OBE­SI­DAD

El enor­me cos­te del estigma

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

Las per­so­nas obe­sas son víctimas, no cul­pa­bles, de su ex­ce­so de pe­so. Se­guir man­te­nien­do que lo son por fal­ta de vo­lun­tad, aban­dono o por sus há­bi­tos tó­xi­cos no so­lu­cio­na, sino que per­pe­túa el pro­ble­ma. Por MA­RI­SOL GUI­SA­SO­LA

M“Me lla­mo Laura, ten­go 44 años, pe­so 98 kg, mi­do 1,60 m, soy pro­fe­so­ra de Ma­te­má­ti­cas en un co­le­gio pú­bli­co, ten­go dos hi­jos, es­toy di­vor­cia­da y no voy al mé­di­co des­de ha­ce cin­co años. ¿Por qué? Por­que des­de que soy obe­sa (y em­pe­cé a ser­lo a los 34 años, tras mi se­gun­do par­to), los mé­di­cos no me to­man en se­rio. “Adel­ga­za 30 ki­los y no vuel­vas si no lo has he­cho”, me di­jo el trau­ma­tó­lo­go al que fui por mis do­lo­res de es­pal­da. Ahí aca­bo la vi­si­ta. Sa­lí de la con­sul­ta sin que me ex­plo­ra­ra, sin res­pon­der a más pre­gun­tas. Me sen­tí fa­tal. Fue en ese mo­men­to cuan­do de­ci­dí no vol­ver al mé­di­co”. Laura es una víc­ti­ma del estigma de la obe­si­dad. “Un pre­jui­cio que su­po­ne que el obe­so lo es por su fal­ta de vo­lun­tad y por de­ja­dez. Es­ta vi­sión es­tá bas­tan­te ge­ne­ra­li­za­da y ade­más de no ser ver­dad, es mo­ral­men­te muy cues­tio­na­ble. Cuan­do la per­so­na obe­sa in­terio­ri­za ese es­te­reo­ti­po, es fá­cil que pier­da au­to­es­ti­ma y, con ella, ca­pa­ci­dad y au­to­no­mía pa­ra enfrentarse al pro­ble­ma”, ex­pli­ca el pro­fe­sor de Nutrición Mo­le­cu­lar y Me­ta­bo­lis­mo To­ni Vidal-puig, di­rec­tor cien­tí­fi­co del Cen­tro de Fe­nó­mi­ca de Cam­brid­ge y con­sul­tor ho­no­ra­rio de Me­di­ci­na Me­ta­bó­li­ca en di­cha uni­ver­si­dad bri­tá­ni­ca. El de Laura no es un ca­so ais­la­do. En una en­cues­ta a 489 mu­je­res obe­sas pu­bli­ca­da en Ame­ri­can Jour­nal of Public Health, el 83% con­fe­sa­ba que su pe­so era un freno pa­ra acu­dir a prue­bas de cri­ba­do de cán­cer. La pers­pec­ti­va de ex­po­ner­se a ac­ti­tu­des ne­ga­ti­vas de los pro­fe­sio­na­les, re­ci­bir con­se­jos no so­li­ci­ta­dos e, in­clu­so, el enfrentarse a ba­tas y equi­pos de­ma­sia­do pe­que­ños pa­ra su ta­lla se ci­ta­ban co­mo razones. Otra re­vi­sión de es­tu­dios pre- sen­ta­da el año pa­sa­do en la Con­ven­ción de la Aso­cia­ción Nor­te­ame­ri­ca­na de Psi­co­lo­gía se­ña­la que “los co­men­ta­rios ver­gon­zan­tes ha­cia los obe­sos son fre­cuen­tes en las con­sul­tas”. Aun­que sue­ne me­lo­dra­má­ti­co, tam­po­co son ra­ros los ca­sos de muer­te de obe­sos con cán­ce­res, car­dio­pa­tías y otras en­fer­me­da­des gra­ves (más pre­va­len­tes en per­so­nas con ex­ce­so de pe­so) y que nun­ca fue­ron diag­nos­ti­ca­das ni tra­ta­das por no ha­ber ido al mé­di­co. Pa­re­ce in­creí­ble, pe­ro el pre­jui­cio pue­de afec­tar in­clu­so a la in­ves­ti­ga­ción: hay más or­ga­ni­za­cio­nes y ayu­da fi­lan­tró­pi­ca pa­ra el es­tu­dio de en­fer­me­da­des no es­tig­ma­ti­za­das, co­mo el cán­cer, el Alz­hei­mer o en­fer­me­da­des pe­diá­tri­cas.

