REFINAMIENTO Y EXCLUSIVIDAD

PROLÍFICO Y METICULOSO, PIETRO FRUA SE DIFERENCIARÁ EN­TRE LOS MÁS SELECTOS DI­SE­ÑA­DO­RES Y CARROCEROS ITA­LIA­NOS DE ME­DIA­DOS DEL PA­SA­DO SI­GLO TAN­TO CON SUS VER­SIO­NES EX­CLU­SI­VAS PA­RA CLIEN­TES CON­CRE­TOS Y DE­POR­TI­VOS DE LU­JO CO­MO CON SUS MO­DE­LOS DE SE­RIE PA­RA L

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - REPORTAJE - Por Ig­na­cio Fe­rrei­ro Gon­zá­lez

Un fa­bri­can­te de­di­ca­do ori­gi­nal­men­te a los au­to­mó­vi­les de com­pe­ti­ción co­mo Ma­se­ra­ti de­le­gó du­ran­te mu­cho tiem­po en otras em­pre­sas la cons­truc­ción de ca­rro­ce­rías, ocu­pa­do de so­bra en desa­rro­llar los mo­to­res, cha­sis y sus­pen­sio­nes que le pro­por­cio­na­ban los triun­fos en com­pe­ti­ción y el pres­ti­gio que su­po­nían. En aque­llos tiem­pos los afor­tu­na­dos que po­dían ad­qui­rir un de­por­ti­vo tan ex­clu­si­vo po­dían, ade­más, ele­gir en­tre los di­se­ños con los que las más im­por­tan­tes ca­rroz­ze­rías de Mi­lán y Tu­rín — Pi­nin­fa­ri­na, Ber­to­ne, Za­ga­to, Tou­ring, Vig­na­le o Alle­mano— com­pe­tían por ves­tir aque­llas po­de­ro­sas má­qui­nas.

En­tre es­tos carroceros, uno de los ha­bi­tua­les del fa­bri­can­te de Bo­lo­nia se­rá Pietro Frua, que ca­rro­za­rá mo­de­los tan em­ble­má­ti­cos co­mo el A6GCS de fi­na­les de los 40, los 3500GT y 5000GT de fi­na­les de los 50, di­se­ña­rá el pri­mer Quat­tro­por­te de 1963, rea­li­za­rá tam­bién al­gu­na ver­sión del México en esa mis­ma dé­ca­da, y aun se en­car­ga­rá del Kya­la­mi de 1976.

Se­rá tam­bién el res­pon­sa­ble de la ca­rro­ce­ría del Mis­tral —pre­sen­ta­do en el Sa­lón del Au­to­mó­vil de Tu­rín en No­viem­bre de 1963 co­mo re­le­vo del Se­bring—, el pri­mer mo­de­lo de la ca­sa en adop­tar el nom­bre de un vien­to, y el úl­ti­mo en equi­par el mag­ní­fi­co mo­tor de 6 ci­lin­dros en lí­nea que tan­tos éxi­tos de­por­ti­vos ha­bía pro­por­cio­na­do al fa­bri­can­te ita­liano, y del que un año más tar­de se pre­sen­ta­ría la ver­sión Spy­der. Con la ca­rro­ce­ría coupe fast­back de 4,5 me­tros de lon­gi­tud del Mis­tral, Frua an­ti­ci­pa­ba un nue­vo ca­pí­tu­lo en la evo­lu­ción de los au­to­mó­vi­les de­por­ti­vos; un ca­pó alar­ga­do has­ta re­ma­tar en el pa­ra­cho­ques por de­ba­jo del cual se si­tua­ba la ca­lan­dra, gran­des

«

La fama de Pietro Frua lle­ga­rá has­ta Amé­ri­ca, con el en­car­go de Che­vro­let de una ver­sión del Ca­ma­ro en 1976

su­per­fi­cies acris­ta­la­das, in­clu­yen­do el llamativo cris­tal en forma de cú­pu­la del por­tón del ma­le­te­ro, y una lí­nea de cin­tu­ra muy ba­ja le pro­por­cio­na­ban una ele­gan­te flui­dez que ha­ce que aun a día de hoy se con­si­de­re uno de los más her­mo­sos mo­de­los de la mar­ca del tri­den­te.

