IN­FLUEN­CERS VIR­TUA­LES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - Por I. DÍAZ

Son jó­ve­nes, gua­pas, es­ti­lo­sas y pre­su­men en Instagram de te­ner una exis­ten­cia y un fon­do de ar­ma­rio dig­nos de en­vi­dia. So­lo les fal­ta un pe­que­ño de­ta­lle: ser de car­ne y hue­so. Y pe­se a todo, las in­fluen­cers di­se­ña­das por or­de­na­dor, co­mo Lil Mi­que­la, es­tán re­vo­lu­cio­nan­do las re­des so­cia­les... y tam­bién el mun­do de la mo­da. Te las pre­sen­ta­mos.

Tie­ne 19 años y vi­ve en Los Án­ge­les. Le apa­sio­na la mo­da y ha su­bli­ma­do el ar­te del sel­fie. Su fle­qui­llo y sus mo­ños, ho­me­na­je al mí­ti­co pei­na­do de la prin­ce­sa Leia, se han con­ver­ti­do en su se­ña de iden­ti­dad y co­mo cual­quier otra mi­llen­nial su dis­cur­so es­tá pla­ga­do de acró­ni­mos y re­fe­ren­cias que so­lo sus coe­tá­neos son ca­pa­ces de des­ci­frar. Lo mis­mo com­par­te sus tru­cos de be­lle­za que ex­pre­sa una opi­nión po­lí­ti­ca o de­fien­de una cau­sa jus­ta. Y, por su­pues­to, tie­ne una cuen­ta en Instagram con ca­si un mi­llón y me­dio de fo­llo­wers. Mi­que­la Sou­sa (Lil Mi­que­la pa­ra sus se­gui­do­res en la red so­cial) es una in­fluen­cer de ma­nual. To­da su vi­da es­tá do­cu­men­ta­da: des­de su vi­si­ta a un ta­tua­dor y sus via­jes a Nue­va York has­ta los de­sa­yu­nos a ba­se de bu­rri­tos pa­ra su­pe­rar la úl­ti­ma re­sa­ca. Y, por su­pues­to, to­dos y ca­da uno de sus mo­de­li­tos. En su ar­ma­rio hay cha­ne­les y pra­das, aun­que sus mar­cas fa­vo­ri­tas (Su­pre­me y Ve­te­ments) son me­nos mains­tream y más ca­sual. Tam­bién es can­tan­te: ha pu­bli­ca­do un par de sin­gles y co­la­bo­ra­do con mú­si­cos co­mo Baauer. Por te­ner, Lil, en cu­yo ros­tro sal­pi­ca­do de pe­cas pa­re­ce in­tuir­se a Kylie o Ken­dall Jenner, tie­ne in­clu­so som­bra. Y no es un de­ta­lle in­sig­ni­fi­can­te, so­bre todo pa­ra un ava­tar co­mo ella. Por­que Lil Mi­que­la no es un ser hu­mano, por mu­cho que du­ran­te

un tiem­po ju­ga­ra al des­pis­te. Ella es la rei­na in­dis­cu­ti­ble de una nue­va ge­ne­ra­ción de es­tre­llas de Instagram: las in­fluen­cers vir­tua­les. Des­de su pre­sen­ta­ción en so­cie­dad en 2016, ha co­la­bo­ra­do con mar­cas co­mo Pra­da, po­sa­do en edi­to­ria­les de mo­da lu­cien­do pren­das de Fen­di y la edi­ción ame­ri­ca­na de Vo­gue le ha de­di­ca­do unas pá­gi­nas en su úl­ti­mo nú­me­ro de sep­tiem­bre, el más im­por­tan­te y co­di­cia­do del año.

