El mer­ca­do di­gi­tal más po­pu­lo­so

El gi­gan­te asiá­ti­co re­ba­sa la his­tó­ri­ca ci­fra de 800 mi­llo­nes de in­ter­nau­tas, un ju­go­so ne­go­cio; so­lo el co­mer­cio elec­tró­ni­co mo­vió en­tre enero y ju­nio 594.000 mi­llo­nes de dó­la­res

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Ma­ría Puer­to

Com­prar, cha­tear, com­par­tir fo­tos, ver se­ries, ju­gar… To­do ello for­ma par­te de la vi­da co­ti­dia­na de la ma­yo­ría de la po­bla­ción chi­na que vi­ve co­nec­ta­da a In­ter­net y con un te­lé­fono mó­vil en la mano. Chi­na es el país con más in­ter­nau­tas del mun­do: ya ha su­pe­ra­do los 800 mi­llo­nes de per­so­nas que na­ve­gan por la red. Una ci­fra su­pe­rior a la de eco­no­mías más desa­rro­lla­das co­mo Es­ta­dos Uni­dos o to­da la Unión Eu­ro­pea. Pe­ro lo que re­sul­ta más atrac­ti­vo del mer­ca­do chino es que no es­tá sa­tu­ra­do, to­da­vía tie­ne mar­gen pa­ra cre­cer, ya que tan so­lo el 57,7 % de la po­bla­ción tran­si­ta de for­ma ha­bi­tual por el te­rri­to­rio di­gi­tal.

De la mis­ma for­ma que el gi­gan­te asiá­ti­co de­fien­de su ca­pi­ta­lis­mo con ca­rac­te­rís­ti­cas chi­nas, su uni­ver­so de In­ter­net tam­bién tie­ne iden­ti­dad pro­pia. La prin­ci­pal di­fe­ren­cia es que la ma­yo­ría de los usua­rios ac­ce­den a la red a tra­vés del te­lé­fono mó­vil y, en se­gun­do lu­gar, que la ac­ti­vi­dad prin­ci­pal es­tá orien­ta­da ha­cia las re­des so­cia­les y el con­su­mo. La in­for­ma­ción no es una prio­ri­dad y, ade­más, el Go­bierno chino cen­su­ra los con­te­ni­dos con un po­ten­te fi­re­wall co­no­ci­do po­pu­lar­men­te co­mo la Gran Mu­ra­lla de In­ter­net.

La ra­pi­dez del desa­rro­llo eco­nó­mi­co chino ha he­cho que la po­bla­ción se adap­te rá­pi­da­men­te a los sal­tos tec­no­ló­gi­cos. De la mis­ma for­ma que el te­lé­fono fi­jo prác­ti­ca­men­te no ha exis­ti­do pa­ra la ma­yo­ría de la po­bla­ción, ex­cep­to en el tra­ba­jo, tam­bién se han sal­ta­do el pa­so del or­de­na­dor de me­sa e in­clu­so del por­tá­til. A In­ter­net se ac­ce­de a tra­vés de los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, que ade­más per­mi­ten una me­jor co­nec­ti­vi­dad a la red y, so­bre to­do, la in­me­dia­tez.

Las úl­ti­mas es­ta­dís­ti­cas pu­bli­ca­das por el Cen­tro de In­for­ma­ción de la Red de In­ter­net de Chi­na (CNNIC, por sus si­glas en in­glés) con­cre­tan en 802 mi­llo­nes el nú­me­ro de per­so­nas que na­ve­gan por In­ter­net. La ci­fra mues­tra un cre­ci­mien­to del 3,8 % en el pri­mer se­mes­tre del 2018 res­pec­to a di­ciem­bre del 2017. Un to­tal de 788 mi­llo­nes de chi­nos ac­ce­den a In­ter­net a tra­vés del te­lé­fono mó­vil, es de­cir, el 98,3 % de los usua­rios. Pa­ra­le­la­men­te, 566 mi­llo­nes com­pran por In­ter­net, un 30,1 % más que el año an­te­rior, un ne­go­cio que so­lo en el pri­mer se­mes­tre de es­te año se ele­vó a los 594.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

El au­ge del co­mer­cio elec­tró­ni­co ha ido de la mano del desa­rro­llo de efi­cien­tes pa­sa­re­las de pa­go por par­te de las gran­des tec­no­ló­gi­cas chi­nas. Ali­ba­ba, con su exi­to­so sis­te­ma Ali­pay, y Ten­cent, con el ser­vi­cio de pa­go de Wechat, han co­lo­ca­do el mo­ne­de­ro vir­tual en el mó­vil. El pa­go con tar­je­tas de cré­di­to es otro pa­so que se sal­tan los chi­nos, que ya pue­den vi­vir en una so­cie­dad sin efec­ti­vo.

UNAS CI­FRAS MA­REAN­TES

Pe­ro el am­plio mer­ca­do ha desa­rro­lla­do la eco­no­mía di­gi­tal y to­do ti­po de ne­go­cios re­la­cio­na­dos con los ser­vi­cios de ocio. Por ejem­plo, Ten­cent ofre­ce a sus usua­rios has­ta un mi­llón de apli­ca­cio­nes pa­ra fi­de­li­zar­los. Con ellas fa­ci­li­ta las com­pras, las des­car­gas de con­te­ni­do, la re­ser­va de bi­lle­tes o per­mi­te ocul­tar el con­te­ni­do de tu mó­vil a po­si­bles ojos in­dis­cre­tos. Los jue­gos son los re­yes y las ci­fras ma­rean. Ten­cent con­si­guió que el mi­ni­jue­go Jump Jump atra­je­ra a 400 mi­llo­nes de ju­ga­do­res en me­nos de tres días al po­ner­lo en la pá­gi­na prin­ci­pal de WeChat.

Chi­na tam­bién tie­ne el mer­ca­do de ví­deos on­li­ne más gran­de del mun­do. Las pla­ta­for­mas iQi­yi, You­ku, Tu­dou y Sohu li­de­ran el mer­ca­do y la crea­ción de con­te­ni­dos pa­ra In­ter­net desafían al mer­ca­do tra­di­cio­nal de la te­le­vi­sión.

El pa­sa­do ve­rano, iQi­yi con­si­guió en­gan­char a to­do el país a la se­rie La his­to­ria del Pa­la­cio de Yan­xi, una es­pe­cie de jue­go de tro­nos en­tre con­cu­bi­nas am­bien­ta­da en la di­nas­tía Qing. En sep­tiem­bre ya ha­bía acu­mu­la­do 13.000 mi­llo­nes de vi­si­tas. Y con­si­guió en un so­lo día, el 12 de agos­to, que 530 mi­llo­nes de per­so­nas se co­nec­ta­rán a la se­rie.

El desa­rro­llo de In­ter­net tie­ne una asig­na­tu­ra pen­dien­te y es la bre­cha en­tre el mun­do ru­ral y el ur­bano. De mo­men­to, en la Chi­na cam­pe­si­na so­lo el 20,6 % de la po­bla­ción tie­ne ac­ce­so a la red.

| W. GANG

LA HE­GE­MO­NÍA MÓ­VIL. El 98 % de los chi­nos que na­ve­gan por la redlo ha­cen a tra­vés del te­lé­fono mó­vil,una sin­gu­la­ri­dad vin­cu­la­da a la tar­díain­cor­po­ra­ción de la po­bla­cióna tec­no­lo­gías co­mo el por­tá­til o el or­de­na­dor de so­bre­me­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.