Tec­no­lo­gía, ar­te y de­por­te pa­ra mos­trar a pe­que­ños y ma­yo­res un gran pro­ble­ma

La Xun­ta pri­ma la edu­ca­ción y la in­for­ma­ción pa­ra pre­ve­nir ac­ti­tu­des ma­chis­tas

La Voz de Galicia (Barbanza) - Especiales1 - - El Pulso De La Calle - S. CA­BRE­RO

La vio­len­cia ma­chis­ta se ha an­cla­do de tal for­ma en­tre no­so­tros que hay mu­chos que ven nor­ma­les com­por­ta­mien­tos que no lo son. Los jó­ve­nes son uno de los co­lec­ti­vos que más preo­cu­pan a los ex­per­tos. Uno de ca­da cua­tro ya ve nor­mal el tra­to ve­ja­to­rio a las mu­je­res. Y uno de ca­da tres con­si­de­ra inevi­ta­ble o in­clu­so acep­ta­ble en al­gu­nas cir­cuns­tan­cias im­pe­dir a su pa­re­ja que vea a su fa­mi­lia o amis­ta­des, no per­mi­tir que el otro tra­ba­je o es­tu­die o de­cir­le co­sas que pue­de o no pue­de ha­cer. Es­te ti­po de ac­ti­tu­des son vis­tas por gran par­te de la so­cie­dad más jo­ven co­mo al­go ab­so­lu­ta­men­te nor­mal. Lo que se co­no­ce co­mo la vio­len­cia de con­trol es­tá exa­ge­ra­da­men­te pre­sen­te en­tre las mu­je­res de 16 a 19 años. Di­cen la gran ma­yo­ría de los jó­ve­nes — más del 90 %— que la vio­len­cia de gé­ne­ro es inacep­ta­ble. Pe­ro no to­das las for­mas de vio­len­cia ge­ne­ran el mis­mo re­cha­zo por su par­te.

Ti­ra­mos otra vez de en­cues­tas pa­ra ilus­trar par­te del pro­ble­ma. Y es que más de un 21 % de los es­pa­ño­les de en­tre 15 y 29 años pien­san que la vio­len­cia de gé­ne­ro es un te­ma «que es­tá po­li­ti­za­do y que se exa­ge­ra mu­cho».

Pa­ra los más jó­ve­nes no hay vio­len­cia ma­chis­ta si no se pro­du­cen con­duc­tas ex­plí­ci­ta­men­te vio­len­tas. Pe­ro an­tes de lle­gar a ese pun­to hay mu­chos pro­ble­mas que erra­di­car. El con­trol, la in­va­sión de la pri­va­ci­dad o los celos se re­pi­ten ca­da día en las pa­re­jas más jó­ve­nes sin que mu­chos sean cons­cien­tes de que es­tán sien­do víc­ti­mas de un ti­po de vio­len­cia de gé­ne­ro tan pe­li­gro­sa co­mo cual­quier otra. Y las au­to­ri­da­des ya se han pues­to ma­nos a la obra.

La edu­ca­ción, la con­cien­cia­ción y la di­fu­sión de la in­for­ma­ción son las prin­ci­pa­les pa­tas con las que cuen­ta la ad­mi­nis­tra­ción ga­lle­ga pa­ra pe­lear con­tra es­te pro­ble­ma.

Nue­vas tec­no­lo­gías Una app pa­ra las víc­ti­mas

Las nue­vas tec­no­lo­gías se han con­ver­ti­do en una de las me­jo­res vías pa­ra lle­gar a to­dos los ciu­da­da­nos. Hoy en día prác­ti­ca­men­te to­do el mun­do tie­ne un mó­vil en su ha­ber. Por ello, la Xun­ta ofre­ce la apli­ca­ción Es- capp, una he­rra­mien­ta di­se­ña­da pa­ra in­for­mar y apo­yar a las mu­je­res que su­fren vio­len­cia de gé­ne­ro y a cual­quier per­so­na que de­tec­te en su en­torno una po­si­ble si­tua­ción de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas. El pro­gra­ma ofre­ce in­for­ma­ción ac­ce­si­ble y sen­ci­lla a tra­vés del te­lé­fono mó­vil, apro­ve­chan­do el po­ten­cial de las nue­vas tec­no­lo­gías.

