EL UNI­VER­SO «MAKER» SE DESATA EN GA­LI­CIA

Más allá de su es­pí­ri­tu al­truis­ta, es­te mo­vi­mien­to ba­sa­do en el «soft­wa­re» y «hard­wa­re» li­bre abre las puer­tas a nue­vos mo­de­los de ne­go­cio Al igual que Tes­la o General Elec­trics, em­pre­sas co­mo Fin­sa em­pie­zan a acer­car­se a él

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Ce­drón

LO QUE EM­PE­ZÓ CO­MO UN MO­VI­MIEN­TO AL­TRUIS­TA BA­SA­DO EN EL «SOFT­WA­RE» Y «HARD­WA­RE» LI­BRE, SE HA CON­VER­TI­DO EN UNA NUE­VA FOR­MA DE GE­NE­RAR RI­QUE­ZA. EN LAS TIE­RRAS DE BREO­GÁN BRI­LLAN HOY CON LUZ PRO­PIA GRU­POS DE PRO­FE­SIO­NA­LES Y TECNÓLOGOS QUE SE HAN CON­VER­TI­DO EN UNA RE­FE­REN­CIA A NI­VEL ES­PA­ÑOL. LAS GRAN­DES MUL­TI­NA­CIO­NA­LES SE APO­YAN YA EN ES­TE FE­NÓ­MENO PA­RA CRE­CER

Ma­kers. La pa­la­bra co­ro­na la en­tra­da a una de las sa­las del pri­mer pi­so de la Ca­sa del Hom­bre, en A Co­ru­ña. Ahí, los mar­tes y vier­nes, los miem­bros de Bri­co­labs, una aso­cia­ción que reúne a to­dos aque­llos que quie­ren co­la­bo­rar en el di­se­ño, cons­truc­ción y tes­ta­do de to­do ti­po de apa­ra­tos y gad­gets, al es­ti­lo de otros hac­kers­pa­ces y fa­blabs del mun­do, se con­vier­ten en ar­te­sa­nos. En lu­gar de usar la for­ja co­mo un he­rre­ro, o el cin­cel co­mo un can­te­ro, uti­li­zan soft­wa­re y hard­wa­re li­bre pa­ra crear. Su ob­je­ti­vo es desa­rro­llar pro­yec­tos que me­jo­ren el mun­do. To­do lo que ha­cen lo com­par­ten. Son uno de los mu­chos co­lec­ti­vos li­ga­dos al mo­vi­mien­to maker (ba­sa­do en el ‘haz­lo tú mis­mo’) que hay en Ga­li­cia. Aun­que lo que mue­ve a es­ta aso­cia­ción es un fin al­truis­ta y edu­ca­ti­vo, hay quie­nes co­mien­zan a ver­lo co­mo al­go más que un en­tre­te­ni­mien­to. De he­cho, es una opor­tu­ni­dad de ne­go­cio por­que, co­mo ex­pli­ca Mar­cos Saa­ve­dra —co­fun­da­dor del pro­yec­to de in­no­va­ción edu­ca­ti­va Ver­mis­lab, en Santiago, y uno de los or­ga­ni­za­do­res de la fe­ria de in­ven­to­res más gran­de de Es­pa­ña (más de 10.000 asis­ten­tes en su úl­ti­ma edi­ción), la Maker Fai­re Ga­li­cia— es­ta ten­den­cia «mu­da o xei­to de en­ten­der a in­no­va­ción a ni­vel mun­dial xa que se com­par­te o co­ñe­ce­men­to en aber­to e se de­mo­cra­ti­za o uso da tec­no­lo­xía. A in­no­va­ción que xur­de é máis dis­rup­ti­va e xé­ra­se fó­ra das gran­des cor­po­ra­cións, sen­do es­tas en moi­tos ca­sos as que re­co­rren aos ma­kers pa­ra mer­car so­lu­cións. Ta­mén oco­rre que a miú­do es­tes so­ben os seus pro­xec­tos ás pla­ta­for­mas de crowd­fun­ding e lo­go crean em­pre­sas coas que po­den tra­ba­llar do que máis lles gus­ta».