En el “co­ra­zón” de un ava­tar

Por eso, la si­guien­te pre­gun­ta es ob­via: ¿quién se es­con­de de­trás de ese ros­tro piz­pi­re­to, esos mi­li­me­tra­dos es­ti­lis­mos y esa mis­te­rio­sa som­bra? No es una per­so­na, sino un es­tu­dio crea­ti­vo de Los Án­ge­les. En Brud, ca­pi­ta­nea­do por Sara De­cou y Tre­vor Mc­fe­dries, tra­ba­jan “in­ge­nie­ros, con­ta­do­res de his­to­rias y so­ña­do­res”, aun­que en tér­mi­nos más te­rre­na­les es­tán es­pe­cia­li­za­dos en ro­bó­ti­ca e in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. La idea de crear una in­fluen­cer a par­tir de un pro­gra­ma de di­se­ño gráfico ha he­cho fa­mo­sa a es­ta start-up que ha con­se­gui­do atraer a las fir­mas de ca­pi­tal de ries­go que ope­ran en Si­li­con Va­lley. Aun­que se sos­pe­cha que Brud em­plea fo­to­gra­fías de una mo­de­lo anó­ni­ma mez­cla­das con ani­ma­ción, el soft­wa­re y las téc­ni­cas que uti­li­zan pa­ra crear a su es­tre­lla son su se­cre­to me­jor guar­da­do. El es­tu­dio crea­ti­vo pro­te­ge su par­ti­cu­lar fór­mu­la má­gi­ca, ha­cien­do fir­mar con­tra­tos de con­fi­den­cia­li­dad a to­dos sus em­plea­dos y co­la­bo­ra­do­res. Aun­que De­cou con­tes­tó

ama­ble­men­te al in­ten­to de Mu­jer­hoy de en­tre­vis­tar a los crea­do­res de la in­fluen­cer, la co­fun­da­do­ra de Brud de­cli­nó nues­tra in­vi­ta­ción. “El se­cre­tis­mo es cla­ve pa­ra man­te­ner el in­te­rés de sus se­gui­do­res. Pro­ba­ble­men­te, de­trás de esa in­fluen­cer tie­nes a un di­se­ña­dor gráfico sen­ta­do de­lan­te del or­de­na­dor, pue­de que des­de su ca­sa, qui­zá in­clu­so ten­ga una fron­do­sa bar­ba… Si vié­ra­mos quién es­tá de­trás, la fas­ci­na­ción al­re­de­dor de Lil Mi­que­la se es­fu­ma­ría”, re­fle­xio­na Luis Díaz, ex­per­to en in­fluen­cer mar­ke­ting y au­tor del li­bro Soy mar­ca. “En reali­dad, Lil Mi­que­la y su né­me­sis, Ber­mu­da, na­cie­ron co­mo pro­yec­tos de ar­te di­gi­tal, pe­ro su éxi­to fue ha­cer­nos du­dar de si es­tá­ba­mos an­te una per­so­na real o un ava­tar”, ex­pli­ca.

Pe­ro Lil Mi­que­la no es úni­ca en su es­pe­cie. De he­cho, las gran­des ca­sas de mo­da ca­da vez co­que­tean más abier­ta­men­te con es­te nue­vo ti­po de mo­de­los. Guc­ci, por ejem­plo, ha ves­ti­do a Eri­ca, una ro­bot ja­po­ne­sa di­se­ña­da por un pro­fe­sor de ro­bó­ti­ca de la uni­ver­si­dad de Osa­ka. Y otra in­fluen­cer di­gi­tal co­mo Noo­noou­ri se ha con­ver­ti­do, en ape­nas seis me­ses, en todo un fe­nó­meno que acu­mu­la más de 100.000 se­gui­do­res. Sin em­bar­go, es­te ava­tar que tie­ne 18 años y re­si­de en Pa­rís, no as­pi­ra a pa­re­cer real. Sus gran­des ojos y el des­pro­por­cio­na­do ta­ma­ño de su ca­be­za se ase­me­jan más a los ras­gos de un di­bu­jo man­ga que a los de una mu­jer real. Eso no le ha im­pe­di­do co­la­bo­rar con Dior ni des­fi­lar en el fes­ti­val de Can­nes o ha­cer tu­to­ria­les con la lí­nea de ma­qui­lla­je de Kim Kar­das­hian. Tam­bién ha po­sa­do con di­se­ños de Ver­sa­ce o Giam­bat­tis­ta Va­lli.

