EL POS­PAR­TO ES NUES­TRO

La in­me­dia­ta y ca­si mi­la­gro­sa re­cu­pe­ra­ción de al­gu­nas ce­le­bri­ties se ha con­ver­ti­do en un clá­si­co de Ins­ta­gram. Pe­ro ca­da vez más mu­je­res co­mo Kei­ra Knightley quie­ren con­tar la do­lo­ro­sa ver­dad del pos­par­to... y el pre­cio de la pre­sión so­cial por pa­sar pá­gi

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - Por IXONE DÍAZ LANDALUCE Ilus­tra­ción: MA­NO­LO HI­DAL­GO

va­gi­na se par­tió en dos. Lle­gas­te con los ojos abier­tos y los bra­zos al­za­dos. Gri­tan­do”, des­cri­be Kei­ra Knightley so­bre el mo­men­to en el que su hi­ja, Edie, lle­gó al mun­do en ma­yo de 2015. “Re­cuer­do las he­ces, el vó­mi­to, la san­gre, los pun­tos... Re­cuer­do mi ba­ta­lla. Tu ba­ta­lla, tu vi­da pul­san­do. So­bre­vi­vien­do. ¿Soy yo el se­xo dé­bil? ¿Lo eres tú?”, es­cri­be la ac­triz en un grá­fi­co en­sa­yo so­bre su par­to pu­bli­ca­do en el li­bro Fe­mi­nists don’t wear pink (and ot­her lies) [Las fe­mi­nis­tas no vis­ten de ro­sa (y otras men­ti­ras)] de la es­cri­to­ra Scar­lett Cur­tis. Re­cor­da­ba, tam­bién, la vi­si­ta de fa­mi­lia­res y ami­gos al hos­pi­tal, mien­tras ella aún su­fría san­gra­dos y ves­tía ro­pa in­te­rior de pa­pel. Y re­me­mo­ra­ba có­mo, mien­tras tra­ta­ba de re­cu­pe­rar­se fí­si­ca y emo­cio­nal­men­te de la ex­pe­rien­cia, Ka­te Midd­le­ton, que aca­ba­ba de dar a luz a su se­gun­da hi­ja, po­sa­ba an­te los fo­tó­gra­fos ape­nas 10 ho­ras des­pués de in­gre­sar en el hos­pi­tal. En abril de es­te año, la du­que­sa de Cam­brid­ge ba­tió aquel ré­cord: pa­só so­lo sie­te ho­ras in­gre­sa­da des­pués de dar a luz a su ter­cer hi­jo, Louis. Per­fec­ta­men­te pei­na­da y ma­qui­lla­da, lu­cien­do un ves­ti­do ro­jo, ta­co­nes y jo­yas, sa­lu­dan­do y son­rien­do a los fo­tó­gra­fos, aban­do­nó el hos­pi­tal con su re­cién na­ci­do en bra­zos y rum­bo a pa­la­cio. Knightley no da­ba cré­di­to. “Es­ta­ba fue­ra del hos­pi­tal sie­te ho­ras des­pués, ma­qui­lla­da y so­bre unos ta­co­nes al­tos. El ros­tro que el mun­do que­ría ver. Es­cón­de­te. Es­con­de tu mie­do, tu cuer­po par­tién­do­se en dos, tus pe­chos go­tean­do, tus hor­mo­nas en­lo­que­ci­das. Sé gua­pa, sé es­ti­lo­sa, no mues­tres tu ba­ta­lla, Ka­te –es­cri­be la ac­triz en el mis­mo en­sa­yo–. Sie­te ho­ras des­pués de tu lu­cha en­tre la vi­da y la muer­te, sie­te ho­ras des­pués de que tu cuer­po se abra y una vi­da sal­ga gri­tan­do de tu in­te­rior. Que no lo vean. Que no lo se­pan. Po­sa de­lan­te de un gru­po de fo­tó­gra­fos hom­bres. Creen que es fá­cil, que pa­sa to­dos los días. ¿Qué lo ha­ce tan es­pe­cial? Tam­bién la muer­te ocu­rre a dia­rio. Pe­ro an­te ella no tie­nes que ha­cer co­mo si fue­ra al­go fá­cil”, con­ti­núa Knightley. La re­fle­xión en voz al­ta de la ac­triz ha vuel­to a po­ner so­bre la me­sa un vie­jo de­ba­te: el de la pre­sión so­cial que so­por­tan las mu­je­res por re­cu­pe­rar­se cuan­to an­tes des­pués de un par­to. Y el de las fa­mo­sas que, Ins­ta­gram me­dian­te, pre­su­men de me­di­das per­fec­tas ape­nas unos días des­pués de ha­ber di­cho adiós al emi