No hay du­da de que en Ga­li­cia los en­gra­na­jes que mue­ven es­ta cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial, la de la industria 4.0, em­pie­zan a mo­ver­se. Di­ce Mar­cos Saa­ve­dra que «xo­ga­mos con van­ta­xe por­que aquí fo­mos sem­pre de an­dar ar­ga­llan­do». Hay quie­nes desa­rro­llan sus pro­yec­tos pa­ra con­tri­buir de for­ma gra­tui­ta al bien co­mún co­mo Bri­cos­lab, que ca­da no­viem­bre or­ga­ni­za en A Co­ru­ña una fe­ria de pro­yec­tos cu­ya úni­ca pre­mi­sa es que sean li­bres, pe­ro tam­bién em­pren­de­do­res que han mon­ta­do su pro­pia em­pre­sa ba­sa­da en el uso de soft­wa­re li­bre co­mo Or­ba­llo Prin­ting, en Vi­go; Ma­ke­rGal, en Pa­drón; Psi­coVR, en Pon­te­ve­dra; Lu­peón 3D, en Ni­grán, o la pro­pia Ver­mis­lab, en Santiago.

UN MÚSCU­LO PA­RA IN­NO­VAR

Pe­ro po­co a po­co, la cu­rio­si­dad lle­va a cor­po­ra­cio­nes más gran­des a to­car a la puer­ta de es­tos «ha­ce­do­res» pa­ra in­ter­cam­biar si­ner­gias. La ra­zón la re­su­me Fernando Se­ga­de, del de­par­ta­men­to de de­sa­rro­llo de ne­go­cio de Fin­sa: «Es­te mo­vi­mien­to nos da la opor­tu­ni­dad de apren­der unos de otros, pe­ro al mis­mo tiem­po re­du­ce cos­tes en in­no­va­ción. Los fon­dos que una em­pre­sa tie­ne que de­di­car a desa­rro­llar I+D pue­den ser una ba­rre­ra. Por eso, es muy in­tere­san­te ha­bi­li­tar es­pa­cios co­mu­nes pa­ra com­par­tir co­no­ci­mien­to». Lo que más ad­mi­ra: «La ca­pa­ci­dad que tie­nen pa­ra pro­to­ti­par y tes­tar una idea di­ri­gi­da a sa­tis­fa­cer una ne­ce­si­dad».

Jo­sé Andrés Arias, del de­par­ta­men­to de di­se­ño in­dus­trial de la com­pa­ñía, aña­de que «la in­no­va­ción es­tá abier­ta a la par­ti­ci­pa­ción y las em­pre­sas pue­den sa­car par­ti­do a eso». Por­que, co­mo di­ce, «los ma­kers desa­rro­llan su in­quie­tud y cum­plen el sueño de tra­ba­jar en lo que les gus­ta, pe­ro tam­bién hay que in­ten­tar que eso sea sos­te­ni­ble». Fin­sa fue una de las cor­po­ra­cio­nes que es­tu­vie­ron en la úl­ti­ma Maker Fai­re Ga­li­cia, ce­le­bra­da en no­viem­bre en Santiago. Con­tri­bu­yó con la con­fe­ren­cia del in­ge­nie­ro de First­built (co­mu­ni­dad de la nor­te­ame­ri­ca­na General Elec­tric) To­más Gar­cés.