Pul­sión por lo nue­vo

Noo­noou­ri es la crea­ción de Joerg Zu­ber, un di­se­ña­dor gráfico ale­mán. “Es­te ti­po de mar­cas y el mun­do de la mo­da han si­do pio­ne­ros en in­fluen­cer mar­ke­ting. Y por eso, pre­ci­sa­men­te, siem­pre ne­ce­si­tan al­go nue­vo: una ca­ra nue­va, una ten­den­cia, el úl­ti­mo ex­pe­ri­men­to…”, ex­pli­ca Díaz. Shu­du, en cam­bio, sí jue­ga al es­pe­jis­mo de pa­re­cer real. Co­no­ci­da co­mo la “pri­me­ra su­per­mo­de­lo di­gi­tal”, el fotógrafo de mo­da bri­tá­ni­co Ca­me­ron-ja­mes Wil­son se ins­pi­ró pa­ra di­se­ñar­la en las mu­ñe­cas Bar­bie de su in­fan­cia y en su­per­mo­de­los ne­gras co­mo Alek Wek y Gra­ce Jo­nes. Con más de 140.000 se­gui- do­res en Instagram, Shu­du, efec­ti­va­men­te, tie­ne ras­gos y me­di­das de top mo­del, po­sa pa­ra edi­to­ria­les de mo­da y ha co­la­bo­ra­do en una cam­pa­ña de Bal­main jun­to a otras dos mo­de­los di­gi­ta­les, Zhi y Mar­got. De he­cho, las in­fluen­cers di­gi­ta­les ya es­tán em­pe­zan­do a in­ter­ac­cio­nar en­tre sí. Ha­ce unos me­ses, Ber­mu­da, vo­tan­te de Trump y una au­to­de­cla­ra­da “su­pre­ma­cis­ta ro­bó­ti­ca”, hac­keó la cuen­ta de Instagram de Lil Mi­que­la, la acu­só de ser “fal­sa” y le re­tó a re­ve­lar “la ver­dad” an­te su mi­llón de se­gui­do­res si que­ría re­cu­pe­rar el con­trol de su per­fil en la red so­cial. En el si­guien­te ca­pí­tu­lo del culebrón, Lil Mi­que­la vi­vió su par­ti­cu­lar ca­tar­sis al des­cu­brir que, en reali­dad, no era un ser hu­mano. Ob­via­men­te, se tra­ta­ba de una me­ra cam­pa­ña au­to-pro­mo­cio­nal. De he­cho, Ber­mu­da es pro­duc­to de los mis­mos crea­ti­vos de Brud que di­se­ña­ron a Lil Mi­que­la y que tam­bién han crea­do al mo­de­lo di­gi­tal mas­cu­lino Blaw­ko. El ri­fi­rra­fe (des­pués fe­liz­men­te re­suel­to) de­mos­tra­ba que las in­fluen­cers vir­tua­les, co­mo las de car­ne, hue­so y fil­tros, po­dían desa­rro­llar sus pro­pias na­rra­ti­vas, pro­ta­go­ni­zar pe­que­ños es­cán­da­los, se­gui­dos de las per­ti­nen­tes re­con­ci­lia­cio­nes y has­ta ocu­par los ti­tu­la­res de la pren­sa se­ria. Una treta co­mo otra cual­quier pa­ra atraer la aten­ción de sus fo­llo­wers, la de los me­dios y am­pliar, un po­co más, su ba­se de fans. Des­pués de de­cla­ra­se “agen­te li­bre” du­ran­te una tem­po­ra­da, Lil Mi­que­la anun­ció que vol­vía a tra­ba­jar con Brud, igual que la pro­pia Ber­mu­da. Ob­via­men­te, es­te nue­vo ti­po de ins­ta­gram­mer tam­bién

pue­de con­ver­tir­se en un imán pa­ra las mar­cas y, en con­se­cuen­cia, en un gran ne­go­cio pa­ra sus crea­do­res. Se­gún los ana­lis­tas fi­nan­cie­ros, pa­ra el año 2020 el in­fluen­cer mar­ke­ting se ha­brá con­ver­ti­do en una in­dus­tria glo­bal que mo­ve­rá más de 10.000 mi­llo­nes de dó­la­res al año. Y en ese es­ce­na­rio, las ci­ber in­fluen­cers pue­den te­ner su pro­pio ni­cho. “Aún así, un in­fluen­cer tra­di­cio­nal tam­bién lo es fue­ra de la red so­cial: asis­te a un even­to, ha­ce una en­tre­vis­ta, po­sa en una al­fom­bra ro­ja… En ese sen­ti­do, el ava­tar vir­tual es­tá mu­cho más li­mi­ta­do pe­ro, a la vez, per­mi­te a las fir­mas evi­tar me­te­du­ras de pa­tas u opi­nio­nes que pue­dan per­ju­di­car su ima­gen. En de­fi­ni­ti­va: te aho­rras el fac­tor hu­mano y emo­cio­nal, que a ve­ces jue­ga tan ma­las pa­sa­das. Por eso, un ro­bot, sin opi­nio­nes ni emo­cio­nes, pue­de ser una apues­ta más se­gu­ra pa­ra una mar­ca”, ex­pli­ca Luis Díaz.

