El agua del gri­fo es sa­lu­da­ble, eco­nó­mi­ca y fia­ble, pe­ro so­bre to­do, es un de­re­cho del con­su­mi­dor

Via­qua y La Voz de Galicia in­vi­tan a seis pro­fe­sio­na­les a una ca­ta de agua El ob­je­ti­vo, dis­tin­guir en­tre la de abas­te­ci­mien­to, la en­va­sa­da y la de ma­nan­tial

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - S. L. L. / I. C.

Ha­ce 160 años que el agua lle­gó a los gri­fos de las co­ci­nas de los ma­dri­le­ños. Los de­más es­pa­ño­les tu­vie­ron que es­pe­rar un si­glo más pa­ra ser tes­ti­gos de ese mi­la­gro que de­ja bo­quia­bier­tos a los ni­ños saha­rauis que pa­san las va­ca­cio­nes de ve­rano en Galicia. Y, sin em­bar­go, hoy no se le da im­por­tan­cia ni se es cons­cien­te de la gran obra de ingeniería que hay de­trás de la ca­na­li­za­ción del agua des­de los sis­te­mas de cap­ta­ción a los ho­ga­res, ni del ce­lo con el que se con­tro­la el su­mi­nis­tro pa­ra ga­ran­ti­zar su po­ta­bi­li­dad. Tan­to des­de las em­pre­sas de dis­tri­bu­ción co­mo des­de las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias re­co­no­cen que, al me­nos en los paí­ses más avan­za­dos, se ha per­di­do la par­ti­da fren­te a las aguas en­va­sa­das. Y la Unión Eu­ro­pea ad­vier­te: los ciu­da­da­nos tie­nen de­re­cho a sa­ber que el agua del gri­fo es un de­re­cho.

Via­qua, del Gru­po Suez, es una de las com­pa­ñías que se to­ma en se­rio es­te men­sa­je y, con ese fin, or­ga­ni­za jun­to con La Voz de Galicia fo­ros en los que se de­ba­te, di­vul­ga e in­for­ma so­bre la ges­tión del agua. Es­te año, con un in­gre­dien­te muy in­tere­san­te: una ca­ta de agua en la que seis ex­per­tos de di­fe­ren­tes ám­bi­tos pu­die­ron de­gus­tar, per­ci­bir y cons­ta­tar las di­fe­ren­cias en­tre las aguas po­ta­bi­li­za­das, las en­va­sa­das y las de ma­nan­tial. A la lla­ma­da de Via­qua y de La Voz de Galicia acu­die­ron El­vi­ra Íñi­guez Pi­chel, téc­ni­ca del Ser­vi­zo de Sa­ni­da­de Am­bien­tal de la Xun­ta; An­to­nio Ro­drí­guez Nú­ñez, pe­dia­tra y nu­tri­cio­nis­ta; Fran­cis­co Lu­cas, de la Di­rec­ción de Ca­li­dad de Agua de Suez; Ayt­ha­mi Pe­re­ra, ju­ga­dor del Com­pos­te­la, y Pau­la Paz, del res­tau­ran­te AC DC, a los que se su­mó la pe­rio­dis­ta de La Voz Su­sa­na Lua­ña.

En una sa­la del Gran Ho­tel Los Abe­tos, los in­vi­ta­dos ca­ta­ron el lí­qui­do trans­pa­ren­te de cua­tro va­sos. El agua, ya se sa­be, es inodo­ra, in­co­lo­ra e in­sí­pi­da. Pe­ro con ma­ti­ces. Par­tí­cu­las en de­pó­si­to pue­den en­tur­biar­la, y el sa­bor y el olor de­pen­de de los pro­duc­tos em­plea­dos pa­ra su tra­ta­mien­to y de sus pro­pie­da­des in­trín­se­cas. Así que tras la ca­ta en la que los in­vi­ta­dos apun­ta­ron sen­sa­cio­nes en torno al sen­ti­do vi­sual, el ol­fa­ti­vo y el gus­ta­ti­vo, eli­gie­ron aque­llas que les re­sul­ta­ron más atrac­ti­vas y las que les pro­du­je­ron ma­yor re­cha­zo. To­do ello ba­jo la su­per­vi­sión de Ro­sa Mar­tí­nez, del La­bo­ra­to­rio de Ser­vi­cio Téc­ni­co de Aná­li­sis de Agua de Con­su­mo Hu­mano In­ter­lab, quien les re­cor­dó que, por su­pues­to, las cua­tro aguas ca­ta­das eran po­ta­bles y ap­tas pa­ra el con­su­mo hu­mano.

