CAR­BA­LLO

DEL MAR DEL NOR­TE A LAS CAS­CA­DAS DEL SUR LOS 16 KI­LÓ­ME­TROS DE LI­TO­RAL ACO­GEN GRAN­DES PLA­YAS, UN ÁREA NA­TU­RAL IN­COM­PA­RA­BLE, O ES­PA­CIOS PA­RA DI­VER­SOS DE­POR­TES, POR EJEM­PLO EL SURF, DE FA­MA IN­TER­NA­CIO­NAL.

La Voz de Galicia (Barbanza) - Especiales1 - - Portada - S. G. RIAL TEXTO / ANA GARCÍA FO­TOS

Del mar del nor­te del Car­ba­llo a los lí­mi­tes que por el sur del mu­ni­ci­pio mar­ca, en­tre otros pun­tos, el río Ou­tón y la fer­ven­za de En­tre­cru­ces, hay unos 20 ki­ló­me­tros de me­dia que ofre­cen al vi­si­tan­te gran­des con­tras­tes pai­sa­jís­ti­cos en los que sin du­da go­bier­na el agua. Mar, cas­ca­das y bal­nea­rio con­for­man la esen­cia tu­rís­ti­ca del mu­ni­ci­pio, sin ol­vi­dar el res­to de la ri­que­za: el mon­te Ne­me, des­ta­ca­do mi­ra­dor de me­dio Ber­gan­ti­ños; el car­ba­llo de Vi­lar de Fran­cos, en Ar­tes, uno de los más lon­ge­vos y es­pec­ta­cu-

la­res de Ga­li­cia, y des­de lue­go un cas­co ur­bano ca­da día más ap­to pa­ra ca­mi­na­tas, con un lar­go paseo, en es­te ca­so de sur a nor­te si­guien­do el cur­so del río An­llóns, que en pri­ma­ve­ra y ve­rano ofre­ce re­lax y pai­sa­jes bu­có­li­cos en pleno co­ra­zón de Ber­gan­ti­ños

Ri­que­za

La­ra­cha, se ex­tien­den 16 ki­ló­me­tros de ru­ta azul (un sen­de­ro con es­te ga­lar­dón, ade­más de las tres pla­yas re­co­no­ci­das co­mo ta­les) de gran di­ver­si­dad. La laguna, la ma­ris­ma y —más ex­ten­sa­men­te— las du­nas de Bal­daio con­for­man un eco­sis­te­ma úni­co, ri­cos en flo­ra y fau­na. Ri­cas en to­do: ac­ti­vi­dad ma­ris­que­ra, ru­tas es­pe­cí­fi­cas, pa­seos de ma­de­ra y de are­na (en el área de Tu­ris­mo del Con­ce­llo de Car­ba­llo hay di­se­ña­das ru­tas es­pe­cí­fi­cas pa­ra ir a pie o en bi­ci­cle­ta), ob­ser­va­to­rio de aves, pla­ya fó­sil, me­ca de sur­fis­tas de to­do el mun­do y es­cue­la de fu­tu­ros de­por­tis­tas so­bre las ta­blas... El surf man­da, pe­ro no es la úni­ca ac­ti­vi­dad. El body­board; la pes­ca, sub­ma­ri­na y de costa, o el pa­ra­pen­te, son otras ac­ti­vi­da­des re­la­ti­va­men­te ha­bi­tua­les en el ve­rano. Tie­rra aden­tro, el de­por­te es otra de las esen­cias de Car­ba­llo, que ge­ne­ra flu­jos tu­rís­ti­cos im­por­tan­tes: fútbol, ba­lon­mano, baloncesto, ci­clis­mo, voley, hockey, atle­tis­mo, mo­tor, sal­va­men­to, ar­tes mar­cia­les.... En to­das las dis­ci­pli­nas hay com­pe­ti­cio­nes im­por­tan­tes que sir­ven pa­ra que mi­les de vi­si­tan­tes des­cu­bran los mu­chos en­can­tos car­ba­lle­ses. Pe­ro el li­to­ral se lle­va, y con ra­zón, la prin­ci­pal fa­ma tu­rís­ti­ca. No hay un mar: hay mu­chos. Des­de el mi­ra­dor na­tu­ral de San­ta Ma­ri­ña, en los lin­des de Malpica, has­ta las gru­tas y aún des­co­no­ci­das gru­tas de la Fur­na Fu­ra­da, ya al la­do de A

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.