LAS APLICACIONES MÁS CA­RAS DEL MUN­DO, A 999 EU­ROS POR DESCARGA

Mu­chas cues­tan más que el pro­pio te­lé­fono y al­gu­nas in­clu­so se re­go­dean en ello: «¿Quie­res com­prar una apli­ca­ción ca­ra sim­ple­men­te por­que pue­des ha­cer­lo?»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Vi­ñas

Agá­rren­se: has­ta 350 eu­ros pue­de lle­gar a mar­car la eti­que­ta de una apli­ca­ción a la ven­ta en la tien­da vir­tual de Android, Goo­gle Play. No el te­lé­fono, so­la­men­te uno de sus pro­gra­mas. Es el pre­cio má­xi­mo es­ti­pu­la­do pa­ra las he­rra­mien­tas di­se­ña­das pa­ra el sis­te­ma ope­ra­ti­vo del ro­bot ver­de, un to­pe que en el ba­zar de Apple, rei­na de la ex­clu­si­vi­dad, se ele­va has­ta los 999,99 eu­ros. El es­pec­tro de los chi­cos de la man­za­na es am­plio: ofre­cen a sus desa­rro­lla­do­res un to­tal de 87 fran­jas de pre­cios dis­tin­tos pa­ra que, una vez ha­yan ta­sa­do su pro­pia he­rra­mien­ta, eli­jan la que me­jor les con­ven­ga pa­ra lan­zar­la a su es­ca­pa­ra­te. El im­por­te a des­em­bol­sar por el usua­rio pue­de lle­gar a ser in­clu­so ma­yor si re­sul­ta que la apli­ca­ción es­tá con­di­cio­na­da a una sus­crip­ción pe­rió­di­ca o si in­clu­ye, ade­más, com­pras in­ter­nas.

Le­jos de re­sul­tar va­lo­res anec­dó­ti­cos, con­ta­dos con la pal­ma de una mano, lo cier­to es que una rá­pi­da bús­que­da de­vuel­ve un buen pu­ña­do de pro­gra­mas que ac­tual­men­te exi­gen pa­ra su descarga el pa­go pre­vio de can­ti­da­des de tres ci­fras, al­gu­nas con más ar­gu­men­tos que otros. Por­que, ¿qué ti­po de ser­vi­cio al que so­lo pue­de ac­ce­der­se a tra­vés de un te­lé­fono mó­vil, co­mo mu­cho a tra­vés de una ta­ble­ta, me­re­ce una in­ver­sión de ca­si mil eu­ros? ¿Por qué ti­po de uti­li­da­des el usua­rio es­tá dis­pues­to a de­jar­se un ri­ñón? Prin­ci­pal­men­te por aque­llo que ne­ce­si­ta y no pue­de en­con­trar en otro lu­gar, por una apli­ca­ción ex­clu­si­va o es­pe­cia­li­za­da. O... por pu­ro ca­pri­cho.

Del mis­mo mo­do que hay quien no mues­tra re­pa­ros en cam­biar de te­lé­fono ca­da vez que aso­ma en el mer­ca­do otro más pun­te­ro —más rá­pi­do, más li­ge­ro; me­jor—, hay quien se po­ne ner­vio­so si tras ha­cer­se con lo úl­ti­mo no pue­de pre­su­mir de él y, en él im­plí­ci­tos, de los ce­ros de su cuen­ta co­rrien­te. Es­te ti­po de usua­rio sue­le pa­sar en­ton­ces a la cus­to­mi­za­ción exa­ge­ra­da, a las car­ca­sas lu­jo­sas de oro y dia­man­tes, a los ac­ce­so­rios apa­ra­to­sos. Y se­rá el mis­mo que aflo­ja­rá sin re­mor­di­mien­tos el bol­si­llo cuan­do se to­pe con una app que re­co­noz­ca des­ca­ra­da­men­te que no sir­ve pa­ra na­da más que pa­ra re­cor­dar­le que ha po­di­do com­prar­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.