Fi­na­li­za­do el ex­pe­ri­men­to, las aguas pre­fe­ri­das por los ca­ta­do­res fue­ron la B y la C, y to­dos ellos coin­ci­die­ron en re­cha­zar la A. ¿Y por qué? Por su olor y sa­bor a clo­ro. Si ha­bía al­gu­na du­da, Ro­sa Mar­tí­nez la des­pe­jó. El agua eti­que­ta­da co­mo A ha­bía si­do ex­traí­da de la po­ta­bi­li­za­do­ra de San­tia­go, y por lo tan­to, con to­das las ga­ran­tías pa­ra su con­su­mo, aun­que con el clo­ro per­ti­nen­te pa­ra su po­ta­bi­li­za­ción. La B era agua en­va­sa­da en Galicia, y en con­se­cuen­cia, exen­ta del tra­ta­mien­to con clo­ro. La D era agua de ma­nan­tial, tam­bién de San­tia­go, y la C, una mez­cla de agua po­ta­bi­li­za­da y de ma­nan­tial.

Con­clu­sión: el agua A, la que lle­ga a la ma­yo­ría de los gri­fos de San­tia­go, es ap­ta pa­ra el con­su­mo y es la que es­tá más con­tro­la­da. «El agua en­va­sa­da tie­ne ni­ve­les de con­trol muy in­fe­rio­res a la de la red —ex­pli­có Ro­sa Mar­tí­nez, la mo­de­ra­do­ra—. Es­tán obli­ga­das a un con­trol com­ple­to ca­da cin­co años, mien­tras que en San­tia­go, el agua de dis­tri­bu­ción se so­me­te a tre­ce o ca­tor­ce con­tro­les com­ple­tos ca­da año». Pe­ro el agua de la po­ta­bi­li­za­do­ra, es de­cir, la del gri­fo, se re­cha­za por su sa­bor. «El sa­bor es me­jo­ra­ble y nos pon­dre­mos con ello —ase­gu­ró—. Nos he­mos preo­cu­pa­do de cues­tio­nes sa­ni­ta­rias y no tan­to del sa­bor, y la Unión Eu­ro­pea nos es­tá ad­vir­tien­do de que el ciu­da­dano des­co­no­ce las pro­pie­da­des del agua, des­con­fía de la del gri­fo o ba­sa su elec­ción en el sa­bor».

Hay, por lo tan­to, fal­ta de in­for­ma­ción, y El­vi­ra Íñi­guez, de Sa­ni­da­de Am­bien­tal de la Xun­ta, lo ad­mi­tió: «El SINAC (Sis­te­ma de In­for­ma­ción Na­cio­nal de Aguas de Con­su­mo) es una he­rra­mien­ta in­for­má­ti­ca con un bo­le­tín que re­co­ge los pa­rá­me­tros del agua, pa­ra te­ner no­so­tros esa in­for­ma­ción y pa­ra dár­se­la a los ciu­da­da­nos. Los con­su­mi­do­res pue­den ver esa in­for­ma­ción col­ga­da en la pá­gi­na, pe­ro la ma­yo­ría no lo sa­ben».

El doc­tor An­to­nio Ro­drí­guez

El re­to del agua de dis­tri­bu­ción es su sa­bor; las em­pre­sas lo asu­men ad­ver­ti­das por la Unión Eu­ro­pea

El sec­tor tra­ta de des­mon­tar los mi­tos que por ra­zo­nes co­mer­cia­les se ex­tien­den so­bre el agua del gri­fo

Hay in­for­ma­ción del agua que se con­su­me en el SINAC, pe­ro es una he­rra­mien­ta muy po­co co­no­ci­da»

echó de me­nos una in­for­ma­ción res­pon­sa­ble. «Al ciu­da­dano hay que ofre­cer­le una in­for­ma­ción ve­raz, y lue­go él que to­me sus de­ci­sio­nes». Y aña­dió: «Co­mo pe­dia­tra lo que me im­por­ta es que el ni­ño be­ba agua, no el agua que va a be­ber, y que el de­por­tis­ta se­pa que pa­ra hi­dra­tar­se no ne­ce­si­ta nin­gu­na otra be­bi­da más que el agua. Pa­ra los be­bés, el me­jor bi­be­rón es el agua que be­be su ma­dre».

Por su­pues­to, el ju­ga­dor del Com­pos­te­la Ayt­ha­mi Pe­re­ra be­be agua. Mu­cha agua, pe­ro no del gri­fo. «Ven­go de Ca­na­rias y allí so­lo se con­su­me la en­va­sa­da, prue­bo es­ta del gri­fo y la no­to ra­ra». Y echó de me­nos cam­pa­ñas de in­for­ma­ción ins­ti­tu­cio­na­les que le ex­pli­ca­sen lo que es­ta­ba es­cu­chan­do en la sa­la. «No veo aquí que na­die me di­ga que se pue­de be­ber, no veo nin­gún car­tel que lo ex­pli­que». Fran­cis­co Lu­cas sub­ra­yó: «Se ha da­do cuen­ta el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad de que el ciu­da­dano no es­tá bien in­for­ma­do. Hu­bo de­ja­ción en ese sen­ti­do. Yo soy un gran de­fen­sor del agua del gri­fo, la gran pre­gun­ta es por qué

De izq. a de­re­cha: Ayt­ha­mi Pe­re­ra (fut­bo­lis­ta), Pau­la Paz (res­tau­ra­do­ra), An­to­nio Ro­drí­guez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.