car que no se tra­ta de una si­tua­ción cir­cuns­tan­cial sino de al­go in­ten­cio­na­do, in­clu­so se ha di­se­ña­do un ex­qui­si­to por­ta dia­rios que evi­ta man­char­se las ma­nos de tin­ta. Un dia­rio ple­ga­do ba­jo el bra­zo ha­bla de tus gus­tos, afi­cio­nes, ni­vel cul­tu­ral, ideo­lo­gía... un dia­rio en la mano tie­ne su im­por­tan­cia. Sin em­bar­go, un dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co pue­de ser el tu­yo o el de tu ve­cino, no te dis­tin­gue de la mul­ti­tud co­mo ha­ce unos años, y no te ha­ce in­tere­san­te.

Apos­tar por la lec­tu­ra del pe­rió­di­co se con­vier­te en una vuel­ta al dis­fru­te dia­rio y mo­men­tá­neo que te da la se­gu­ri­dad de que no has per­di­do el pun­to de lec­tu­ra ter­tu­liano. Ade­más, el pe­rió­di­co ple­ga­do ba­jo el bra­zo no pe­sa, te de­ja mi­rar al ho­ri­zon­te y dis­fru­tar las va­ca­cio­nes del sol, en la pea­to­nal boi­ren­se, sin pel­mas que te ha­blen de fút­bol, po­lí­ti­ca o re­li­gión.

En es­te con­cu­rri­do vial de Boi­ro, el bom­bar­deo ter­tu­liano se per­ci­be con cla­ri­dad en cual­quier ca­fe­te­ría, en sus res­pec­ti­vas te­rra­zas de ve­rano, lo que se va cons­ta­tan­do a lo lar­go de un re­co­rri­do del que dis­fru­tan ca­da vez más vian­dan­tes, so­bre to­do du­ran­te las fies­tas de ve­rano. Pa­rar­se an­te cual­quier reunión de ac­ti­vi­dad pla­cen­te­ra co­mo esas con­ver­sa­cio­nes que nun­ca ter­mi­nan, se ase­me­ja a los mo­vi­mien­tos ca­da vez más ex­ten­di­dos a fa­vor de ali­men­tos na­tu­ra­les fren­te a la co­mi­da rá­pi­da, la vi­da sim­pli­fi­ca­da, el trans­por­te no con­ta­mi­nan­te, la cal­ma, el tiem­po per­so­nal y otras des­ace­le­ra­cio­nes que se agra­de­cen cuan­do uno dis­fru­ta de su tiem­po li­bre.

Los paseos por as te­rra­zas de la ca­lle pea­to­nal de Boi­ro te per­mi­ten cap­tar la ac­tua­li­dad de la vi­lla, tan­to en so­por­te pa­pel, co­mo di­gi­tal, pe­ro prin­ci­pal­men­te hu­mano.

Mu­chos con­su­mi­do­res com­pran pe­rió­di­cos y re­vis­tas pa­ra dis­fru­tar en su tiem­po li­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.