SE­RE­NA WI­LLIAMS O EMILY BLUNT SE HAN SINCERADO

SO­BRE LA REALI­DAD DEL POS­PAR­TO.

ba­ra­zo. “Ha­bría que des­mon­tar esa fo­to –re­fle­xio­na Pi­lar Ló­pez Diez, ex­per­ta en co­mu­ni­ca­ción y gé­ne­ro–. Con­tar qué pa­sa en esas sie­te ho­ras: una se­sión de ves­tua­rio y ma­qui­lla­je, los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios a su ser­vi­cio... Lo que ve­mos es to­tal­men­te ar­ti­fi­cial. El pro­ble­ma es que mu­chas mu­je­res que aca­ban de dar a luz pue­den caer en ese en­ga­ño. Siem­pre ha ha­bi­do cla­ses. Ha­ce un si­glo, las cam­pe­si­nas pa­rían en ca­sa y al día si­guien­te vol­vían a tra­ba­jar al cam­po. En cam­bio, po­día pa­sar un año des­de que una mu­jer de la reale­za da­ba luz has­ta que vol­vía a la vi­da pú­bli­ca. Aho­ra es la reale­za la que ha­ce to­do lo con­tra­rio. A las sie­te ho­ras, re­apa­re­cen per­fec­tas. Es una for­ma de dis­tan­ciar­se de las cla­ses me­nos pu­dien­tes”.

Re­to­mar el rit­mo

Pe­ro el tex­to de Kei­ra Knightley tam­bién ha en­cen­di­do la me­cha de la con­tro­ver­sia. De he­cho, des­de al­gu­nos sec­to­res se ha acu­sa­do a la ac­triz de cri­ti­car la de­ci­sión de la du­que­sa con ex­ce­si­va du­re­za. Y ella se ha de­fen­di­do di­cien­do que la pren­sa ma­lin­ter­pre­tó sus pa­la­bras. La reali­dad es que, en el Reino Uni­do, las mu­je­res ape­nas pa­san un día y me­dio en el hos­pi­tal tras el par­to. Es la es­tan­cia más cor­ta de los paí­ses desa­rro­lla­dos, se­gún un es­tu­dio bri­tá­ni­co que pu­bli­ca el dia­rio The Guar­dian. En es­to, la tra­di­ción va­ría mu­cho en fun­ción de ca­da país. En Ucra­nia, por ejem­plo, las nue­vas ma­más lle­gan a es­tar has­ta seis días in­gre­sa­das, mien­tras que en Es­ta­dos Uni­dos una ley fe­de­ral evi­ta que hos­pi­ta­les y ase­gu­ra­do­ras pue­dan des­pa­char a las pa­cien­tes an­tes de 48 ho­ras (96 si se tra­ta de una ce­sá­rea), a me­nos que ellas lo pi­dan. Se­gún el mis­mo es­tu­dio, lle­va­do a ca­bo por la Lon­don School of Hy­gie­ne and Tro­pi­cal Me­di­ci­ne, “una pro­por­ción sus­tan­cial de mu­je­res al­re­de­dor del mun­do aban­do­nan los hos­pi­ta­les de­ma­sia­do pron­to tras dar a luz”. Y eso sig­ni­fi­ca que al ago­ta­mien­to fí­si­co y emo­cio­nal, a las po­si­bles com­pli­ca­cio­nes del pos­par­to y a las mo­les­tias y he­mo­rra­gias, se su­ma la in­se­gu­ri­dad de las ma­dres, es­pe­cial­men­te de las pri­me­ri­zas, so­bre el cui­da­do del be­bé. En nues­tro país, la me­dia de la es­tan­cia hos­pi­ta­la­ria tras un par­to va­gi­nal sin com­pli­ca­cio­nes es de 48 ho­ras. En los par­tos por ce­sá­rea, el in­gre­so sue­le du­rar cua­tro días, se­gún Txan­ton Mar­tí­nez-as­tor­qui­za, pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Gi­ne­co­lo­gía y Obs­te­tri­cia. “El ca­so de Ka­te Midd­le­ton es una ex­cep­ción. Sus cir­cuns­tan­cias no tie­nen na­da que ver con las de la ma­yo­ría de las mu­je­res. Pe­se a to­do, dar­le el al­ta a las sie­te ho­ras me pa­re­ce exa­ge­ra­do y no de­be­ría ser­vir de ejem­plo pa­ra na­die. No es la reali­dad del co­mún de los mor­ta­les”, ex­pli­ca. Ade­más, pue­de con­lle­var al­gu­nos ries­gos. “Ace­le­rar un al­ta pue­de dar lu­gar a al­gún san­gra­do, a la apa­ri­ción de fie­bre... Hay co­sas que se pue­den ver en las pri­me­ras 48 ho­ras y que qui­zá no se ven en las pri­me­ras 24”. Pa­ra la re­cu­pe­ra­ción, Mar­tí­nez As­tor­qui­za re­co­mien­da, an­te to­do, cui­dar­se y to­mar­se las co­sas con cal­ma. “Las mu­je­res que aca­ban de dar a luz no es­tán en­fer­mas, pe­ro ne­ce­si­tan un pe­rio­do de re­cu­pe­ra­ción, tan­to fí­si­ca co­mo emo­cio­nal. Hay que ser ra­zo­na­ble. Y po­ner­se a ha­cer foo­ting o su­bir­se a una bi­ci­cle­ta al día si­guien­te no lo es. Esas fa­mo­sas que se po­nen a ha­cer de­por­te unos días des­pués del par­to... son so­lo fo­tos pa­ra lle­nar las re­vis­tas”. Pe­ro son, pre­ci­sa­men­te, esas fo­tos las que ali­men­tan el de­ba­te. Por­que aun­que ca­da mu­jer tie­ne su pro­pio rit­mo y hay to­do ti­po par­tos, pa­ra la in­men­sa ma­yo­ría de las mu­je­res la re­cu­pe­ra­ción es una ex­pe­rien­cia po­co (o na­da) ins­ta­gramea­ble. El ago­ta­mien­to fí­si­co y men­tal, los pro­ble­mas pa­ra dor­mir o dar el pe­cho al be­bé o la de­pre­sión post­par­to –que, se­gún al­gu­nas es­ta­dís­ti­cas, afec­ta a tres de ca­da 10 mu­je­res– na­da tie­nen que ver con ese ti­po de per­fec­ción im­pos­ta­da de la que a me­nu­do se pre­su­me en las re­des so­cia­les.

