ITA­LIA PO­NE EN JA­QUE A LA UE

La Eu­ro­zo­na te­me un des­ca­la­bro en ca­de­na si el Go­bierno trans­al­pino per­sis­te en su ho­ja de ru­ta eco­nó­mi­ca Ro­ma quie­re sal­tar­se los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit, aun­que Bru­se­las y los mer­ca­dos aprie­tan pa­ra evi­tar el des­plan­te

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cris­ti­na Porteiro

El nue­vo Go­bierno ita­liano ha desafia­do a la UE con su de­ci­sión de rom­per las re­glas de es­ta­bi­li­dad y ele­var su te­cho de gas­to por en­ci­ma de lo per­mi­ti­do. Bru­se­las te­me un des­ca­la­bro en ca­de­na si el Eje­cu­ti­vo trans­al­pino por­fía en sus in­ten­cio­nes.

Es el país de la OC­DE en el que me­nos ha cre­ci­do la pro­duc­ti­vi­dad des­de el año 1995, la se­gun­da eco­no­mía más en­deu­da­da (131 % del PIB) de la UE des­pués de Gre­cia, un 13 % de su eco­no­mía es­tá su­mer­gi­da, sus ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas atro­fia­das y el des­em­pleo ju­ve­nil al­can­za el 37,1 %, a pe­sar de ser uno de los paí­ses «con uno de los gas­tos más al­tos en pen­sio­nes» den­tro del blo­que (15 % del PIB). Con to­do, si­gue sien­do la ter­ce­ra ma­yor po­ten­cia del eu­ro tras Ale­ma­nia y Fran­cia. Y un ries­go de di­men­sio­nes des­co­mu­na­les pa­ra la eu­ro­zo­na.

El nue­vo Go­bierno ita­liano, un «Fran­kens­tein» ar­ti­cu­la­do por el po­pu­lis­mo eu­ro­es­cép­ti­co del Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas y la ul­tra­de­re­cha más reac­cio­na­ria en­car­na­da por la Li­ga Nor­te, ha de­ci­di­do ig­no­rar to­dos esos in­di­ca­do­res que apun­tan a un des­ca­la­bro eco­nó­mi­co si el Eje­cu­ti­vo de Ro­ma no to­ma las riendas de las cuen­tas pú­bli­cas y en­de­re­za su rum­bo. No pa­re­ce que ese va­ya a ser el ca­mino. Am­bas for­ma­cio­nes, li­de­ra­das por Lui­gi di Maio y Mat­teo Sal­vi­ni, tie­nen mu­chas fac­tu­ras po­lí­ti­cas que pa­gar y eso sig­ni­fi­ca que, aun­que sea en par­te, lle­va­rán a tér­mino sus fe­bri­les pla­nes presupuestarios. Na­da de apre­tar cin­tu­ro­nes o fis­ca­li­zar la hu­cha ita­lia­na.

El Go­bierno ita­liano quie­re ba­rra li­bre pa­ra gas­tar y con­ten­tar a un elec­to­ra­do ex­tre­ma­da­men­te rea­cio a cum­plir con los com­pro­mi­sos eu­ro­peos. Un pro­ble­ma pa­ra el con­jun­to de la UE, don­de las nor­mas de es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria son de obli­ga­do cum­pli­mien­to pa­ra to­dos. «Es­ta­mos re­du­cien­do el gas­to pú­bli­co y nos es­ta­mos ci­ñen­do a la nor­ma de dé­fi­cit por­que hay nor­mas y son las mis­mas pa­ra to­dos los paí­ses. Nues­tros fu­tu­ros es­tán li­ga­dos», les afeó en la úl­ti­ma reunión del Eu­ro­gru­po el mi­nis­tro de Eco­no­mía fran­cés, Bruno Le Mai­re. El ga­lo se mos­tró es­pe­cial­men­te hos­til con la des­leal­tad de sus so­cios ita­lia­nos, quie­nes no tu­vie­ron re­pa­ros en anun­ciar el pa­sa­do 1 de oc­tu­bre, an­te la mi­ra­da per­ple­ja del res­to de mi­nis­tros, que no so­lo tie­nen pen­sa­do in­cum­plir el ob­je­ti­vo de dé­fi­cit, sino que lo dis­pa­ra­rán al 2,4 % has­ta el 2021. El te­rre­mo­to que pro­vo­ca­ron las pa­la­bras del mi­nis­tro de Eco­no­mía ita­liano, Gio­van­ni Tria, hi­cie­ron tem­blar los ci­mien­tos de la Co­mi­sión Eu­ro­pea. El equi­po de Jean Clau­de Junc­ker se lle­vó las ma­nos a la ca­be­za. «El Go­bierno de­be de­cir­le la ver­dad a los ita­lia­nos. Hay más gas­to pú­bli­co de lo que se ha­bía com­pro­me­ti­do. ¿Quién va a pa­gar eso? Son sus ciu­da­da­nos quie­nes lo pa­ga­rán. Ita­lia es el úni­co país de la eu­ro­zo­na que ten­drá una po­lí­ti­ca ex­pan­sio­nis­ta en el 2019. La cues­tión es que la bue­na po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca tie­ne que ser creí­ble y efi­caz», les ad­vir­tió el co­mi­sa­rio de Eco­no­mía, Pie­rre Mos­co­vi­ci. Pe­ro la fac­tu­ra, al fi­nal, aca­ba­rá en la car­te­ra de los Vein­tio­cho.

