Las sa­cer­do­ti­sas que ve­lan por el fue­go sa­gra­do

La Voz de Galicia (Barbanza) - Especiales1 - - La Mujer -

La his­to­ria an­ti­gua no sue­le ser ge­ne­ro­sa con las mu­je­res, a las que nor­mal­men­te ni pres­ta­ba aten­ción ni re­co­no­cía su pa­pel en los prin­ci­pa­les he­chos que han mar­ca­do el de­ve­nir de los si­glos. Sin em­bar­go, y a pe­sar de las ob­vias de­sigual­da­des de la épo­ca, no po­de­mos ol­vi­dar que los re­gis­tros no siem­pre re­fle­jan la reali­dad, sino la ver­sión que se qui­so con­sig­nar de la mis­ma, lo que pro­vo­ca una in­jus­ta vi­sión del pa­sa­do.

Pa­ra di­fun­dir la im­por­tan­cia de la mu­jer en la his­to­ria de Lu­go Ro­mano na­ció la aso­cia­ción de las Vestales de Lu­cus Au­gus­ti. Ves­ta era la dio­sa del ho­gar, y a su nom­bre se con­sa­gra­ban las sa­cer­do­ti­sas ro­ma­nas de las que ex­trae su de­no­mi­na­ción es­te gru­po de mu­je­res que re­crea su templo.

La la­bor de las Vestales era pre­ser­var el fue­go sa­gra­do que pro­te­gía la ciu­dad ade­más de rea­li­zar ri­tua­les que no po­dían ejer­cer los co­le­gios sa­cer­do­ta­les mas­cu­li­nos. Eran re­co­no­ci­bles por su ves­ti­men­ta, to­tal­men­te blan­ca y co­ro­na­da con un to­ca­do ca­rac­te­rís­ti­co he­cho con la­na blan­ca y ro­ja, que se co­lo­ca­ba so­bre sus ca­be­llos, re­co­gi­dos y pei­na­dos en 7 tren­zas en­tre­cru­za­das. Siem­pre lle­va­ban la vit­ta, dis­tin­ti­vo de las mu­je­res res­pe­ta­bles de Ro­ma. In­clu­so en una so­cie­dad tan su­ma- men­te su­pers­ti­cio­sa y ma­chis­ta co­mo la ro­ma­na, las vestales te­nían un enor­me pres­ti­gio e in­clu­so po­der. Su va­lor re­li­gio­so ha­cía que fueran res­pe­ta­das y ado­ra­das por los ro­ma­nos, y tan gran­de era la con­fian­za que el pue­blo les te­nía que se les con­fia­ba la cus­to­dia de in­fi­ni­dad de do­cu­men­tos crí­ti­cos pa­ra el es­ta­do, re­li­quias y otros ob­je­tos va­lio­sos.

Eran, pues, gran­des las res­pon­sa­bi­li­da­des que te­nían, pe­ro tam­bién dis­fru­ta­ban de de­re­chos que no te­nían el res­to de mu­je­res y ni si­quie­ra al­gu­nos hom­bres: po­dían tes­tar y dis­po­ner de sus po­se­sio­nes aún vi­vien­do sus pa­dres, y se les re­ser­va­ba un lu­gar en los es­pec­tácu­los y de­más even­tos so­cia- les lo que en el rí­gi­do pro­to­co­lo ro­mano era to­do un sím­bo­lo de su po­der.

Las Vestales ha­cen una la­bor de in­ves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca en la que ba­san su re­crea­ción de dis­tin­tos ac­tos de la vi­da ro­ma­na, y se es­fuer­zan en reivin­di­car la fi­gu­ra fe­me­ni­na en la épo­ca, en­car­na­da en el im­por­tan­te pa­pel de las vestales. Rea­li­zan re­pre­sen­ta­cio­nes tea­tra­les ba­sa­das en la vi­da y los ri­tos es­ta­ta­les, ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas de la mu­jer de ha­ce dos mil años o la re­crea­ción de una par­te de la ca­sa de las vestales, un cam­pa­men­to que es­te año es­tre­na­rán y que ven­drá car­ga­do de no­ve­da­des.

FO­TO ÓS­CAR CE­LA

Las sa­cer­do­ti­sas en­cien­den el fue­go sa­gra­do al ini­cio de la fies­ta y lo apa­gan al fi­na­li­zar.

El fue­go pre­si­de la fies­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.