La mu­jer que cre­yó en Van Gogh

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - CRIS­TI­NA MORATÓ

LA HIS­TO­RIA DEL AR­TE es­tá pro­ta­go­ni­za­da por una in­fi­ni­ta cro­no­lo­gía de nombres mas­cu­li­nos don­de las mu­je­res han si­do ex­clui­das. Ape­nas se ha­bla de las pin­to­ras y es­cul­to­ras que tu­vie­ron que en­fren­tar­se a mu­chos obs­tácu­los pa­ra po­der apren­der el ofi­cio y ha­cer­se un hue­co en un mun­do de hom­bres. Tam­bién es des­co­no­ci­da su im­por­tan­te la­bor a la som­bra co­mo me­ce­nas y pro­mo­to­ras ar­tís­ti­cas. Po­cos sa­ben, que La no­che es­tre­lla­da o Los gi­ra­so­les, los cua­dros más fa­mo­sos de Vin­cent Van Gogh po­dían ha­ber­se per­di­do en un des­ván som­brío de Pa­rís. Si hoy dis­fru­ta­mos de la pin­tu­ra de es­te ar­tis­ta es gra­cias al tra­ba­jo anó­ni­mo de una jo­ven cul­ta y de­ci­di­da, que su­po apre­ciar el va­lor y la fuer­za de su obra. Ella se lla­ma­ba Johan­na Van Gogh Boer­ger, era la cu­ña­da del pin­tor ho­lan­dés y fue la res­pon­sa­ble de dar a co­no­cer al mun­do su im­por­tan­te le­ga­do. La vi­da de Johan­na, es­po­sa del her­mano pe­que­ño del pin­tor, Théo, da­ba pa­ra una no­ve­la y el pe­rio­dis­ta y poe­ta ar­gen­tino Ca­mi­lo Sán­chez se ha en­car­ga­do de re­cu­pe­rar­la en La viu­da de los Van Gogh (Ed­ha­sa). En sus pá­gi­nas na­rra la his­to­ria de es­ta mu­jer des­co­no­ci­da que lu­chó con­tra vien­to y ma­rea pa­ra que el mun­do co­no­cie­ra al ge­nio de la pin­tu­ra. To­do em­pe­zó con la muer­te de Vin­cent Van Gogh en 1890, a cau­sa del dis­pa­ro de una ba­la de re­vól­ver. Ape­nas unos me­ses más tar­de mue­re su her­mano Théo tras una lar­ga agonía. Los dos ha­bían es­ta­do muy uni­dos y ha­bían in­ter­cam­bia­do cien­tos de car­tas. Théo, que era mar­chan­te de ar­te, siem­pre cre­yó en el enor­me ta­len­to de su her­mano y mu­rió de­ses­pe­ra­do al ver que sus cua­dros no se ven­dían ni eran apre­cia­dos por el pú­bli­co.

JOHAN­NA TIE­NE 28 AÑOS cuan­do se que­da viu­da con un hi­jo que aún no ha da­do sus pri­me­ros pa­sos. He­re­da 200 cua­dros de su cu­ña­do que na­die quie­re y la co­rres­pon­den­cia en­tre los dos her­ma­nos. Ella ape­nas co­no­cía a Vin­cent, por­que en la úl­ti­ma eta­pa de su vi­da el pin­tor pa­sa­ba lar­gas tem­po­ra­das re­clui­do en ma­ni­co­mios. Pe­ro al leer las car­tas –más de 600–, des­cu­bre a un hom­bre de creatividad arro­lla­do­ra que na­die en­ten­día. Y de­ci­de de­di­car su vi­da a dar a co­no­cer y po­ner en va­lor la obra del ar­tis­ta. Lo ha­ce por amor a su es­po­so y por su hi­jo. Y así co­mien­za su aven­tu­ra. Du­ran­te me­ses, re­co­pi­la lien­zos y cua­dros, los ca­ta­lo­ga con ayu­da de pin­to­res ami­gos de Van Gogh y or­ga­ni­za en 1892 su pri­me­ra ex­po­si­ción en Áms­ter­dam con gran éxi­to. In­fa­ti­ga­ble, vi­si­ta a im­por­tan­tes mar­chan­tes y ex­po­ne en Pa­rís, Lon­dres y Nue­va York. Gra­cias a ella, hoy Van Gogh es re­co­no­ci­do co­mo uno de los gran­des y más co­ti­za­dos maes­tros de to­dos los tiem­pos. A pun­to de es­tre­nar­se la pe­lí­cu­la A Eter­nity Ga­te [La puer­ta de la eter­ni­dad], un via­je per­so­nal a la ator­men­ta­da men­te de Vin­cent Van Gogh, in­ter­pre­ta­do por Wi­lliam Da­foe, es una bue­na oca­sión pa­ra acer­car­se a la fi­gu­ra de su cu­ña­da. A es­ta jo­ven que, gra­cias a la no­ve­la de Ca­mi­lo Sán­chez, hoy sa­be­mos que sal­vó pa­ra la pos­te­ri­dad un le­ga­do ex­cep­cio­nal de la des­truc­ción y el ol­vi­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.