La can­tau­to­ra “in­die” que ya es mu­cho más que su Ins­ta­gram

An­tes de apren­der a ha­blar, es­ta ma­dri­le­ña na­ci­da en Lon­dres can­tó a una gra­ba­do­ra. Esas fue­ron las pri­me­ras no­tas de una ar­tis­ta cu­ya re­per­cu­sión cre­ce al ful­gu­ran­te rit­mo al que tam­bién com­po­ne, con la poe­sía co­mo ba­se. La pró­xi­ma se­ma­na re­gre­sa a Ga­lic

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA . ENTREVISTA - IN­DIE POP TEX­TO: ÁL­VA­RO ALON­SO

mío” en una gra­ba­do­ra de mi abue­la en Lon­dres», re­la­ta la joven ma­dri­le­ña, que se mu­dó a la ca­pi­tal con su fa­mi­lia cuan­do te­nía 5 años. Allí fue don­de, cum­pli­da la ma­yo­ría de edad, apos­tó por es­tu­diar Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas, aun­que en el mo­men­to le cos­tó asi­mi­lar el con­se­jo de sus pa­dres. «Al prin­ci­pio pue­de que me frus­tra­ra un po­co no po­der ir ade­lan­te con la mú­si­ca, pe­ro al fi­nal me di cuen­ta de que en la vi­da hay que te­ner un plan B, so­bre to­do en es­te mun­do tan ines­ta­ble», re­fle­xio­na. Y es que, ade­más, fue la eta­pa uni­ver­si­ta­ria la que más le va­lió pa­ra im­pul­sar su fu­tu­ro en los es­ce­na­rios: So­fía ba­só su tra­ba­jo de fin de gra­do en su pro­pio pro­yec­to mu­si­cal. «Me di cuen­ta que hay hue­co tam­bién pa­ra un mo­de­lo de ne­go­cio que no es­té am­pa­ra­do por una dis­co­grá­fi­ca y lo ca­na­li­cé a tra­vés de he­rra­mien­tas di­gi­ta­les», ex­pli­ca. Así que «con mu­chí­si­mo tra­ba­jo» y el Ins­ta­gram co­mo ele­men­to fun­da­men­tal, «la em­pre­sa y la mú­si­ca fue­ron cre­cien­do de la mano». «Nun­ca pen­sé que aca­ba­ría sien­do la can­tan­te que soy aho­ra ni una fi­gu­ra pú­bli­ca», ex­pre­sa. Pa­ra lle­gar a lo que es ac­tual­men­te, So­fía no se des­pe­gó un mi­lí­me­tro de uno de sus ma­yo­res amo­res: la poe­sía. La ma­dri­le­ña lee «una bar­ba­ri­dad» a Lorca, Ne­ru­da o Mi­guel Her­nán­dez. «Tu­vi­mos una pro­fe­so­ra de Len­gua, Lau­ra, que no pa­ra­ba de leer y en­se­ñar poe­sía», re­cuer­da. Ade­más, en su ca­sa se es­cu­cha­ba mu­cho a Sil­vio Ro­drí­guez, al que tam­bién se en­gan­chó. Se pre­gun­ta­ba có­mo ha­cia sus letras y, po­co a po­co, le em­pe­zó a dar va­lor a nue­vos sen­ti­mien­tos. Así, ca­da una de sus com­po­si­cio­nes «siem­pre na­ce de una poe­sía». «An­tes de po­ner­le mú­si­ca a al­go, lo ten­go que leer y tie­ne que te­ner sen­ti­do», de­ta­lla So­fía, que es­cri­be sin ho­ra­rio fi­jo, pe­ro «con mu­cho cu­rro» de­trás de ca­da com­po­si­ción.

Y por el me­dio, el amor apa­re­ce co­mo hi­lo con­duc­tor, aun­que ex­pre­sa­do, apun­ta, «de mul­ti­tud de for­mas». «Hay mi­les de amo­res, y co­mo es al­go que to­dos he­mos co­no­ci­do al­gu­na vez, es muy fá­cil sen­tir­se iden­ti­fi­ca­do. Ade­más, las can­cio­nes son co­mo las pe­lí­cu­las: cuan­tas más ve­ces la es­cu­chas, más sen­ti­dos nue­vos les en­cuen­tras», ex­pre­sa So­fía.

Tam­bién una ins­pi­ra­ción, y al­go más, es su pa­re­ja, el can­tan­te de éxi­to Ál­va­ro So­ler (So­fía o La cin­tu­ra): «Es ma­ra­vi­llo­so apren­der de él co­mo ar­tis­ta y, so­bre to­do, co­mo per­so­na, por­que es ad­mi­ra­ble en to­dos los sen­ti­dos». La quí­mi­ca en­tre am­bos se vio a la per­fec­ción el pa­sa­do ve­rano en el Náu­ti­co de O Grove —en la fo­to—, don­de So­fía des­lum­bró y él la acom­pa­ñó en al­guno de los te­mas.

¿El re­to aho­ra? «Se­guir apren­dien­do de los ar­tis­tas con los que me en­cuen­tro y, so­bre to­do, tra­ba­jar mu­chí­si­mo más. Quie­ro se­guir con­tan­do lo que sien­to y lle­gan­do a la gen­te».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.