Es­ta app tie­ne ocho me­nús sen­ci­llos y prác­ti­cos en los que re­su­me to­da la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria: pri­mei­ros si­nais do mal­tra­to, qué fa­cer, tips pa­ra a túa se­gu­ri­da­de, pre­gun­tas fre­cuen­tes, pre­to de min, di­rec­to­rio, cha­ma e in­fór­ma­te y ga­le­ría au­dio­vi­sual.

Di­ri­gi­da a las víc­ti­mas, Es­capp per­mi­te ob­te­ner in­for­ma­ción de apo­yo y ac­ce­der a los re­cur­sos de in­te­rés y pró­xi­mos a su lo­ca­li­za­ción. To­do ello, de una for­ma ágil, sen­ci­lla, in­tui­ti­va, gra­tui­ta y so­bre to­do con­fi­den­cial ya que la apli­ca­ción es­tá di­se­ña­da pa­ra que se ins­ta­le de for­ma dis­cre­ta en el me­nú del te­lé­fono. Así, so­lo la im­pli­ca­da sa­brá que dis­po­ne de una apli­ca­ción so­bre vio­len­cia de gé­ne­ro y a la que so­lo ella po­drá ac­ce­der a tra­vés de una con­tra­se­ña.

Pre­ve­nir agre­sio­nes

Den­tro del mer­ca­do de las apli­ca­cio­nes, tam­bién se en­cuen­tra Agre­sión OFF, una app ins­ti­tu­cio­nal de la Xun­ta de Ga­li­cia que ofre­ce in­for­ma­ción útil y con­se­jos pa­ra evi­tar y pre­ve­nir agre­sio­nes se­xua­les, así co­mo las pau­tas pa­ra sa­ber a qué lu­ga­res tie­ne que di­ri­gir­se el in­tere­sa­do pa­ra ob­te­ner ma­yor apo­yo e in­for­ma­ción.

Con­ce­llos Ac­tuar en­tre los ve­ci­nos des­de la cer­ca­nía

Ac­tual­men­te un to­tal de 199 con­ce­llos es­tán ad­he­ri­dos a la Re­de de en­ti­da­des lo­cais en con­tra da vio­len­cia de xé­ne­ro. O lo que es lo mis­mo, un 63,58 % de los con­ce­llos de Ga­li­cia con­for­man es­ta red cu­yo ob­je­ti­vo es bus­car el re­cha­zo so­cial e ins- ti­tu­cio­nal de la la­cra que su­po­ne la vio­len­cia con­tra las mu­je­res. Des­de la cer­ca­nía de los con­ce­llos se pue­de sen­si­bi­li­zar a la po­bla­ción y bus­car su com­pro­mi­so e im­pli­ca­ción en con­tra de la mis­ma. Ade­más, a tra­vés de to­da cla­se de me­di­das se pue­den fo­men­tar mo­de­los al­ter­na­ti­vos de con­vi­ven­cia ba­sa­dos en el res­pe­to y en la igual­dad.

El mó­vil Con­cien­ciar de los pe­li­gros des­de pe­que­ños

Ex­po­si­cio­nes, tea­tro y obra­doi­ros son so­lo al­gu­nas de las ac­ti­vi­da­des que se desa­rro­llan co­mo vía de con­cien­cia­ción. Un ejem­plo de ello son los obra­doi­ros edu­ca­ti­vos «Vio­len­cia de xé­ne­ro e o no­vo con­tex­to di­xi­tal», di­ri­gi­dos a ni­ños y ado­les­cen­tes pre­fe­ren­te­men­te ex­pues­tos a si­tua­cio­nes de vio­len­cia de gé­ne­ro. A tra­vés de es­ta ac­ti­vi­dad, los más jó­ve­nes po­drán co­no­cer y pre­ve­nir nue­vas for­mas de vio­len­cia que sur­gen en el con­tex­to di­gi­tal co­mo la ci­ber­vio­len­cia de gé­ne­ro, el groo­ming o el sex­ting.

