Na­za­reno. La luz vio­le­ta

La Voz de Galicia (Barbanza) - Especiales1 - - Entrevista - Ma­xi Ola­ria­ga

Ha­cía años que Da­niel Brel ha­bía de­ci­di­do ten­der al sol de A Po­bra su so­le­dad. Ha­cía mu­chí­si­mos so­les que sus pa­dres, des­pués de ren­dir el Ca­mino de San­tia­go, ha­bían pa­sa­do unos días en el gran de­sier­to de la pla­ya de Ca­bío, re­cién ter­mi­na­da la pri­me­ra gue­rra mun­dial. Un sol­da­do de for­tu­na ga­lle­go que se ha­bía alis­ta­do en el con­flic­to bus­can­do emo­cio­nes le con­tó mil le­yen­das del via­je que des­de cual­quier lu­gar del mun­do, gen­tes de to­da con­di­ción y pa­tria, em­pren­dían bus­can­do en Com­pos­te­la el con­sue­lo al do­lor in­so­por­ta­ble de vi­vir.

Los pa­dres de Da­niel Brel, des­pués de es­tre­nar sus ojos an­te el Pór­ti­co de la Glo­ria, orien­ta­dos por un lo­cuaz ta­ber­ne­ro, bus­ca­ron la mar de Arou­sa y ha­bi­ta­ron los are­na­les in­fi­ni­tos de Ca­bío que ser­vían de enaguas al océano aún in­co­rrup­to. Bajo la ar­bo­le­da que ro­dea­ba aquel mi­nu­to per­di­do en el gran re­loj de la eter­ni­dad, Jan Brel me­di­ta­ba otean­do el ho­ri­zon­te mien­tras su com­pa­ñe­ra Abi­gail mi­la­grea­ba pa­ra la ce­na una so­pa de za­naho­rias en un pu­che­ri­llo de cam­pa­ña. De pron­to, Jan se le­van­tó. Pu- so su mano en la fren­te a mo­do de vi­se­ra y cen­tró su vis­ta en un pun­to le­jano. «Fi­ja­te, Abi­gail. Fí­ja­te bien. Allí, don­de la mar se ocul­ta tras los pi­nos. ¿Lo ves?». «Sí,— con­tes­tó Abi­gail— es una luz vio­le­ta. Pa­re­ce co­mo si ca­mi­na­ra so­bre las aguas». Mon­ta­ron la tien­da, co­mie­ron un pan de hi­gos y se ba­ña­ron en­tre las es­pu­mas blan­cas en las que se es­tre­lla­ba la lu­na. Se que­da­ron en aquel are­nal más de dos me­ses es­pe­ran­do vol­ver a di­vi­sar la luz vio­le­ta sus­pen­di­da so­bre la mar.

De vuel­ta a Bél­gi­ca, en un tren des­tar­ta­la­do, Abi­gail sor­pren­dió a Jan: «Creo que es­toy em­ba­ra­za­da». Así era. A su tiem­po dio a luz a Da­niel, un mu­cha­cho há­bil y des­pier­to que re­ma­tó en Lo­vai­na sus es­tu­dios de Fi­lo­lo­gía. En aque­lla Uni­ver­si­dad ejer­ció co­mo pro­fe­sor. Cuan­do mu­rie­ron sus pa­dres, vi­si­tan­do su tum­ba una tar­de de sep­tiem­bre, vio ba­lan­ceán­do­se en el cie­lo la luz vio­le­ta de la que tan­to le ha­bían ha­bla­do. En­ton­ces qui­so vol­ver al lu­gar en el que ha­bía si­do con­ce­bi­do, y así lo hi­zo cuan­do se ju­bi­ló. Com­pró una ca­si­ta en Ca­bío y, en­tre­ga­do a la lec­tu­ra y a la charla con el es­ca­so ve­cin­da­rio, allí vi­vía des­de la pri­ma­ve­ra has­ta la oto­ña­da.

Una tar­de ya de­cli­nan­te, un ven­ta­rrón ines­pe­ra­do lo sor­pren­dió en la mar a bor­do de una lan­chi­ña con la que sa­lía a pro­bar el ar­te del cu­rri­cán. El sol se fu­gó pa­ra no ver la tra­ge­dia y, en un se­gun­do, la lan­cha nau­fra­gó de­vo­ra­da por el vien­to. Da­niel cha­po­tea­ba in­de­fen­so en me­dio de aquel tem­po­ral ines­pe­ra­do. El agua sa­la­da abra­sa­ba sus pul­mo­nes y con sus ma­nos su­pli­can­tes lle­gó a to­car el man­to he­la­do de la muer­te. En­ton­ces la vio. La luz vio­le­ta se acer­ca­ba a él ca­mi­nan­do so­bre la mar. «¡Sí­gue­me!», di­jo. Da­niel con­si­guió er­guir­se y se­guir ca­mi­nan­do so­bre las olas a aque­lla luz que lo guio has­ta la pla­ya don­de, ex­te­nua­do, se des­va­ne­ció. Lo des­per­tó el sol atre­vi­do de las ma­ña­nas y pu­do ver co­mo las hue­llas vio­le­tas de su sal­va­dor se per­dían en la are­na hú­me­da. Des­de aquel mis­mo año, Da­niel pro­ce­sio­nó bajo su ataúd si­guien­do el ca­mino del Na­za­reno en A Po­bra. A na­die con­tó por qué lo ha­cía.

Te­nía no­ven­ta años cuan­do pa­gó a unos mu­cha­chos pa­ra que le lle­va­ran a hom­bros ya que te­nía di­fi­cul­ta­des pa­ra ca­mi­nar. El día se­ña­la­do, Da­niel Brel se me­tió en el ataúd con su me­jor tra­je y, an­te la ex­tra­ñe­za de la gen­te, los cua­tro jó­ve­nes lo al­za­ron en­tre la mul­ti­tud que se­guía el au­ra má­gi­ca del hom­bre de Na­za­reth.

Des­de su úl­ti­ma re­si­den­cia, sus­pen­di­da en me­dio de los cie­los, Da­niel Brel vio por úl­ti­ma vez la luz vio­le­ta vo­lan­do co­mo una go­lon­dri­na so­bre los árboles. «Sí­gue­me, Da­niel», le de­cía. La pro­ce­sión se de­tu­vo a las puer­tas de la igle­sia y los por­tea­do­res del ataúd de­po­si­ta­ron so­bre la ca­lle su car­ga. Fue en­ton­ces cuan­do to­do el gen­tío, sor­pren­di­do por la vi­sión, se arro­di­lló so­bre las ace­ras ala­ban­do el nom­bre de Dios. Da­niel Brel ha­bía des­apa­re­ci­do. El Na­za­reno se lo ha­bía lle­va­do pa­ra te­ner­le con él en­tre los ele­gi­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.