Gran­des ra­cio­nes... de re­cha­zo

“El re­cha­zo se ma­ni­fies­ta a me­nu­do en for­ma de co­men­ta­rios in­sul­tan­tes. Mu­chas per­so­nas gor­das no ha­cen de­por­te ni van al mé­di­co pre­ci­sa­men­te por no es­cu­char­lo o por evi­tar mi­ra­das de des­pre­cio. Yo mis­ma de­jé de ir a Pi­la­tes por­que me di cuen­ta de que la mo­ni­to­ra era gor­do­fó­bi­ca”, ase­gu­ra Mag­da Pi­ñey­ro, au­to­ra de Stop gor­do­fo­bia y las pan­zas sub­ver­sas. Que des­de la pá­gi­na de Fa­ce­book con el mis­mo nom­bre, ejer­ce la crí­ti­ca con­tra los cá­no­nes de be­lle­za es­ta­ble­ci­dos. Su pla­ta­for­ma es el re­ver­so de mu­chas de las webs que ase­gu­ran que su ob­je­ti­vo es con­cien­ciar fren­te a la obe­si­dad y mues­tran a las per­so­nas obe­sas (ca­si siem­pre mu­je­res) sin ca­ra o con son­ri­sas de com­pla­cen­cia, en­se­ñan­do su tra­se­ro, sus mus­los o su vien­tre, en ac­ti­tu­des pa­si­vas y con gran­des ra­cio­nes de co­mi­da. El estigma afec­ta a to­da la so­cie­dad. No es de ex­tra­ñar que tan­ta ima­gen dis­tor­sio­na­da re­duz­ca las pro­ba­bi­li­da­des de que los obe­sos en­cuen­tren em­pleo. Las ci­fras ha­blan de que el 40% de las em­pre­sas re­co­no­cen que “tie­nen re­pa­ros” pa­ra con­tra­tar a per­so­nas obe­sas. In­clu­so, cuan­do las con­tra­tan, sue­len con­se­guir peo­res sa­la­rios y tie­nen ma­yor ries­go de su­frir aco­so. El Mc­kin­sey Glo­bal Ins­ti­tu­te ha cal­cu­la­do que el im­pac­to glo­bal de la obe­si­dad su­po­ne el 2,8% del PIB glo­bal (unos 2.000 bi­llo­nes de dó­la­res anua­les). Ade­más del cos­te de tra­tar las mu­chas en­fer­me­da­des es­tre­cha­men­te aso­cia­das a ella (dia­be­tes ti­po 2, en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar, cán­cer, ic­tus, hí­ga­do gra­so, os­teo­po­ro­sis, os­teoar­tri­tis, de­pre­sión...), es­tán los cos­tes in­di­rec­tos del ab­sen­tis­mo, la in­ca­pa­ci­dad la­bo­ral... To­dos esos cos­tes son otra ra­zón pa­ra el estigma, por­que se cul­pa al pa­cien­te obe­so de los gas­tos aso­cia­dos con su aten­ción me­di­ca. Da­tos de la OMS pu­bli­ca­dos en 2016 in­di­can que más de 1.900 mi­llo­nes de adul­tos tie­nen so­bre­pe­so, de los cua­les 650 mi­llo­nes son obe­sos. La obe­si­dad in­fan­til no es la ex­cep­ción: unos 400 mi­llo­nes de ni­ños me­no­res de nue­ve años pa­de­cen so­bre­pe­so u obe­si­dad en el mun­do y las ci­fras si­guen au­men­tan­do. En nues­tro país, da­tos ac­tua­li­za­dos se­ña­lan que una cuar­ta par­te de la so­cie­dad es­pa­ño­la adul­ta es obe­sa y un 38% su­fre so­bre­pe­so. En ni­ños y

El 89% de las obe­sas no va a cri­ba­dos con­tra el cán­cer por su pe­so.

