La so­cie­dad ga­lle­ga le po­ne nom­bre a la cau­sa de la vio­len­cia de gé­ne­ro: el ma­chis­mo

Tras el im­pul­so de los mo­vi­mien­tos fe­mi­nis­tas, es­te 25N trae más de­nun­cias, más pro­tec­ción le­gal pa­ra las mu­je­res, más ti­tu­la­res y más me­di­das de la Ad­mi­nis­tra­ción

La Voz de Galicia (Barbanza) - Especiales1 - - En Portada - S. CA­RREI­RA

El mo­vi­mien­to #MeToo, la res­pues­ta es­pa­ño­la en las ca­lles y des­pa­chos el 8 de mar­zo y el Pac­to de Es­ta­do con­tra la Vio­len­cia de Gé­ne­ro ha­cen de es­te do­min­go un día es­pe­cial. No por­que ha­ya des­apa­re­ci­do el pro­ble­ma o si­quie­ra se ha­yan re­du­ci­do las es­ca­lo­frian­tes ci­fras de muer­te y mal­tra­to, sino por­que la mi­ra­da de la so­cie­dad ha­cia las mu­je­res se es­tá ha­cien­do más re­fle­xi­va. La muer­te vio­len­ta en el en­torno de la pa­re­ja (o por aco­sa­do­res) si­gue sien­do la pri­me­ra cau­sa de muer­te de las mu­je­res de en­tre 15 y 45 años en el mun­do, pe­ro aho­ra se se­ña­la sin ru­bor la gé­ne­sis de ese com­por­ta­mien­to: el ma­chis­mo en la so­cie­dad.

De eso no se es­ca­pan ni ri­cos ni po­bres, y ayer mis­mo la pre­si­den­ta del Con­gre­so de los Dipu­tados, Ana Pas­tor, re­cor­da­ba có­mo al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción la til­dan de «ins­ti­tu­triz» pa­ra des­ca­li­fi­car su fun­ción de or­ga­ni­za­ción y lla­ma­mien­to al or­den du­ran­te las se­sio­nes.

No es una la­cra

El mal­tra­to y la vio­len­cia de gé­ne­ro no son una la­cra ni un vi­rus. Son fru­to de una pro­fun­da de­sigual­dad en la so­cie­dad que arran­ca an­tes de na­cer las ni­ñas. La di­fe­ren­cia es que la ciu­da­da­nía se em­pie­za a dar cuen­ta y eso tie­ne con­se­cuen­cias, en­tre las que des­ta­can cua­tro.

Pri­me­ro, su­po­ne que au­men­tan las de­nun­cias. En los seis pri­me­ros me­ses de es­te año, en Ga­li­cia se re­co­gie­ron 3.000 de­nun­cias, se ca­na­li­za­ron 4.751 con­sul­tas en los cen­tros de in- for­ma­ción a mu­je­res mal­tra­ta­das, se fa­ci­li­ta­ron 600 con­sul­tas psi­co­ló­gi­cas, 293 víc­ti­mas re­ci­bie­ron ayu­das pa­ra co­men­zar una nue­va vi­da le­jos de su mal­tra­ta­dor y 90 mu­je­res y 74 me­no­res fue­ron aco­gi­dos en cen­tros es­pe­cia­li­za­dos.

En se­gun­do lu­gar, tam­bién im­pli­ca más pa­sos le­gis­la­ti­vos. Ayer se su­po que el Tri­bu­nal Su­pre­mo es­ta­ble­ce por pri­me­ra vez que la cir­cuns­tan­cia agra­van­te de gé­ne­ro de­be apli­car­se en to­dos los ca­sos en los que la vio­len­cia se di­ri­ja con­tra una mu­jer por el me­ro he­cho de ser­lo, in­de­pen­dien­te­men­te de que ha­ya o no re­la­ción en­tre el agre­sor y la víc­ti­ma. Y en el Par­la­men­to de Ga­li­cia se apro­bó una pro­po­si­ción de ley de En Ma­rea pa­ra me­jo­rar el tra­to re­ci­bi­do por las víc­ti­mas de vio­len­cia de gé­ne­ro en de­pen­den­cias ju­di- cia­les, con al­go tan sen­ci­llo co­mo un es­pa­cio di­fe­ren­te al que ocu­pa su mal­tra­ta­dor cuan­do van a de­cla­rar o a jui­cio. In­clu­ye la con­so­li­da­ción de la de­cla­ra­ción por vi­deo­con­fe­ren­cia co­mo un de­re­cho bá­si­co al que se pue­da aco­ger la mu­jer que así lo ne­ce­si­te.

Y por su­pues­to, no fal­ta la ac­ción, la ter­ce­ra pa­ta de es­te cam­bio. La Xun­ta de Ga­li­cia ya tie­ne pre­pa­ra­do un plan que se desa­rro­lla­rá so­bre to­do en el 2019 con 14 nue­vas me­di­das, que abar­can as­pec­tos tan di­fe­ren­tes co­mo que la Xun­ta in­dem­ni­za­rá con 7.000 eu­ros a los hi­jos me­no­res de 25 años de las mu­je­res ase­si­na­das por vio­len­cia ma­chis­ta (han si­do tres en Ga­li­cia en lo que va de año) y pa­ga­rá sus se­pe­lios. Se rea­li­za­rán con­ve­nios con di­fe­ren­tes oe­ne­gés pa­ra fa­vo­re­cer el de- sa­rro­llo de pro­gra­mas en el ru­ral, por ejem­plo, don­de la de­tec­ción y de­nun­cia de los ca­sos se en­cuen­tra con la di­fi­cul­tad aña­di­da de una co­mu­ni­dad so­cial muy pe­que­ña. Tam­bién se pre­vé un pro­gra­ma pa­ra que las mu­je­res mal­tra­ta­das con hi­jos pue­dan dis­fru­tar de unas va­ca­cio­nes jun­tos, y re­cons­truir así las re­la­cio­nes ma­ter­no­fi­lia­les, re­sen­ti­das por las ten­sio­nes que la vio­len­cia ma­chis­ta ge­ne­ra.

La si­guien­te me­di­da de la Xun­ta es la sen­si­bi­li­za­ción. Y ese es el cuar­to as­pec­to que cam­bia es­te año con res­pec­to a otros: tras el 8M, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­tán mo­di­fi­can­do su mi­ra­da ha­cia el ma­chis­mo de la so­cie­dad, y eso se tra­du­ce en ti­tu­la­res más exac­tos (las mu­je­res no mue­ren, las ma­tan) y tra­ta­mien­tos más res­pe­tuo­sos ha­cia las víc­ti­mas.

La so­cie­dad ha de­ja­do de cul­pa­bi­li­zar a la mu­jer por no de­tec­tar y de­nun­ciar la vio­len­cia de gé­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.