“Una can­ción co­mo ‘La ma­ta­ré’ hoy se­ría un escándalo”

Es uno de los me­jo­res letristas de los 80, au­tor de te­mas mí­ti­cos co­mo «Ca­di­llac so­li­ta­rio», «El rit­mo del ga­ra­je» o «La ma­ta­ré», per­so­na­je cla­ve de La Mo­vi­da y au­tor de «Co­rre, roc­ker», li­bro de re­fe­ren­cia so­bre aque­lla ex­plo­sión de li­ber­tad

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - ENTREVISTA . EL LETRISTA DE LOS OCHENTA - TEX­TO: EN­RI­QUE CLE­MEN­TE

ste cin­cuen­tón que aho­ra vis­te tra­je y cor­ba­ta y pa­re­ce un eje­cu­ti­vo no re­cuer­da a aquel jo­ven arro­gan­te y desata­do que fue com­po­si­tor y gui­ta­rris­ta de Lo­qui­llo y Los Tro­glo­di­tas, per­so­na­je cla­ve de la Mo­vi­da ma­dri­le­ña y yon­qui. Sa­bino Mén­dez (Bar­ce­lo­na, 1961) ha evo­lu­cio­na­do, fue fun­da­dor de Ciu­ta­dans y se ha con­ver­ti­do en un repu­tado es­cri­tor, au­tor de li­bros co­mo Ho­tel Tie­rra o Li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal. Aho­ra se re­edi­ta Co­rre, roc­ker. Cró­ni­ca per­so­nal de

los ochen­ta (Anagra­ma) pu­bli­ca­do en el año 2000. «Pa­ra los jó­ve­nes es un des­cu­bri­mien­to de una épo­ca que no co­no­cen y les im­pre­sio­na», ase­gu­ra.

—En su li­bro ha­ce una crí­ti­ca de­mo­le­do­ra de Lo­qui­llo, que era su ami­go des­de la ado­les­cen­cia, al que re­tra­ta co­mo fal­so, mi­só­gino y pre­po­ten­te.

—El Lo­qui­llo de aque­lla épo­ca era así, pe­ro es que yo tam­bién lo era. En aque­llos tiem­pos el mun­do era mu­cho más ma­chis­ta que aho­ra, has­ta las mu­je­res lo eran. Yo me tra­to de la mis­ma ma­ne­ra im­pla­ca­ble que a él. Me pon­go de nar­ci­sis­ta, egoís­ta y mu­cho más es­tú­pi­do de lo que creía. El Lo­qui­llo ac­tual y yo so­mos muy di­fe­ren­tes. Aho­ra te­ne­mos una re­la­ción es­tu­pen­da, so­mos ami­gos, va­mos a ce­nar, ha­ce­mos co­sas jun­tos. Creo que des­cri­bir­nos en el li­bro con tan­ta du­re­za, cruel­dad y hon­ra­dez nos sir­vió pa­ra ser cons­cien­tes de nues­tros de­fec­tos y cam­biar.

—¿Us­ted creó a Lo­qui­llo?

—In­te­lec­tual­men­te creé el con­cep­to, pe­ro lue­go él lo hi­zo su­yo, por­que es muy ins­tin­ti­vo y aho­ra ha­ce le­tras y can­cio­nes si­guien­do ese pa­trón. Yo in­ter­pre­ta­ba los da­tos que él me da­ba, su pin­ta, su fi­gu­ra, su for­ma de mo­ver­se y le da­ba la pa­la­bra. Pe­ro tam­bién mis can­cio­nes sin Lo­qui­llo no ha­brían si­do lo que son. Apor­té la fa­ce­ta li­te­ra­ria y él la icó­ni­ca y es­cé­ni­ca, por­que Lo­qui­llo es co­mo el Johnny Ha­lli­day es­pa­ñol, el icono del rock de cier­ta épo­ca.

—Car­los Za­nón di­ce en el pró­lo­go que us­ted es el me­jor com­po­si­tor de rock de los 80 jun­to a An­to­nio Ve­ga.

—Yo in­clui­ría a Jaime Urrutia, San­tia­go Au­se­rón, Ki­ko Ve­neno, al tán­dem Mar­tín-Ca­sas, de Bur­ning... Era muy agra­da­ble sen­tir­te ro­dea­do de gen­te que te­nía mu­cha ca­pa­ci­dad pa­ra con­tar his­to­rias en el for­ma­to bre­ve de la can­ción po­pu­lar, ca­da uno con su es­ti­lo, lo que lo ha­cía muy in­tere­san­te. Nos veía­mos y char­lá­ba­mos en los ba­res, es­tá­ba­mos aten­tos a qué iba a ha­cer el otro, era co­mo una com­pe­ti­ción de­por­ti­va, a ver si ha­go al­go me­jor y los su­pero, una ba­la­da me­jor que Cua­tro ro­sas. Eso nos re­ali­men­tó a to­dos y ex­pli­ca aquel flo­re­ci­mien­to.

