Acción de Gra­cias

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Juan Car­los Mar­tí­nez

El jue­ves pa­sa­do los es­ta­dou­ni­den­ses ce­le­bra­ron su po­pu­lar Día de Acción de Gra­cias, en el que se con­me­mo­ra el ban­que­te que, a prin­ci­pios del siglo XVII, se die­ron los eu­ro­peos lle­ga­dos a Nue­va In­gla­te­rra en agra­de­ci­mien­to por los ali­men­tos que co­men­za­ba a dar­les aque­lla tie­rra de pro­mi­sión. Mu­chos de esos ali­men­tos les lle­ga­ron de ma­nos de la tri­bu na­ti­va y aco­ge­do­ra que ha­bi­ta­ba aque­lla re­gión. Es­te jue­ves, en San Diego, sur de Ca­li­for­nia, jun­to a Ti­jua­na, Mé­xi­co, los he­re­de­ros de aque­llos padres pe­re­gri­nos ce­le­bra­ron su Acción de Gra­cias de es­pal­das a los mi­les de in­mi­gran­tes a los que se nie­ga el ac­ce­so a su tie­rra de pro­mi­sión. Pa­ra­do­jas de un país crea­do por la in­mi­gra­ción.

Tam­bién de es­te la­do se dan pa­ra­do­jas. El vier­nes 16, el pre­si­den­te Pe­dro Sán­chez pro­cla­ma­ba en un ac­to pú­bli­co la ne­ce­si­dad de que se re­co­noz­can los de­re­chos de los in­mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos. Pe­ro so­lo unos días des­pués, en Ra­bat, el mismo Sán­chez lo­gra­ba (¿pa­ga­ba?) un com­pro­mi­so de Ma­rrue­cos pa­ra au­men­tar las de­vo­lu­cio­nes de in­mi­gran­tes ile­ga­les des­de Es­pa­ña.

Las pro­cla­mas gro­se­ras con­tra la in­mi­gra­ción ca­lan hon­do, y no de­be­rían. No so­lo por ra­zo­nes de hu­ma­ni­dad, sino tam­bién por in­te­rés eco­nó­mi­co. En el ca­so es­pa­ñol, te­ne­mos plan­tea­do un re­to enor­me, el del de­cli­ve de­mo­grá­fi­co. De aquí al año 38, las pro­yec­cio­nes del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca pre­vén un con­ti­nuo sal­do ve­ge­ta­ti­vo ne­ga­ti­vo, es decir, más de­fun­cio­nes que na­ci­mien­tos. La po­bla­ción cre­ce­rá ex­clu­si­va­men­te gra­cias a la lle­ga­da de ex­tran­je­ros. Ellos se­rán los que man­ten­gan el pe­so de Es­pa­ña en el mar­co in­ter­na­cio­nal y los que sos­ten­gan la de­man­da in­ter­na y el em­pleo. Ya hoy son los hi­jos de ma­dre ex­tran­je­ra los que ani­man la vi­ta­li­dad del país. Las ma­dres in­mi­gran­tes tienen más hi­jos que las na­ti­vas, y los tienen an­tes. Y son in­mi­gran­tes, es­pe­cial­men­te mu­je­res, quie­nes atien­den la de­pen­den­cia de nues­tra po­bla­ción en­ve­je­ci­da. Hay que man­te­ner­se crí­ti­cos con los men­sa­jes xe­nó­fo­bos, in­te­grar y dar pleno ac­ce­so a la educación a los in­mi­gran­tes y de­jar de ti­rar pie­dras con­tra nuestro pro­pio te­ja­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.