El fac­tor hu­mano

Por lo de­más, la me­cá­ni­ca es la mis­ma. “Los equi­pos que ges­tio­nan es­te ti­po de per­fi­les re­ci­ben re­mu­ne­ra­cio­nes eco­nó­mi­cas por sus co­la­bo­ra­cio­nes pu­bli­ci­ta­rias con las mar­cas. En ese sen­ti­do, el ne­go­cio fun­cio­na igual que con un in­fluen­cer tra­di­cio­nal. Nike o Pra­da, por ejem­plo, ya han em­pe­za­do a uti­li­zar in­fluen­cers vir­tua­les en sus cam­pa­ñas”, ex­pli­ca Díaz. Pe­ro, ¿po­drán Lil Mi­que­la y com­pa­ñía des­ban­car a to­da esa ge­ne­ra­ción de ins­ta­gram­mers que prác­ti­ca­men­te in­ven­ta­ron el ne­go­cio y cons­tru­ye­ron au­tén­ti­cos imperios pu­bli­ci­ta­rios? “No creo que va­yan a re­em­pla­zar­las, aun­que pue­de que sí cu­bran un ni­cho que has­ta aho­ra es­ta­ba de­sier­to. Creo que el éxi­to de Lil Mi­que­la re­si­de en que ha si­do la pri­me­ra, la pio­ne­ra de una ten­den­cia. Su pro­li­fe­ra­ción ha­rá que el in­te­rés dis­mi­nu­ya. No son una ame­na­za, sino un fe­nó­meno pun­tual y un ti­po de ex­pre­sión ar­tís­ti­ca”, ar­gu­men­ta Díaz. Ade­más, cuan­do se tra­ta de ven­der al­go, el fac­tor hu­mano es di­fí­cil de sus­ti­tuir o re­pli­car. “El in­fluen­cer no de­ja de ser una mar­ca y las per­so­nas co­nec­ta­mos con las mar­cas de una ma­ne­ra emo­cio­nal. Sa­ber que es­tas in­fluen­cers ca­re­cen de emo­cio­nes les res­ta cre­di­bi­li­dad”. Y ese no es el úni­co con­flic­to exis­ten­cial que plan­tean. Si el de­ba­te so­bre los mo­de­los inal­can­za­bles de be­lle­za ya es om­ni­pre­sen­te, las in­fluen­cers di­gi­ta­les ele­van la pa­ra­do­ja al in­fi­ni­to. En su ca­so, el pro­ble­ma no es que ten­gan las me­di­das per­fec­tas, sino que ca­re­cen de im­per­fec­cio­nes. Com­pa­rar­se con mu­je­res crea­das a par­tir de al­go­rit­mos, unos y ce­ros sue­na a fu­tu­ro dis­tó­pi­co. Aun­que, en reali­dad, es la pes­ca­di­lla que se muer­de la co­la. To­da una ge­ne­ra­ción de mo­de­los de Instagram per­si­gue exac­ta­men­te lo mis­mo: esa per­fec­ción tan fas­ci­nan­te co­mo ar­ti­fi­cial que tie­ne tan­to de bue­nos ge­nes y es­tu­dia­dos es­ti­lis­mos co­mo de fil­tros desa­rro­lla­dos por el soft­wa­re más so­fis­ti­ca­do del mer­ca­do. En Instagram, la reali­dad se ha con­ver­ti­do en un con­cep­to abs­trac­to, tan­to pa­ra las in­fluen­cers clá­si­cas (por ex­tra­ño que re­sul­te leer esas dos pa­la­bras una de­trás de otra) co­mo pa­ra las vir­tua­les. A par­tir de aquí, la selección na­tu­ral ha­rá su tra­ba­jo...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.