El pub más ma­ca­bro del mun­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - A La Última - TEX­TO Y FO­TOS LÓPEZ PENIDE

Ubi­ca­do a es­ca­sa dis­tan­cia de Whi­te­cha­pel, el ba­rrio lon­di­nen­se re­cor­da­do por los crí­me­nes de Jack el Des­tri­pa­dor, se en­cuen­tra The Vyk­tor Wynd Mu­seum, un es­pa­cio pa­ra de­gus­tar un cóc­tel de evo­ca­dor nom­bre ro­dea­do de to­da cla­se de cu­rio­si­da­des, más o me­nos, cien­tí­fi­cas

Per­tur­ba­dor, bi­za­rro, fri­ki, té­tri­co... Son so­lo al­gu­nos de los ad­je­ti­vos que sue­len acom­pa­ñar al que mu­chos con­si­de­ran co­mo el pub más ma­ca­bro del mun­do. Aun­que to­do hay que de­cir­lo, co­mo su pro­pio nom­bre in­di­ca, el The Vyk­tor Wynd Mu­seum of Cu­rio­si­ties na­ció co­mo mu­seo, aun­que re­cien­te­men­te, y de miér­co­les a do­min­go, se pue­den de­gus­tar «al­coho­les prohi­bi­dos» y cóc­te­les que se re­mon­tan a tres si­glos en el pa­sa­do de la mano de la es­ta­dou­ni­den­se Alli­son Craw­buck y del lon­di­nen­se Rhyss Eve­rett, quie­nes apor­ta­ron una «mez­cla de la cul­tu­ra ar­tís­ti­ca al­ter­na­ti­va de Nue­va York y de la cul­tu­ra ex­pe­ri­men­tal en coc­te­le­ría de Lon­dres».

De es­te mo­do, a ti­ro de pie­dra de Whi­te­cha­pel, el ba­rrio que in­mor­ta­li­zó con sus crí­me­nes el pri­mer ase­sino en se­rie de la his­to­ria, Jack el Des­tri­pa­dor, y en una zo­na po­co fre­cuen­ta­da por el tu­ris­mo se ubi­ca es­te es­pa­cio ecléc­ti­co, que, por si fue­ra po­co, des­de el 2007 aco­ge a la Aca­de­mia Bri­tá­ni­ca de Ta­xi­der­mia ofre­cien­do cur­sos en es­ta ma­te­ria por ape­nas 35 li­bras.

Na­da más cru­zar el um­bral, ca­be­zas di­se­ca­das de ani­ma­les, es­que­le­tos, pie­les de ser­pien­tes... dan la bien­ve­ni­da. To­do un an­ti­ci­po de lo que ocul­ta la plan­ta in­fe­rior. Ejem­pla­res de es­pe­cí­me­nes bi­cé­fa­los com­par­ten es­pa­cio con más­ca­ras de Su­da­mé­ri­ca o Con­go, el cadáver de un su­pues­to mons­truo ma­rino —¿qui­zás, una si­re­na?— o ca­be­zas hu­ma­nas re­du­ci­das y to­da cla­se de res­tos hu­ma­nos. Sin ol­vi­dar una im­por­tan­te co­lec­ción de imá­ge­nes eró­ti­cas, así co­mo to­da cla­se de re­fe­ren­cias vin­cu­la­das con el ocul­tis­mo, el eso­te­ris­mo y la ma­gia. ¡Ah! Y tam­bién pre­ser­va­ti­vos pre­su­mi­ble­men­te usa­dos por The Ro­lling Sto­nes y al­gún que

otro ex­cre­men­to de di­no­sau­rio.

Y en cuan­to al pub — pro­pia­men­te di­cho, un cock­tail bar—, se pue­den de­gus­tar des­de un Jí­ba­ro agrio has­ta un Vu­dú que tú ha­ces, pa­san­do por una

Vie­ja ver­de o un Se­xo de los gran­je­ros ir­lan­de­ses. No ca­be du­da de que son to­dos nom­bres muy evo­ca­do­res... Co­mo tam­bién lo son al­gu­nos de los pla­tos que pue­den acom­pa­ñar a es­tos com­bi­na­dos, ca­so del de in­sec­tos, que per­mi­te de­gus­tar has­ta ocho es­pe­cí­me­nes dis­tin­tos, o la ca­ja con anos de cho­co­la­te. Pe­se al nom­bre, so­lo se dis­fru­ta­rá con un sur­ti­do de cho­co­la­tes bel­gas —ne­gro, con le­che y blan­co—.

The Vyk­tor Wynd Mu­seum tam­bién des­ta­ca por su car­ta de ab­sen­tas, al­gu­na de las cua­les al­can­za los 72 gra­dos de al­cohol. A fin de cuen­tas, es un en­torno en el que los miér­co­les han sus­ti­tui­do la ho­ra fe­liz por la ho­ra del ha­da ver­de, co­mo se co­no­ce a es­te li­cor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.