EL AÑO MÁS DU­RO PA­RA FA­CE­BOOK

Fa­ce­book vi­ve su «an­nus ho­rri­bi­lis» tras la fu­ga de da­tos de usua­rios y la acu­sa­ción de in­je­ren­cia elec­to­ral Su mi­llo­na­ria caí­da en bol­sa y la mar­cha de di­rec­ti­vos echan aún más le­ña al fue­go

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Laura G. del Va­lle

La red so­cial por ex­ce­len­cia vi­ve un año com­pli­ca­do. La co­ti­za­ción bur­sá­til de Fa­ce­book se ha des­plo­ma­do a cau­sa de la mar­cha de va­rios di­rec­ti­vos clave, la fu­ga de da­tos de clien­tes y las acu­sa­cio­nes de in­je­ren­cia en la cam­pa­ña elec­to­ral es­ta­dou­ni­den­se.

El ar­ma­rio de su dis­cre­ta man­sión de Pa­lo Al­to (Ca­li­for­nia) re­pre­sen­ta­ba has­ta ha­ce unos me­ses una ima­gen un tan­to so­po­rí­fe­ra. El en­cua­dre mos­tra­ba una su­ce­sión de ca­mi­se­tas y su­da­de­ras gri­ses, to­das igua­les, pa­ra ca­da día de la se­ma­na. No ne­ce­si­ta­ba más, creía quien era —es— un dios de las nue­vas tec­no­lo­gías. «Sien­to que no es­toy ha­cien­do mi tra­ba­jo si gas­to ener­gía en co­sas ton­tas y frí­vo­las so­bre mi vi­da», co­men­tó Mark Zuc­ker­berg en una en­tre­vis­ta ha­ce años, cuan­do los vien­tos iban a fa­vor del crea­dor de Fa­ce­book y su red so­cial se con­ver­tía en una po­ten­cia que aglu­ti­na­ba más usua­rios que nin­gún país del mun­do. El es­cu­do del uni­for­me pa­ra tra­ba­jar, que mu­chos ava­la­ron co­mo un ges­to de mo­des­tia, no le sir­vió, sin em­bar­go, pa­ra en­fren­tar­se al día más du­ro de su vi­da: el 11 de abril del 2018. Aque­lla jor­na­da tu­vo que pe­dir per­dón an­te el Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos por el es­cán­da­lo de la fu­ga ma­si­va de da­tos de Cam­brid­ge Analy­ti­ca. «Fue mi error y lo sien­to», es­pe­tó. Pa­ra ba­jar la ca­be­za se vis­tió de ame­ri­ca­na y cor­ba­ta: «El tra­je del per­dón».

Aun­que po­co se le ha vuel­to a ver ves­ti­do de ma­ne­ra tan for­mal, lo cier­to es que ex­pli­ca­cio­nes ha te­ni­do que dar, des­de en­ton­ces, más de una y dos ve­ces. Y no en to­das las oca­sio­nes su dis­cur­so ha es­ta­do cen­tra­do en con­ven­cer al mun­do de que vi­vía ajeno a lo que Cam­brid­ge Analy­ti­ca ha­cía con la in­for­ma­ción per­so­nal de 87 mi­llo­nes de usua­rios de Fa­ce­book. Aun­que des­de en­ton­ces ha pla­nea­do la du­da y es una de las ra­zo­nes por las que es­ta red so­cial —que pe­se a to­do si­gue sien­do la más im­por­tan­te del mun­do—, pier­de usua­rios y las ci­fras le van a la con­tra. Pe­ro no la úni­ca.

Man­te­ner­se en el Olim­po de los amos del mun­do di­gi­tal no es sen­ci­llo. En­tre acu­sa­cio­nes de in­je­ren­cia en las elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses, con alu­sio­nes cons­tan­tes a las no­ti­cias fal­sas que cam­pan por Fa­ce­book es­pe­ran­do a que or­ga­nis­mos co­mo la Co­mi­sión Eu­ro­pea den el gol­pe de­fi­ni­ti­vo en la me­sa, la fu­ga de al­tos man­dos y be­ne­fi­cia­rios del cos­mos de es­ta red so­cial era po­co me­nos que un se­cre­to a vo­ces. Ese ter­mó­me­tro que es el par­qué del Nas­daq lo re­fle­jó a la per­fec­ción el pa­sa­do ju­lio, en un día que Zuc­ker­berg tam­bién pue­de ta­char del ca­len­da­rio de su an­nus ho­rri­bi­lis co­mo digno de ol­vi­do.

