A ORI­LLAS DE LA CI­FRA El ta­ma­ño im­por­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS

Que la eco­no­mía es­pa­ño­la tie­ne un se­rio pro­ble­ma de pro­duc­ti­vi­dad no es un se­cre­to pa­ra na­die. Más en con­cre­to, la lla­ma­da PTF (pro­duc­ti­vi­dad to­tal de los fac­to­res) pre­sen­ta ba­jos va­lo­res, e in­clu­so una evo­lu­ción de­cli­nan­te des­de ha­ce tiem­po (al­gu­nas es­ta­dís­ti­cas fia­bles ha­blan de una caí­da del 0,7 % in­ter­anual en la fa­se de ex­pan­sión pre­via a la cri­sis). Y la PTF no es una va­ria­ble cual­quie­ra: se­ría al­go así co­mo el fac­tor fi­nal, re­si­dual, que le da sen­ti­do al com­por­ta­mien­to efi­cien­te de una eco­no­mía (co­mo con­tar con un en­tre­na­dor con el sis­te­ma idó­neo pa­ra un equi­po de fútbol).

¿Cuá­les son las cau­sas de es­te dato es­pa­ñol, ver­da­de­ra­men­te ma­lo? El de­ba­te sobre es­ta cues­tión es ya muy ex­ten­so, des­ta­can­do va­rios can­di­da­tos. El pri­me­ro es, sin du­da, el es­ca­so es­fuer­zo in­no­va­dor, tan­to por par­te de la em­pre­sa pri­va­da co­mo el vin­cu­la­do a pro­gra­mas ofi­cia­les. En se­gun­do lu­gar fi­gu­ra el dé­fi­cit en ca­pi­tal hu­mano, que tan­to tie­ne que ver con el he­cho la­men­ta­ble de que no aca­ba­mos de to­mar­nos en se­rio la edu­ca­ción co­mo fac­tor eco­nó­mi­co de pri­mer or­den. Y ter­ce­ro, al­gu­nos ana­lis­tas —en­tre ellos quien es­to es­cri­be— lla­man reite­ra­da­men­te la aten­ción sobre la, di­ga­mos, muy me­jo­ra­ble ca­li­dad de las ins­ti­tu­cio­nes (ad­mi­nis­tra­ti­vas, ju­di­cia­les…) sobre las que des­can­sa nues­tro sis­te­ma de in­ter­cam­bios.

Pe­ro úl­ti­ma­men­te apa­re­ce ca­da vez con más ra­zo­nes un cuar­to fac­tor ex­pli­ca­ti­vo: el que aso­cia el mal com­por­ta­mien­to cró­ni­co de la pro­duc­ti­vi­dad al re­du­ci­do ta­ma­ño de las em­pre­sas. Los úl­ti­mos da­tos co­no­ci­dos apun­tan a que de las 3.300.000 que exis­ten en Es­pa­ña, en torno a un 95 % son mi­cro­em­pre­sas, es de­cir, tie­nen me­nos de 10 em­plea­dos, y más de la mi­tad (un 55 %) no tie­nen nin­guno. Es­tos da­tos su­gie­ren la ima­gen de una Li­li­put em­pre­sa­rial, que re­sal­ta al com­pa­rar­se con lo que ocu­rre en la ma­yo­ría de los paí­ses de nues­tro en­torno: en Ale­ma­nia, por ejem­plo, o en Es­ta­dos Uni­dos, el por­cen­ta­je de mi­cro­em­pre­sas es bas­tan­te in­fe­rior (83,5 y 79 %, res­pec­ti­va­men­te). Es cier­to que hay al­gu­na ex­cep­ción no­ta­ble; es el ca­so de Fran­cia, con un ta­ma­ño em­pre­sa­rial me­dio pa­re­ci­do al es­pa­ñol, y sin em­bar­go con ni­ve­les de pro­duc­ti­vi­dad bas­tan­te su­pe­rio­res. Ello aler­ta sobre la in­con­ve­nien­cia de co­lo­car to­do el pe­so de la ex­pli­ca­ción en es­te úni­co pun­to. Los tres an­tes ci­ta­dos tam­po­co de­bie­ran ol­vi­dar­se.

En to­do ca­so, hay un con­sen­so cre­cien­te sobre la con­clu­sión de que el ta­ma­ño im­por­ta: con da­tos de di­men­sión em­pre­sa­rial pa­re­ci­dos a los de Ale­ma­nia, la eco­no­mía es­pa­ño­la se­ría más in­no­va­do­ra, pro­duc­ti­va y com­pe­ti­ti­va en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les. De igual mo­do, la du­ra­ción me­dia de la vi­da de las pro­pias em­pre­sas, hoy muy ba­ja (pues una quin­ta par­te de ellas no su­pera el año de vi­da) se­ría su­pe­rior. Pe­ro, co­mo apun­tan en un do­cu­men­to re­cien­te los pro­fe­so­res Emi­lio Huerta y Vicente Sa­las (Ta­ma­ño em­pre­sa­rial y pro­duc­ti­vi­dad de la em­pre­sa es­pa­ño­la. El re­cur­so ol­vi­da­do de la ca­li­dad de la di­rec­ción, Eu­ro­peG, 2017), es­ta cons­ta­ta­ción ser­vi­rá de po­co si no se en­tra en un de­ba­te pro­fun­do sobre sus cau­sas. Y aquí, es­tos au­to­res en­cuen­tran tan­to fac­to­res téc­ni­cos, re­la­cio­na­dos con la es­truc­tu­ra sec­to­rial de la eco­no­mía, co­mo po­lí­ti­cos (mal di­se­ño de los in­cen­ti­vos pa­ra im­pul­sar el cre­ci­mien­to de las em­pre­sas) o aso­cia­dos a cues­tio­nes de or­ga­ni­za­ción.

El úl­ti­mo asun­to tie­ne un par­ti­cu­lar in­te­rés, pues apun­ta a la ca­li­dad de la ges­tión, a la vez po­si­ble cau­sa y con­se­cuen­cia del enanis­mo em­pre­sa­rial me­dio. Y aten­ción, por­que ahí —en unos ni­ve­les de di­rec­ción y ges­tión muy me­jo­ra­bles— pu­die­ra es­tar uno de los nu­dos de nues­tro pro­ble­ma general con la PTF.

| BE­NI­TO OR­DÓ­ÑEZ

La es­ca­sa in­no­va­ción es uno de los fac­to­res que las­tran la pro­duc­ti­vi­dad ne­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.