ado­les­cen­tes los por­cen­ta­jes son de un 15% y un 25% res­pec­ti­va­men­te. De he­cho, ocu­pa­mos el se­gun­do lu­gar (des­pués del Reino Uni­do) en el ran­king eu­ro­peo. Mien­tras, en EE.UU. (don­de se in­ven­tó el con­cep­to de fast food) la obe­si­dad afec­ta a más del 40% de la po­bla­ción. En Ku­wait y otros Es­ta­dos Ára­bes (ca­da vez más in­flui­dos por el es­ti­lo de vi­da y la die­ta su­per­pro­ce­sa­da de Oc­ci­den­te), las ta­sas de ex­ce­so de pe­so y obe­si­dad com­bi­na­das lle­gan has­ta el 60%. Vi­vi­mos en un es­ce­na­rio iné­di­to en la historia de la hu­ma­ni­dad. “Tie­ne que que­dar cla­ro que el ries­go de obe­si­dad de­pen­de en gran me­di­da de los ge­nes he­re­da­dos y es muy im­por­tan­te que el pa­cien­te lo se­pa, por­que no es en ab­so­lu­to res­pon­sa­ble de su car­ga ge­né­ti­ca”, acla­ra Vidal-puig. Los ge­nes no cam­bian en 50 años (que es el pe­rio­do en el que ha es­ta­lla­do la epi­de­mia de obe­si­dad) por lo que tie­ne que exis­tir al­go más que ex­pli­que la ex­plo­sión de ca­sos. Es­tu­dios de ha­ce ape­nas tres dé­ca­das en­con­tra­ron la ex­pli­ca­ción: la die­ta, el es­ti­lo de vi­da y otros fac­to­res del en­torno po­nen “mar­cas” en la su­per­fi­cie de los ge­nes que, sin cam­biar­los, ha­cen que es­tos ac­túen o no ac­túen. Es lo que se conoce co­mo epi­ge­né­ti­ca. “Eso ex­pli­ca por qué per­so­nas con ge­nes he­re­da­dos que fa­vo­re­cen la obe­si­dad (hay más de 50 de ese ti­po) no la desa­rro­llan cuan­do vi­ven en un am­bien­te sa­lu­da­ble, y por qué otras, con el mis­mo ries­go ge­né­ti­co, aca­ban sien­do obe­sas cuan­do si­guen estilos de vi­da hi­per­ca­ló­ri­cos y se­den­ta­rios”, aña­de el ex­per­to. El men­sa­je ha ca­la­do. Prác­ti­ca­men­te todo el mun­do sa­be aho­ra que una ali­men­ta­ción rica en ali­men­tos al­ta­men­te pro­ce­sa­dos es­tá de­trás de la epi­de­mia de obe­si­dad. “Re­bo­san­tes de gra­sas sa­tu­ra­das y trans, azú­ca­res, sal e in­gre­dien­tes que po­ten­cian el de­seo de se­guir to­mán­do­los y fi­de­li­zan al con­su­mi­dor, los ali­men­tos al­ta­men­te pro­ce­sa­dos fa­vo­re­cen el ex­ce­so de pe­so y es­tán al­te­ran­do los gus­tos y tra­di­cio­nes de los pue­blos”, in­sis­te el ex­per­to. Al ser pro­duc­tos lis­tos pa­ra to­mar, o que ape­nas re­quie­ren pre­pa­ra­ción, es­tán des­te­rran­do la cos­tum­bre de co­ci­nar o de co­mer sen­ta­dos a una me­sa, en de­fi­ni­ti­va, eli­mi­nan há­bi­tos que man­tu­vie­ron ta­sas de obe­si­dad mu­cho más ba­jas que las de aho­ra.

Vi­vir en un en­torno hos­til

El efec­to de es­tos nue­vos há­bi­tos de ali­men­ta­ción se su­ma al de los me­dios de trans­por­te que evi­tan ca­mi­nar; el tiem­po de inac­ti­vi­dad an­te las pan­ta­llas; el es­ti­lo de vi­da es­tre­sa­do; las pau­tas de sue­ño errá­ti­cas... Un en­torno hos­til al que se aña­den la pu­bli­ci­dad y mar­ke­ting de pro­duc­tos de fast food, so­bre todo des­ti­na­dos a los me­no­res. Al con­tem­plar ese es­ce­na­rio, la pre­gun­ta es: ¿quién tie­ne en­ton­ces la “cul­pa” de la epi­de­mia de obe­si­dad? ¿Qué par­te de res­pon­sa­bi­li­dad tie­nen la so­cie­dad y las au­to­ri­da­des que no in­cen­ti­van apro­pia­da­men­te un am­bien­te mas sa­lu­da­ble? ¿Por qué quie­nes tie­nen voz en el te­ma in­sis­ten en las mis­mas re­ce­tas y men­sa­jes es­pe­ran­do re­sul­ta­dos di­fe­ren­tes? “A la ho­ra de pen­sar en so­lu­cio­nes, hay que em­pe­zar por re­co­no­cer que la obe­si­dad es una en­fer­me­dad real, no un pro­ble­ma de ac­ti­tud ni una cues­tión de de­sidia ni fal­ta de au­to­con­trol. Si in­terio­ri­za­mos ese con­cep­to, es mas fá­cil in­cen­ti­var ac­cio­nes real­men­te efec­ti­vas pa­ra re­du­cir su im­pac­to. En de­fi­ni­ti­va, se tra­ta de re­co­no­cer las enor­mes di­fi­cul­ta­des con las que una per­so­na obe­sa se en­fren­ta ca­da día y con­ven­cer­la de que es­tá en su de­re­cho re­cla­mar to­da la ayu­da que la so­cie­dad pue­da pro­por­cio­nar­le pa­ra que pue­dan com­ba­tir el pro­ble­ma. La idea es em­po­de­rar al pa­cien­te pa­ra que se sien­ta au­tó­no­mo y ca­paz de to­mar de­ci­sio­nes que le ayu­den a me­jo­rar su sa­lud”, ter­mi­na di­cien­do To­ni Vidal-puig.

La obe­si­dad es una en­fer­me­dad real, no un pro­ble­ma de ac­ti­tud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.