Al igual que to­do lo que gi­ra en torno a una em­pre­sa que el pa­sa­do año ge­ne­ró más de 300.000 mi­llo­nes de dó­la­res gra­cias a sus 2.000 mi­llo­nes de usua­rios, la caí­da en la bol­sa de Nue­va York fue in­men­sa. De he­cho, la ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til de Fa­ce­book per­dió 120.000 mi­llo­nes de dó­la­res en un so­lo día, o lo que es lo mis­mo, la ma­yor de la his­to­ria. Es­te du­do­so ho­nor se de­bió a la in­cer­ti­dum­bre de los in­ver­so­res des­pués de que el día an­te­rior Zuc­ker­berg pre­sen­ta­se unos re­sul­ta­dos in­fe­rio­res a lo pre­vis­to. Ce­rró el se­gun­do tri­mes­tre del año con un be­ne­fi­cio ne­to de 13.230 mi­llo­nes de eu­ros, que pe­se a ser un 42 % más ele­va­do, no lle­gó al ob­je­ti­vo mar­ca­do: 13.360 mi­llo­nes.

EN CAÍ­DA LI­BRE

Las ci­fras ha­bla­ron al com­pás de los clics que se acer­ca­ban al bo­tón de «des­ac­ti­var cuen­ta». El úl­ti­mo tri­mes­tre del pa­sa­do año Fa­ce­book per­día usua­rios por pri­me­ra vez des­de que se crea­se, ha­ce aho­ra on­ce años en Har­vard, co­mo me­dio de con­tac­to en­tre los es­tu­dian­tes de es­ta eli­tis­ta uni­ver­si­dad. So­lo en Es­ta­dos Uni­dos, en tres me­ses se die­ron de ba­ja un mi­llón de usua­rios de los 185 que te­nía es­ta red so­cial en su país de ori­gen. Pe­ro hay más: y es que la ten­den­cia ge­ne­ra­li­za­da de los con­su­mi­do­res de re­des so­cia­les ad­vier­te que los usua­rios ca­da vez pa­san me­nos ho­ras pu­lu­lan­do por Fa­ce­book pa­ra re­ga­lar­le ese tiem­po a otras co­mu­ni­da­des ci­ber­né­ti­cas.

Zuc­ker­berg, que si por al­go se ca­rac­te­ri­za es por ser pre­vi­sor, ha­ce años que hi­zo su­yo el man­tra de «guar­da pa­ra cuan­do no ha­ya». En el 2012 in­vir­tió mil mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra te­ner los de­re­chos de Ins­ta­gram, la red so­cial de ca­be­ce­ra de los mi­llen­nials, pa­ra quie­nes su her­mano ma­yor es una pá­gi­na ob­so­le­ta y po­co ope­ra­ti­va. No que­dó ahí la co­sa, ya que dos años des­pués, el ser­vi­cio de men­sa­je­ría más po­pu­lar de Oc­ci­den­te, What­sApp, tam­bién su­cum­bió a los en­can­tos de Fa­ce­book, que lo com­pró por —aten­ción— 22.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Con la San­tí­si­ma Tri­ni­dad del mun­do 2.0 en su po­der, Zuc­ker­berg se sen­tía po­de­ro­so y tran­qui­lo. ¿Qué po­día sa­lir mal do­mi­nan­do tres com­pa­ñías que for­man par­te del sec­tor que era ya el mo­tor de Wall Street? Co­mo siem­pre, la reali­dad sor­pren­de más que la fic­ción.