Pro­te­ger­se De­fen­sa per­so­nal

Tam­bién se ofre­ce­rá en 26 con­ce­llos cur­sos de adies­tra­mien­to fí­si­co y psí­qui­co pa­ra crear pro­to­co­los de ac­tua­ción pa­ra di­ver-

sas si­tua­cio­nes. Con al­gu­nas no­cio­nes bá­si­cas de de­fen­sa per­so­nal y au­to­ca­pa­ci­da­des —que im­par­ti­rán mo­ni­to­res es­pe­cia­lis­tas en de­fen­sa per­so­nal e in­te­gran­tes de la Fe­de­ra­ción Ga­le­ga de Loi­ta— las víc­ti­mas ad­qui­ri­rán al­gu­nas in­tere­san­tes fór­mu­las pa­ra de­fen­der­se.

Tea­tro To­par­se con la reali­dad des­de la fic­ción

A tra­vés de sen­ci­llas pues­tas en es­ce­na, mu­chos pue­den ana­li­zar los ro­les de gé­ne­ro que trans­mi­ten las can­cio­nes de te­má­ti­ca amo­ro­sa. Por mu­cho que pue­da pa­re­cer una cues­tión de du­do­sa im­por­tan­cia, la cul­tu­ra po­pu­lar y la mú­si­ca pue­den ayu­dar mu­cho a erra­di­car la vio­len­cia ma­chis­ta. Y el pri­mer pa­so es dar­se cuen­ta de lo que es­cu­cha­mos en la ra­dio a dia­rio. «Te es­ta­ré mi­ran­do» es la tra­duc­ción al cas­te­llano del po­pu­lar te­ma de The Po­li­ce I’ll be wat­ching you, tí­tu­lo que da nom­bre a una ac­ti­vi­dad tea­tral di­ri­gi­da a los ado­les­cen­tes. Mu­chos se po­drán dar cuen­ta de que las can­cio­nes no son tan ino­cen­tes co­mo pa­re­cen.

Ar­te Ex­po­si­cio­nes pa­ra en­ten­der

El ar­te tam­bién nos en­se­ña. Y mu­cho. La ex­po­si­ción Á Vio­len­cia de Xé­ne­ro… Di­lle NON! mos- tra­rá ilus­tra­cio­nes y grá­fi­cos di­ri­gi­dos a los más jó­ve­nes, con el fin de que re­co­noz­can, iden­ti­fi­quen y re­cha­cen con­duc­tas se­xis­tas y tó­xi­cas en sus re­la­cio­nes.

Tam­bién se en­cuen­tra en mar­cha la ex­po­si­ción Car­tas

de Amor, en la que di­ver­sos ar­tis­tas mos­tra­rán ilus­tra­cio­nes so­bre la vio­len­cia. Ade­más, irá acom­pa­ña­da de un obra­doi­ro prác­ti­co que per­mi­ti­rá a los jó­ve­nes to­mar más con­cien­cia so­bre el pro­ble­ma.

In­for­mar­se Te­ra­pia y char­las pa­ra pe­que­ños y ma­yo­res

Ade­más de to­das es­tas me­di­das de con­cien­cia­ción, la Xun­ta ha pues­to en mar­cha otro pu­ña­do de ac­ti­vi­da­des que se desa­rro­lla­rán en di­fe­ren­tes con­ce­llos de Ga­li­cia. Hay pro­gra­mas de to­do ti­po y de lo más dis­pa­res. Des­de el pro­gra­ma de ase­so­ra­mien­to y te­ra­pia fa­mi­liar con ni­ños y ni­ñas que ha­yan su­fri­do de ma­ne­ra di­rec­ta o in­di­rec­ta la vio­len­cia de gé­ne­ro has­ta la pro­yec­ción del cor­to Mi­ña y la char­la de­ba­te con pro­fe­sio­na­les so­bre el abor­da­je de la vio­len­cia ma­chis­ta en el ám­bi­to ve­ci­nal.

Tam­bién se ofre­ce­rán char­las in­for­ma­ti­vas a car­go del per­so­nal del Cen­tro de Re­cu­pe­ra­ción In­te­gral so­bre las con­se­cuen­cias de es­ta la­cra.

FOTO M. MISER

La edu­ca­ción es una de las gran­des apues­tas de la Xun­ta pa­ra erra­di­car la vio­len­cia

Las ac­ti­vi­da­des di­ri­gi­das a ado­les­cen­tes son una cues­tión cla­ve. Ellos son el fu­tu­ro

El de­por­te tam­bién tra­ta de con­cien­ciar su­mán­do­se a las cam­pa­ñas de la ad­mi­nis­tra­ción ga­lle­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.