Frua se ha­bía cria­do en aquel uni­ver­so del au­to­mó­vil que des­de co­mien­zos del si­glo XX se con­fi­gu­ra­ba al­re­de­dor de Tu­rín. Na­ci­do en es­ta ciu­dad en 1913 e hi­jo de un em­plea­do del cen­tro de ca­rro­ce­rías de Fiat, se for­ma­ría en la Scuo­la Allie­vi Fiat, el cen­tro de for­ma­ción de la em­pre­sa, has­ta in­cor­po­rar­se con 17 años a Sta­bli­men­ti Fa­ri­na —don­de coin­ci­di­rá con Ma­rio Boano y Gio­van­ni Mi­che­lot­ti—, sien­do nom­bra­do je­fe de di­se­ño cin­co años más tar­de, y de don­de sal­dría en 1937 pa­ra mon­tar su pro­pio es­tu­dio. Tras unos di­fí­ci­les co­mien­zos, a los que se su­ma­rá el ini­cio de la Se­gun­da

Gue­rra Mun­dial, y du­ran­te los que desa­rro­lla­rá to­do ti­po de pro­duc­tos, des­de co­ches de pe­da­les has­ta hor­nos eléc­tri­cos, con­se­gui­rá al fi­nal de la con­tien­da es­ta­ble­cer su pro­pia fá­bri­ca de ca­rro­ce­rías en una an­ti­gua na­ve bom­bar­dea­da.

Uno de sus pri­me­ros en­car­gos pro­ven­drá de Ma­se­ra­ti —la rea­li­za­ción de una ca­rro­ce­ría co­mer­cial­men­te via­ble pa­ra el A6G—, y el re­sul­ta­do lo con­sa­gra­rá co­mo uno de los di­se­ña­do­res más so­li­ci­ta­dos del mo­men­to. In­di­vi­dua­lis­ta y más có­mo­do co­mo di­se­ña­dor que co­mo em­pre­sa­rio, en 1957 ven­de su com­pa­ñía a Ca­rroz­ze­ria Ghia, con­ser­van­do el pues­to de je­fe de di­se­ño, des­de el que se­rá res­pon­sa­ble del atrac­ti­vo Re­nault Flo­ri­de/Ca­ra­ve­lle. Pre­ci­sa­men­te, una dispu­ta so­bre la pa­ter­ni­dad de es­te mo­de­lo le lle­va­rá a de­jar la em­pre­sa un año más tar­de pa­ra es­ta­ble­cer su Stu­dio Tech­ni­ca Pietro Frua, don­de desa­rro­lla­rá, en­tre otros mu­chos, el Vol­vo P1800 —en colaboración con Pe­lle Pet­ter­son— y los mo­de­los del fa­bri­can­te ale­mán Glas, con el que ha­bía al­can­za­do en 1963 un acuerdo que le per­mi­ti­rá ade­más in­tro­du­cir­se en el mer­ca­do ale­mán, con tra­ba­jos tam­bién pa­ra Opel y BMW.

Pro­to­ti­pos y mo­de­los de se­rie su­po­nen más de 200 au­to­mó­vi­les di­se­ña­dos por Frua pa­ra los más im­por­tan­tes fa­bri­can­tes eu­ro­peos, de los que aun ha­bría que men­cio­nar el AC 428 de 1965, que en sus ver­sio­nes cou­pé y con­ver­ti­ble con­ti­nua­ban las lí­neas es­ta­ble­ci­das po­co an­tes en el Mis­tral, el Mon­te­ver­di High Speed de 1967, o el Li­gier JS2 de 1971 con mo­tor cen­tral que lle­ga­ría a com­pe­tir en las 24 ho­ras de Le Mans. Frua fa­lle­cía el 28 de ju­nio de 1983, des­pués de cum­plir 70 años.

ES­TI­LO PA­RA LAS MÁ­QUI­NAS ITALIANAS Aun­que la ma­yo­ría de los Ma­se­ra­ti 3500 Spy­der de 1959 fue­ron ca­rro­za­dos por Vig­na­le, Frua rea­li­za­rá tam­bién al­gún mo­de­lo (arri­ba iz­quier­da), y di­se­ña­rá la pri­me­ra ver­sión del Quat­tro­por­te de 1963 (arri­ba de­re­cha). Ya...

MA­SE­RA­TI «DUE POSTI» La de­no­mi­na­ción Mis­tral se­ría una su­ge­ren­cia del dis­tri­bui­dor fran­cés de Ma­se­ra­ti, sus­ti­tu­yen­do a la ini­cial «Due Posti» con la que se pre­sen­ta­ba en el Sa­lón del Au­to­mó­vil de Tu­rín en 1963.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.