«Or­ga­ni­za­mos un­ha xor­na­da pa­ra pro­fe­sio­nais por­que ve­mos un­ha si­ner­xia cla­ra e cre­mos que po­de­mos fa­cer moi­tas cou­sas xun­tos», di­ce Mar­cos Saa­ve­dra. De he­cho, él y su so­cio En­ri­que Saa­ve­dra co­men­za­ron po­nien­do en mar­cha Ver­mis Pro­ject, que es un es­tu­dio que rea­li­za pro­yec­tos de in­no­va­ción edu­ca­ti­va, em­pre­sa­rial y so­cial a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. Uno de es­tos pro­yec­tos en el ám­bi­to de la in­no­va­ción edu­ca­ti­va es Ver­mis­Lab, ba­sa­do en los prin­ci­pios de es­ta ten­den­cia, pe­ro tam­bién en el de­sign thin­king, una me­to­do­lo­gía de in­no­va­ción pro­mo­vi­da por Stan­ford que con­ju­ga la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, el pen­sa­mien­to crea­ti­vo y el ana­lí­ti­co, po­ten­cian­do la vi­sión in­te­gral y el tra­ba­jo en equi­po. Em­pre­sas co­mo IBM, Goo­gle o To­yo­ta ya la han apli­ca­do. En Ver­mis­Lab apren­den ha­cien­do y tra­ba­jan por pro­yec­tos. Ofre­cen des­de ta­lle­res re­la­cio­na­dos con la cien­cia, crea­ti­vi­dad, pro­gra­ma­ción o ro­bó­ti­ca, a ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res pa­ra ni­ños y ni­ñas a par­tir de 4 años o cam­pa­men­tos co­mo Co­lo­ni­zan­do Mar­te, que se ce­le­bra­rá en Se­ma­na San­ta.

Otra prue­ba de que el mo­vi­mien­to maker vie­ne pa­ra que­dar­se es que en Es­ta­dos Uni­dos, gran­des mul­ti­na­cio­na­les co­mo Tes­la, que ha li­be­ra­do sus pa­ten­tes, o General Elec­trics se han su­ma­do a es­te nuevo mo­do de en­ten­der la fa­bri­ca­ción y el de­sa­rro­llo. Na­ci­do en el 2005 a la som­bra de la re­vis­ta Ma­ke, lan­za­da ese mis­mo año por la fac­to­ría O’Really Me­dia, y po­ten­cia­do lue­go a par­tir del 2006 con la pues­ta en mar­cha de las pri­me­ras Maker Fai­res pro­mo­cio­na­das por uno de los co­fun­da­do­res de O’Really, Da­le Doug­herty, ge­ne­ra ya mi­llo­nes de dó­la­res en to­do el mun­do.

Ha po­pu­la­ri­za­do la pues­ta en mar­cha de es­pa­cios de co-crea­ción co­mo el al­truis­ta Bri­cos­lab, en A Co­ru­ña; Re­cun­cho Maker, en Santiago; Ma­kers.lu­go, en la ciu­dad de las mu­ra­llas; Ami­gus, en As Pon­tes, o A In­dus­trio­sa, en Vi­go, pe­ro tam­bién el de­sa­rro­llo de la im­pre­sión 3D, sobre to­do des­de que ca­du­có la pa­ten­te.

Un ejem­plo de es­to úl­ti­mo es la em­pre­sa Or­ba­llo Prin­ting, sur­gi­da en el 2014 en Vi­go. Sus dos so­cios, Da­vid Ro­drí­guez y Hu­go Fernández, eran ami­gos en Se­cun­da­ria. Cuen­tan que al co­men­zar a es­tu­diar in­ge­nie­ría, y tras la de­mo­cra­ti­za­ción de la tec­no­lo­gía con la li­be­ra­li­za­ción de las pa­ten­tes, em­pe­za­ron a in­tere­sar­se por la fa­bri­ca­ción adi­ti­va. Con una es­ca­sa fi­nan­cia­ción, jun­ta­ron el ca­pi­tal ini­cial pa­ra mon­tar su pro­yec­to em­pre­sa­rial con una cam­pa­ña de crowd­fun­ding. «In­ves­ti­gan­do el mer­ca­do de las im­pre-

«Con es­to apren­de­mos unos de otros. Pe­ro a la vez no ca­be du­da de que re­du­ce cos­tes en in­no­va­ción»

so­ras 3D maker, crea­mos un pro­duc­to in­no­va­dor y de ca­li­dad pa­ra cu­brir un ni­cho de mer­ca­do emer­gen­te y con gran pro­yec­ción de fu­tu­ro», di­cen.