LA ES­PAN­TÁ DE DI­REC­TI­VOS

Pe­se a que es­tu­vo cua­tro años en cal­ma tras ha­ber­se qui­ta­do de en­ci­ma a sus prin­ci­pa­les com­pe­ti­do­res, los fun­da­do­res de es­tas em­pre­sas aca­ba­ron de­jan­do a Zuc­ker­berg en la cu­ne­ta. Pri­me­ro fue Jan Koum en fe­bre­ro. El CEO de What­sApp re­nun­ció a su pues­to de ma­ne­ra ines­pe­ra­da, lle­gan­do a de­cir, in­clu­so, que des­de ese mo­men­to que­ría de­di­car­se a la vi­da con­tem­pla­ti­va. No tar­da­ron en sa­lir vo­ces que ai­rea­ron las ten­sio­nes exis­ten­tes en­tre Koum y Zuc­ker­berg. So­bre to­do, se­gún ase­gu­ró en ese mo­men­to The Was­hing­ton Post, por el nue­vo mo­de­lo pro­pues­to por Zuc­ker­berg, en el que pre­ten­día eli­mi­nar la in­de­pen­den­cia de What­sApp co­mo ser­vi­cio pa­ra in­te­grar­la jun­to a Fa­ce­book, Mes­sen­ger e Ins­ta­gram, cru­zan­do da­tos con es­tas tres apli­ca­cio­nes. La si­tua­ción, que de­ja­ba en evi­den­cia la fal­ta de co­mu­ni­ca­ción en­tre los di­rec­ti­vos de las más po­ten­tes re­des so­cia­les del mun­do, al­can­zó co­tas aún más dra­má­ti­cas ha­ce tan so­lo unos días, cuan­do los fun­da­do­res de Ins­ta­gram die­ron, tam­bién, la es­pan­tá.

Es­ta po­pu­lar apli­ca­ción pa­ra com­par­tir fo­tos y ví­deos —cu­ya ba­se de usua­rios se du­pli­có en los dos úl­ti­mos años, te­nien­do hoy en día 700 mi­llo­nes de fie­les— es la ga­lli­na de los hue­vos de oro de Zuc­ker­berg y, da­dos los que­bra­de­ros de ca­be­za cons­tan­tes que su­fre con Fa­ce­book, no pien­sa de­jar de mi­mar­la. Así que a rey muer­to, rey pues­to. Y cuan­do Ke­vin Sys­trom y Mi­ke Krie­ger aban­do­na­ron la com­pa­ñía a fi­na­les de sep­tiem­bre pa­ra «ex­plo­rar nue­vos ca­mi­nos», el CEO de Fa­ce­book no tar­dó en nom­brar un nue­vo man­da­más pa­ra Ins­ta­gram, Adam Mos­se­ri, co­rrien­do así un tu­pi­do ve­lo an­tes de que vol­vie­ran a sa­lir tra­pos su­cios, co­mo su­ce­dió cuan­do lo aban­do­nó Koum.

De los fren­tes abier­tos que tie­ne en ca­sa Zuc­ker­berg se ocu­pa de ma­ne­ra rá­pi­da y efi­caz. Pue­de ha­cer­lo. El pro­ble­ma es que quien es hoy el quin­to hom­bre más ri­co del mun­do gra­cias a crear una he­rra­mien­ta que has­ta es ca­paz de de­can­tar los re­sul­ta­dos de unas elec­cio­nes, tie­ne ad­ver­si­da­des más gra­ves fue­ra de sus feu­dos. Bru­se­las, por ejem­plo, em­pie­za a es­tar can­sa­da de las tri­qui­ñue­las de es­ta red so­cial pa­ra con­ti­nuar man­te­nien­do tér­mi­nos de con­di­cio­nes «opa­cos» y se­guir sin in­for­mar a sus usua­rios de que Fa­ce­book usa sus da­tos con «fi­nes co­mer­cia­les». «No quie­ro ver pro­gre­sos, quie­ro re­sul­ta­dos», de­cía la pa­sa­da se­ma­na la co­mi­sa­ria eu­ro­pea de Jus­ti­cia, Con­su­mi­do­res e Igual­dad de Gé­ne­ro, Ve­ra Jou­ro­vá. Ya hay anun­cio de san­cio­nes pa­ra el 2019. El peor día de Fa­ce­book no ha aca­ba­do.

Per­dió usua­rios por pri­me­ra vez en la his­to­ria en el 2017; en tres me­ses, un mi­llón de es­ta­dou­ni­den­ses se die­ron de ba­ja de la red so­cial más im­por­tan­te del mun­do

ILUS­TRA­CIÓN: MA­RÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.