AL­TER­NA­TI­VOS

CUAN­DO PEN­SA­MOS EN CO­CHES HÍ­BRI­DOS SIEM­PRE LO HA­CE­MOS EN ELÉC­TRI­COS CON MO­TO­RES DE COMBUSTIÓN, PE­RO HAY UNA SE­GUN­DA VÍA QUE ES LA DE LOS HÍ­BRI­DOS DE GAS, QUE TIE­NEN VEN­TA­JAS INNATAS SO­BRE EL RES­TO.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - PORTADA - Por Juan Ares

El Gas Na­tu­ral Com­pri­mi­do y el Gas Li­cua­do de Pe­tró­leo ca­da vez se usan más en Ga­li­cia. ¿Qué ven­ta­jas tie­nen es­tos com­bus­ti­bles?

Un co­che hí­bri­do de gas tie­ne un úni­co mo­tor de ga­so­li­na, pe­ro que pue­de fun­cio­nar con es­te com­bus­ti­ble o con gas na­tu­ral com­pri­mi­do (GNC) o, en otra va­rian­te, con Gas Li­cua­do de Pe­tro­leo (GLP).

Ac­tual­men­te ya son va­rias las mar­cas que ofre­cen mo­de­los de fá­bri­ca con es­ta adap­ta­ción que im­pli­ca, co­mo más no­ta­ble, la in­cor­po­ra­ción de de­pó­si­tos adi­cio­na­les pa­ra car­gar gas. Es­te he­cho de por sí ya su­po­ne la pri­me­ra ven­ta­ja de un co­che de gas, que es su ma­yor au­to­no­mía, que sue­le su­pe­rar los mil ki­ló­me­tros, ya que lle­va más ca­pa­ci­dad de com­bus­ti­ble al su­mar la ga­so­li­na y el gas.

Los co­ches hí­bri­dos de gas arran­can en mo­do ga­so­li­na, pa­ra in­me­dia­ta­men­te pa­sar a cir­cu­lar con el gas co­mo com- bus­ti­ble. So­lo cuan­do se aca­ba el de­pó­si­to de gas en­tra de nue­vo en fun­cio­na­mien­to el de ga­so­li­na.

La ven­ta­ja eco­nó­mi­ca de los co­ches de gas es que son me­nos cos­to­sos que los hí­bri­dos eléc­tri­cos, al no in­cor­po­rar mo­to­res adi­cio­na­les. Pa­ra po­ner un ejem­plo, po­de­mos ver que el Seat Ibi­za TGI de GNC, con mo­tor de 90 ca­ba­llos y aca­ba­do FR, cues­ta 17.890 eu­ros, el mis­mo pre­cio que el mo­de­lo TSI de ga­so­li­na, con 95 ca­ba­llos y aca­ba­do Xce­llen­ce, muy si­mi­lar.

BE­NE­FI­CIO ME­DIOAM­BIEN­TAL

Al mar­gen de las evi­den­tes ven­ta­jas eco­nó­mi­cas de los mo­to­res hí­bri­dos de gas, hay otras con­no­ta­cio­nes me­dioam­bien­ta­les que fa­vo­re­cen es­te com­bus­ti­ble. El pro­pio Luca de Meo, pre­si­den­te de Seat, re­co­no­cía que si en Es­pa­ña hu­bie­se un mi­llón de co­ches fun­cio­nan­do con GNC se de­ja­rían de emi­tir a la at­mós­fe­ra 1,2 mi­llo­nes de to­ne­la­das de CO al año. La pro­pia mar­ca es­pa­ño­la es­ti­ma que el uso de GNC re­du­ce un 25% las emi­sio­nes de CO y un 87% las de NOx de los co­ches dié­sel.

Los co­ches hí­bri­dos mo­vi­dos por ga­so­li­na y gas na­tu­ral pue­den lle­var

El em­pleo de gas y ga­so­li­na se pue­de con­si­de­rar una forma de hi­bri­da­ción, al uti­li­zar dos ener­gías, aun­que tam­bién se le lla­ma bi­fuel

la eti­que­ta ECO me­dioam­bien­tal de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Trá­fi­co, lo que les per­mi­te cir­cu­lar por los cen­tros ur­ba­nos de ciu­da­des co­mo Ma­drid en epi­so­dios de con­ta­mi­na­ción, ade­más de apar­car en las zo­nas de es­ta­cio­na­mien­to re­gu­la­do con un 50% de des­cuen­to.

Una de las cues­tio­nes que preo­cu­pan a los usua­rios es la se­gu­ri­dad de es­tos co­ches con de­pó­si­tos car­ga­dos de gas. To­dos lle­van vál­vu­las de se­gu­ri­dad que li­be­ra­rán el gas en ca­so de so­bre­pre­sión y, al ser ese gas más vo­lá­til, no ha­bría ries­go de de­fla­gra­ción en nin­gún ca­so. No se tie­ne cons­tan­cia de ac­ci­den­tes por el uso de es­te com­bus­ti­ble.

RE­DES DE SER­VI­CIO

Ac­tual­men­te ca­si to­dos los gru­pos au­to­mo­vi­lís­ti­cos es­tán in­tere­sa­dos en el de­sa­rro­llo del gas co­mo al­ter­na­ti­va, ex­cep­to las mar­cas que tie­nen una cla­ra orien­ta­ción ha­cia los hí­bri­dos eléc­tri­cos. El he­cho de que ha­ya dos tipos de gas (GLP y GNC) no fa­ci­li­ta las co­sas a ni­vel de desa­rro­llar la red de ser­vi­cio.

El GLP es un gas a ba­se de bu­tano y pro­pano, de­ri­va­do del pe­tró­leo, de he­cho se ob­tie­ne en la des­ti­la­ción de es­te y Rep­sol, por ejem­plo, lo dis­tri­bu­ye co­mer­cial­men­te ba­jo el nom­bre de Au­to­gas, y tam­bién lo ha­ce Cep­sa. Mien­tras, el GNC es me­tano, que es­tá en forma de bol­sas al­re­de­dor de los po­zos de pe­tró­leo y en Es­pa­ña lo co­mer­cia­li­za Gas Na­tu­ral Fe­no­sa, de mo­men­to pa­ra Seat. Nin­gún co­che pue­de fun­cio­nar con los dos ga­ses, ya que sus cir­cui­tos son di­fe­ren­tes.

Al igual que ocu­rre con el co­che eléc­tri­co, el de­sa­rro­llo de la ener­gía del gas pa­ra los co­ches es­tá li­mi­ta­do por la to­da­vía es­ca­sa red de es­ta­cio­nes de ser­vi­cio, tal y co­mo co­men­ta­mos en es­ta mis­ma pá­gi­na.

DE­PÓ­SI­TOS SE­GU­ROS

Los de­pó­si­tos de gas han pa­sa­do to­das las ho­mo­lo­ga­cio­nes de se­gu­ri­dad eu­ro­peas, son de­for­ma­bles, tie­nen vál­vu­las de se­gu­ri­dad y, al ser muy vo­lá­til el gas, no de­fla­gran.

LA TAR­JE­TA ECO TIE­NE VEN­TA­JAS Los co­ches de gas ob­tie­nen la tar­je­ta Eco de la DGT, que per­mi­te cir­cu­lar en ciu­da­des en pe­río­dos de con­ta­mi­na­ción y des­cuen­tos en apar­ca­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.