¿QUÉ PRE­TEN­DE HA­CER EL NUE­VO GO­BIERNO?

Des­pués de los su­do­res fríos que pro­vo­ca­ron los pla­nes del Eje­cu­ti­vo ita­liano en Bru­se­las y el re­pun­te de la pri­ma de ries­go en los mer­ca­dos (en­ca­re­ci­mien­to de la fi­nan­cia­ción), el Go­bierno de Giu­sep­pe Con­te de­ci­dió re­cu­lar y anun­ciar una re­duc­ción del dé­fi­cit has­ta el 2,1 % en el 2020 y el 1,8 % en el 2021. Un ges­to pa­ra «en­friar la tem­pe­ra­tu­ra», co­mo de­man­dó es­ta se­ma­na el por­ta­voz de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Mar­ga­ri­tis Schi­nas, pe­ro in­su­fi­cien­te pa­ra cum­plir con el Pac­to de Es­ta­bi­li­dad, que exi­ge a Ita­lia un es­fuer­zo es­truc­tu­ral adi­cio­nal del 0,6 %, ya sea por la vía del re­cor­te del gas­to o el au­men­to (po­co fia­ble) de los in­gre­sos. Tam­po­co pa­re­ce que va­ya a ser­vir pa­ra po­ner en mar­cha el aba­ni­co de me­di­das po­pu­la­res pro­yec­ta­do por el equi­po de Con­te. En su ho­ja de ru­ta es­tá pre­vis­to dar mar­cha atrás a la re­for­ma de las pen­sio­nes y ba­jar la edad de ju­bi­la­ción, alum­brar una ren­ta bá­si­ca ga­ran­ti­za­da a ciu­da­da­nos de ba­jos in­gre­sos va­lo­ra­da en 10.000 mi­llo­nes de eu­ros, un plan de in­ver­sio­nes pú­bli­cas en in­fra­es­truc­tu­ras y am­nis­tías y re­ba­jas fis­ca­les que aca­ba­rán ero­sio­nan­do las men­guan­tes arcas pú­bli­cas.

¿POR QUÉ ES UN PE­LI­GRO PA­RA LA EU­RO­ZO­NA?

Mos­co­vi­ci fue me­ri­dia­na­men­te cla­ro al res­pec­to: «Ita­lia es un gran país eu­ro­peo en el co­ra­zón de la zo­na eu­ro, por eso se­ría im­por­tan­te evi­tar que en­tra­ra en cri­sis. Tie­ne la obli­ga­ción de re­du­cir el dé­fi­cit. Es el país que más se ha be­ne­fi­cia­do de la fle­xi­bi­li­dad de Bru­se­las», in­di­có. El fran­cés no qui­so en­trar en de­ta­lles pa­ra no ge­ne­rar más ten­sio­nes en los mer­ca­dos, que po­drían de­vol­ver a Ita­lia a la si­tua­ción de es­tran­gu­la­mien­to que vi­vie­ron eco­no­mías co­mo la es­pa­ño­la en el 2012 si con­ti­núa por la sen­da del des­pil­fa­rro. «No soy un par­ti­sano de la aus­te­ri­dad», tra­tó de jus­ti­fi­car el ga­lo. No se opo­ne a con­ce­der mar­gen de ma­nio­bra pa­ra una fis­ca­li­dad más fle­xi­ble, pe­ro se nie­ga a acep­tar pro­gra­mas presupuestarios que pue­dan po­ner en ries­go al con­jun­to del eu­ro. Y no lo ha­ce por una ra­zón sim­ple: las gran­des po­ten­cias eu­ro­peas (Ale­ma­nia y Fran­cia) es­tán muy ex­pues­tas a cual­quier shock en la eco­no­mía ita­lia­na. A pe­sar de los es­fuer­zos en los úl­ti­mos años por apun­ta­lar la su­per­vi­sión del sis­te­ma ban­ca­rio y los me­ca­nis­mos de cor­ta­fue­gos pa­ra evi­tar que las cri­sis fi­nan­cie­ras se con­ta­gien y se con­vier­tan en cri­sis so­be­ra­nas, la UE no ha con­se­gui­do fi­na­li­zar la ar­qui­tec­tu­ra del eu­ro.