—¿Le gus­ta el tér­mino Mo­vi­da?

—De al­gu­na ma­ne­ra ha­brá que lla­mar­lo. Si ha ha­bi­do un pac­to con­ven­cio­nal en­tre los ha­blan­tes ha­brá que de­no­mi­nar­lo así. Al prin­ci­pio ca­si to­dos los que com­po­nía­mos esa es­ce­na odiá­ba­mos la pa­la­bra, por­que nos con­si­de­rá­ba­mos Nue­va Ola, co­mo la

Nou­ve­lle Va­gue del ci­ne pe­ro en la mú­si­ca po­pu­lar. Lue­go la pa­la­bra hi­zo for­tu­na y le pier­des la ma­nía. Sir­ve pa­ra des­cri­bir aque­lla épo­ca.

—¿Qué di­fe­ren­cias ve en­tre aque­llos años 80 y la épo­ca ac­tual?

—No­so­tros pro­ta­go­ni­za­mos una dé­ca­da pro­di­gio­sa que se ca­rac­te­ri­zó por una ex­plo­ra­ción de la li­ber­tad to­tal. No es po­ner­me en plan abue­lo pro­tes­tón, pe­ro lo de aho­ra nos pa­re­ce pa­ca­to, neo­pu­ri­tano y mo­ji­ga­to a ni­vel po­lí­ti­co ins­ti­tu­cio­nal, aun­que en la ca­lle ha­ya las mismas an­sias de li­ber­tad. Hay una pe­lea en­tre el len­gua­je po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to y la reali­dad de la ca­lle.

—¿Qué le pa­re­ce que se con­de­ne a la cár­cel a ra­pe­ros?

—Des­pro­por­cio­na­do. Pe­ro el rap es lo de me­nos, a Val­tonyc se le con­de­na por ame­na­zas, no por ra­pear. Si en una le­tra ame­na­zas o pi­des la muer­te de al­guien por­que lo can­tes no es me­nos ame­na­za. Lo que con­si­de­ro des­pro­por­cio­na­do es que por eso te con­de­nen a tres años y me­dio de cár­cel. Pe­ro la li­ber­tad de ex­pre­sión no pe­li­gra en ab­so­lu­to. El ar­tis­ta que cree que el ar­te es­tá por en­ci­ma de la mo­ral o de la ley se equi­vo­ca.

—¿Una can­ción co­mo «La ma­ta­ré», que com­pu­so ha­ce más de 30 años, ha­bría pro­vo­ca­do hoy un escándalo y ha­bría si­do cen­su­ra­da?

—Cen­su­ra­da no. Pe­ro pro­ba­ble­men­te su­fri­ría un pro­ce­so de lin­cha­mien­to. Se ha­bría mon­ta­do un escándalo. De he­cho, cí­cli­ca­men­te, ca­da dos o tres años, ten­go que es­cri­bir un tex­to por­que la in­clu­yen en una lis­ta de can­cio­nes ma­chis­tas, y ten­go que ex­pli­car el sen­ti­do de la can­ción. Cuan­do íba­mos a los pue­blos y le pre­gun­ta­bas a una chi­ca si que­ría ve­nir al ho­tel a pa­sar la no­che con­ti­go mu­chas te con­tes­ta­ban que sí, sin com­ple­jos ni ver­güen­zas, pe­ro otras te de­cían que le gus­ta­bas mu­cho pe­ro que si se en­te­ra­ba su no­vio la ma­ta­ba. Se nos ocu­rrió tra­tar el te­ma y yo co­mo es­cri­tor pen­sé que la ma­ne­ra de ha­cer­lo con más fuer­za y emo­ti­vi­dad era in­ten­tar me­ter­me en la men­te de un mal­tra­ta­dor, pe­ro en la le­tra que­da cla­ro que ella no te­nía nin­gu­na cul­pa. Una fac­ción de las fe­mi­nis­tas en los 90 la in­ter­pre­ta­ron mal co­mo una apo­lo­gía, aun­que otras la veían co­mo una de­nun­cia. Fren­te a eso siem­pre he si­do muy cla­ro, di­rec­to y po­co di­plo­má­ti­co, yo no ten­go la cul­pa de que la gen­te no se­pa leer e in­ter­pre­tar las can­cio­nes. Pa­ra lu­char con­tra el mal­tra­to hay que des­cri­bir al mal­tra­ta­dor. La par­te más sec­ta­ria del fe­mi­nis­mo la de­nun­cia, pe­ro hay quien no tie­ne nin­gún pro­ble­ma con La ma­ta­ré.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.