MUXÍA

MUXÍA OFRE­CE UN LI­TO­RAL AGRESTE DEL QUE SE APRO­VE­CHAN SUR­FIS­TAS Y PER­CE­BEI­ROS. TRA­DI­CIÓN Y CO­CI­NA EX­QUI­SI­TA. ES­PI­RI­TUA­LI­DAD Y ODA A LA TRA­DI­CIÓN MA­RI­NE­RA

La Voz de Galicia (Barbanza) - Especiales1 - - Portada - MAR­TA LÓ­PEZ TEXTO / ANA GARCÍA, XESÚS BÚA FO­TOS

Muxía tie­ne un aura es­pe­cial, y uno no lle­ga a com­pren­der­la del to­do has­ta que no po­ne un pie en sus ca­lles y se em­pa­pa del mis­ti­cis­mo que des­pren­de es­ta lo­ca­li­dad. Fre­cuen­ta­da por pe­re­gri­nos que bus­can en el Ca­mi­ño el au­xi­lio es­pi­ri­tual, o de tu­ris­tas que lle­gan atraí­dos por el mis­te­rio que des­bor­dan sus le­yen­das, Muxía es esen­cial.

Una Bar­ca pe­ren­ne.

Co­mo el ave fé­nix, la Bar­ca re­sur­gió de sus ce­ni­zas tras ar­der trá­gi­ca­men­te en el 2013. A su ve­ra, pie­dras con vi­da pro­pia: la de los Ca­drís, cu­ran­de­ra, o la de Aba­lar, que re­sis­te co­mo pue­de a la len­gua fe­roz de los tem­po­ra­les. Vir­xe mi­la­grei­ra y sal­va­do­ra de ma­ri­ne­ros, la Bar­ca, gra­ba­da a fue­go en la iden­ti­dad mu­xia­na, aco­ge tam­bién una de las ro­me­rías más gran­des de Ga­li­cia, ce­le­bra­da anual­men­te en el mes de sep­tiem­bre.

El in­men­so Atlán­ti­co.

El de Muxía es un li­to­ral ri­co, sal­va­je y se­duc­tor. Al­gu­nas de sus pla­yas son per­fec­tas pa­ra dis­fru­tar de la so­le­dad, mien­tras que otras han ido ga­nán­do­se un nom­bre y han ido atra­yen­do a de­ter­mi­na­dos sec­to­res: Ne­mi­ña es es­pe­cial pa­ra los sur­fe­ros, mien­tras que las fa­mi­lias se de­can­tan por O La­go, ideal pa­ra que los pe­que­ños se den un chapuzón en el ria­chue­lo que co­nec­ta con el océano.

Ofi­cios de siem­pre.

Si icó­ni­ca es la ima­gen de la Bar­ca, icó­ni­ca lo es tam­bién la del con­grio pos­tra­do al sol. Muxía es uno de los úl­ti­mos lu­ga­res en los que se si­gue se­can­do de la ma­ne­ra tra­di­cio­nal, y han he­cho de es­te pro­duc­to su se­ña de iden­ti­dad cu­li­na­ria, jun­to con el ex­qui­si­to per­ce­be que se ex­trae de su agreste costa.

Fin del Ca­mino.

Si has­ta ci­neas­tas co­mo Mar­tin Sheen se han visto se­du­ci­dos por la idea de Muxía co­mo el fi­nal del ca­mino, no es de ex­tra­ñar que ca­da vez más pe­re­gri­nos eli­jan es­ta lo­ca­li­dad pa­ra des­pe­dir­se de su pe­ri­plo ca­mi­nan­te. Aquí en­cuen­tran una es­pec­ta­cu­lar ven­ta­na al océano, una úl­ti­ma opor­tu­ni­dad pa­ra po­ner sus ideas en or­den an­tes de re­to­mar la caó­ti­ca ru­ti­na de siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.