Fal­ta un fon­do de res­ca­te, un me­ca­nis­mo de mu­tua­li­za­ción de ries­gos y un fon­do co­mún de ga­ran­tías. To­dos es­tos fac­to­res ha­cen tam­ba­lear al blo­que. Cual­quier ho­gue­ra en Ita­lia pue­de aca­bar pro­pa­gan­do un in­cen­dio en la Unión. «Es pro­ba­ble que la con­duc­ta del Go­bierno ita­liano en las ne­go­cia­cio­nes pre­su­pues­ta­rias con las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas y la apli­ca­ción o no de los pro­gra­mas eco­nó­mi­cos pre­sen­ta­dos por la Li­ga y el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas du­ran­te la cam­pa­ña creen des­con­fian­za en los mer­ca­dos de ca­pi­ta­les», se­ña­lan los ex­per­tos de Co­fa­ce, quie­nes apun­tan a un al­to ries­go de de­ba­cle ban­ca­ria: «La es­truc­tu­ra del sis­te­ma ban­ca­rio, en la cual los ban­cos re­gio­na­les de ta­ma­ño me­diano-pe­que­ño su­fren una ex­po­si­ción con­si­de­ra­ble a los prés­ta­mos mo­ro­sos, si­gue sien­do pro­ble­má­ti­co, es­pe­cial­men­te aho­ra que el BCE es­pe­ra en­du­re­cer sus di­rec­tri­ces a los ban­cos res­pec­to a los prés­ta­mos mo­ro­sos pa­ra de­man­dar un ra­tio de co­ber­tu­ra del 100 %». Y ahí ra­di­ca el gran pro­ble­ma de Ita­lia. Cual­quier mo­vi­mien­to ex­tra­ño dis­pa­ra­rá la des­con­fian­za de los mer­ca­dos. La fi­nan­cia­ción y el ac­ce­so al cré­di­to de la am­plia red de ban­cos re­gio­na­les ita­lia­nos se en­ca­re­ce­rá, di­fi­cul­tan­do la co­ber­tu­ra de cual­quier po­si­ble agu­je­ro de ca­pi­tal de­ri­va­do de ac­ti­vos mo­ro­sos. El es­tran­gu­la­mien­to ban­ca­rio afec­ta­rá de lleno al te­ji­do in­dus­trial ita­liano, con­for­ma­do por em­pre­sas pe­que­ñas po­co pro­duc­ti­vas y de­pen­dien­tes ma­yo­ri­ta­ria­men­te de la fi­nan­cia­ción a tra­vés de las en­ti­da­des de cré­di­to. Los pro­ble­mas fi­nan­cie­ros de py­mes y em­pre­sas ex­por­ta­do­ras ita­lia­nas pue­den po­ner en pro­ble­mas a la ca­de­na de su­mi­nis­tros ha­cia los prin­ci­pa­les so­cios co­mer­cia­les: Ale­ma­nia, Fran­cia, Reino Uni­do y Es­pa­ña. Tam­bién se es­pe­ra la con­trac­ción de las ex­por­ta­cio­nes de Ale­ma­nia, Paí­ses Ba­jos y Es­pa­ña al país al­pino. No obs­tan­te, el ma­yor ries­go que exis­te no se cier­ne so­bre el mer­ca­do sino so­bre el fu­tu­ro mis­mo del eu­ro. La mo­ne­da úni­ca po­dría su­pe­rar la pér­di­da de una eco­no­mía co­mo Gre­cia (su PIB al­can­za los 322.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les), pe­ro no la caí­da de su ter­cer pi­lar (el PIB ita­liano al­can­za los 2,3 bi­llo­nes de eu­ros).

¿QUÉ PI­DE BRU­SE­LAS?

Ajus­tar­se a lo pac­ta­do. «Re­du­cir el al­to vo­lu­men de prés­ta­mos du­do­sos y apo­yar la re­es­truc­tu­ra­ción de los ba­lan­ces, in­clu­yen­do los de los ban­cos me­dios y pe­que­ños así co­mo apli­car de in­me­dia­to la re­for­ma de los pro­ce­di­mien­tos de in­sol­ven­cia», es lo más ur­gen­te pa­ra evi­tar que cual­quier res­ba­lón del Go­bierno pro­vo­que un con­ta­gio. «Es una lo­cu­ra, ab­sur­do», re­su­men las au­to­ri­da­des eu­ro­peas. En Bru­se­las cru­zan los de­dos pa­ra que el bo­rra­dor de pre­su­pues­to, que de­be­ría lle­gar ma­ña­na a más tar­dar, se ajus­te a lo pac­ta­do. De lo con­tra­rio, el equi­po de Junc­ker to­da­vía se guar­da un as en la man­ga pa­ra for­zar al dís­co­lo Go­bierno ita­liano: avan­zar en el ex­pe­dien­te abier­to por deu­da ex­ce­si­va. Una deu­da que po­cos con­fían en que se pue­da re­du­cir sin un po­lé­mi­co pro­ce­so de re­es­truc­tu­ra­ción de por me­dio.

En Bru­se­las ca­li­fi­can de «ab­sur­do» el pro­yec­to de pre­su­pues­tos que pro­po­nen Di Maio y Sal­vi­ni

| S. LECOCQ

Junc­ker (iz­quier­da) se ha reuni­do con lí­de­res po­lí­ti­cos ita­lia­nos co­mo Ro­bert Fi­co pa­ra re­con­du­cir la si­tua­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.