Fue a me­dia­dos del 2015 cuan­do lan­za­ron sus impresoras de fa­bri­ca­ción pro­pia. La po­li­va­len­cia de ma­te­ria­les, dis­tin­tos vo­lú­me­nes de im­pre­sión y la ci­ne­má­ti­ca de al­ta pre­ci­sión los con­vir­tie­ron en una com­pa­ñía com­pe­ti­ti­va a ni­vel glo­bal por­que, co­mo ex­pli­can, «nues­tros pro­duc­tos son muy in­tere­san­tes pa­ra em­pre­sas que im­ple­men­tan es­ta tec­no­lo­gía a sus pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción y di­se­ño, con un cos­te de com­pra ba­jo y un re­torno por pieza ele­va­do en com­pa­ra­ción con los pro­ce­sos tra­di­cio­na­les de fa­bri­ca­ción».

Otro ejem­plo es Ma­ke­rGal, en Pa­drón, de­di­ca­da al di­se­ño y fa­bri­ca­ción de impresoras 3D co­mo los mo­de­los Men­del Max XL o la P3s­tee­lV4. Su fun­da­dor, Ál­va­ro Rey Ro­drí­guez, di­ce que es de «los vie­ju­nos» del sec­tor. Em­pe­zó en el 2013 y tie­ne cla­ro que «la co­mu­ni­dad ga­lle­ga es un re­fe­ren­te en Es­pa­ña».

Ha­ce cin­co años, Luis Man­da­yo y Adrián Sánchez se lan­za­ron des­de el mo­vi­mien­to maker al sec­tor em­pre­sa­rial pa­ra mon­tar Lu­peon 3D, en Or­des. El pro­yec­to em­pe­zó a cre­cer. Cuen­ta Luis que aca­ba­ron cam­bián­do­se al po­lí­gono de Por­to do Mo­lle, en Ni­grán, «pa­ra es­tar más cer­ca de nues­tros clien­tes». Aho­ra tra­ba­jan pa­ra la industria del au­to­mó­vil y ae­ro­náu­ti­ca. La ven­ta­ja del mo­vi­mien­to pa­ra Luis: «Da la opor­tu­ni­dad de desa­rro­llar una idea y mon­tar una em­pre­sa que aca­be tra­ba­jan­do pa­ra la gran industria».

Más re­cien­te es Psi­coVR, una em­pre­sa crea­da en di­ciem­bre en Pon­te­ve­dra por Lu­cía Ma­nei­ro y Ra­fael Tou­rón, quien de­jó su tra­ba­jo pa­ra de­di­car­se a ha­cer lo que le gus­ta­ba. «Aun­que lle­va­mos desa­rro­llan­do el pro­yec­to des­de el 2016, co­mo em­pre­sa em­pe­za­mos ha­ce unos me­ses. Usa­mos la reali­dad vir­tual pa­ra tra­tar fo­bias. Nues­tra he­rra­mien­ta es­tá di­ri­gi­da a ga­bi­ne­tes de psi­có­lo­gos», ex­pli­ca Lu­cía.

La mis­ma fi­lo­so­fía que fas­ci­nó en su día al ex­pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, Ba­rack Oba­ma, es la que se­du­ce aho­ra en Ga­li­cia a de­ce­nas de per­so­nas ávi­das de co­no­cer qué hay den­tro de los apa­ra­tos o có­mo crear nue­vos pro­duc­tos que, a su vez, pue­den ser me­jo­ra­dos a un cos­te mí­ni­mo por otros ma­kers a ni­vel glo­bal. «Eso obri­ga a ter que es- tar ao día en to­do mo­men­to. Non va­le in­ven­tar al­go e vi­vir deso to­da a vi­da por­que ao ser li­bre, cal­que­ra o vai me­llo­rar. E iso é bo», di­ce Tu­cho Méndez, miem­bro de Bri­cos­lab. Co­mo pro­fe­sor, cree que «a tec­no­lo­xía de­be­ría de es­tar in­clui­da den­tro da cul­tu­ra xe­ral. De­be­ría de sa­ber to­do o mun­do dis­to».

MER­CA­DO LA­BO­RAL

No es el úni­co que opi­na lo mis­mo. «Cuan­do em­pe­za­ron a po­pu­la­ri­zar­se los pri­me­ros or­de­na­do­res, la gen­te de­cía que en el fu­tu­ro quién no se­pa uti­li­zar­los no va a po­der en­con­trar un tra­ba­jo. Creo que en unos años quien se­pa usar es­te ti­po de tec­no­lo­gías va a te­ner más fá­cil en­con­trar un empleo. Ade­más, ten­drá un empleo me­jor», ase­gu­ra Fé­lix Sánchez Tem­ble, que tra­ba­ja en I+D en la Uni­ver­si­da­de de A Co­ru­ña, y un par de días a la se­ma­na com­par­te lo que sa­be en Bri­cos­lab. La aso­cia­ción ofre­ce cur­sos pa­ra do­cen­tes por­que, co­mo apun­tan, «en­tre ellos hay un gran in­te­rés por apren­der». Lo que to­da­vía ve «co­mo una ca­rre­ra de fon­do» es que las em­pre­sas ga­lle­gas re­cu­rran, en general, a ellos pa­ra in­no­var.

Aun­que no ca­be du­da de que del ta­ller que la aso­cia­ción tie­ne en la Ca­sa del Hom­bre sa­len mu­chas co­sas. De he­cho, ahí na­ció el pri­mer pro­to­ti­po de es­cor­na­bot, un ro­bot que usan pa­ra en­se­ñar ro­bó­ti­ca en las es­cue­las. «Más de cien cen­tros en Ga­li­cia lo tie­nen. Fue idea­do aquí, pe­ro que ya han mo­di­fi­ca­do ma­kers de otras par­tes del mun­do», cuen­tan. Y sal­drán más co­sas por­que la de­mo­cra­ti­za­ción del soft­wa­re es al­go real. «¿Ves es­ta pla­ca? —pre­gun­ta Tem­ble­que— Es un or­de­na­dor com­ple­to. Cues­ta cin­co dó­la­res en el mer­ca­do». Y Ma­nuel Mi­ra­mon­tes apos­ti­lla: «En me­dia ho­ra cual­quie­ra pue­de apren­der a pro­gra­mar lo fun­da­men­tal». El fu­tu­ro es­tá en nues­tras ma­nos.

«Quien se­pa usar es­te ti­po de tec­no­lo­gía en unos años va a te­ner más fá­cil en­con­trar un empleo me­jor»

JUAN. S. G

| PA­CO RO­DRÍ­GUEZ | MAR­COS MÍ­GUEZ

1. APREN­DIEN­DO DES­DE

NI­ÑOS. En Ver­mis­lab ofre­cen ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res pa­ra ni­ños a par­tir de cua­tro años. La fo­to mues­tra uno de los ta­lle­res que dan en Santiago.

2. BRI­COS­LAB, UNA ASO­CIA­CIÓN AL­TRUIS­TA.

Es­te es uno de los pri­me­ros co­lec­ti­vos de «maker» que se for­ma­ron en su día en Ga­li­cia. Su fi­lo­so­fía de tra­ba­jo es com­par­tir to­do lo que desa­rro­llan con «soft­wa­re» li­bre y edu­car.

| XOÁN CAR­LOS GIL

3. OR­BA­LLO PRIN­TING, UNA EM­PRE­SA NA­CI­DA DEL MO­VI­MIEN­TO . Hu­go y Da­vid son un ejem­plo de «ma­kers» que de­ci­die­ron mon­tar una em­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.