El pos­par­to, se­gún Ins­ta­gram

Ha­ce unos me­ses, Pi­lar Ru­bio pro­ta­go­ni­zó una po­lé­mi­ca pa­re­ci­da tras dar a luz a su ter­cer hi­jo. Pa­ra anun­ciar la no­ti­cia, la pre­sen­ta­do­ra pu­bli­có una fo­to en Ins­ta­gram. A su la­do, su pa­re­ja, Ser­gio Ra­mos aún lle­va­ba la ba­ta, el go­rro y la mas­ca­ri­lla de pa­pel obli­ga­to­rios en la sa­la de par­tos. Ella son­reía per­fec­ta y ma­qui­lla­da, con su re­cién na­ci­do en bra­zos. La ima­gen se hi­zo vi­ral y las reac­cio­nes in­ge­nio­sas no tar­da­ron (“¿Te ima­gi­nas te­ner un día nor­mal la ca­ra de Pi­lar Ru­bio cuan­do aca­ba de dar a luz?”, de­cían). La mis­ma aco­gi­da tu­vo la fo­to que Geor­gi­na Ro­drí­guez subió a las re­des so­cia­les po­co des­pués de na­cer su hi­ja. La mo­de­lo son­reía per­fec­ta, con el pa­dre del be­bé, Cris­tiano Ro­nal­do (tam­bién ata­via­do con el uni­for­me de qui­ró­fano), al pie de su ca­ma en el hos­pi­tal. A aque­lla ima­gen le si­guie­ron otras, días des­pués, en las que lu­cía un cuer­po re­cu­pe­ra­do a ve­lo­ci­dad me­teó­ri­ca. Pe­ro, por ca­da fa­mo­sa que sube una fo­to así a las re­des so­cia­les, hay otra –la pro­pia Knightley, Emily Blunt, An­ne Hat­ha­way– que ha­bla sin pe­los en la len­gua so­bre las di­fi­cul­ta­des del par­to y del pos­par­to. Ha­ce unos me­ses, Se­re­na Wi­lliams se sin­ce­ra­ba en una en­tre­vis­ta so­bre su ce­sá­rea de emer­gen­cia y sus te­rri­bles com­pli­ca­cio­nes, que la man­tu­vie­ron in­gre­sa­da una se­ma­na en el hos­pi­tal con coá­gu­los de san­gre en los pul­mo­nes. Y en un li­bro es­cri­to por la nanny de las es­tre­llas, Con­nie Sim­pson, la ac­triz Jes­si­ca Biel com­par­tió su ex­pe­rien­cia. Tras pre­pa­rar un par­to na­tu­ral en ca­sa, con la ayu­da de dos co­ma-

dro­nas y una dou­la, Biel tu­vo que so­me­ter­se a una ce­sá­rea de emer­gen­cia. “Cuan­do nues­tros pla­nes se es­fu­ma­ron y el par­to se­reno y na­tu­ral que ha­bía pre­vis­to ter­mi­nó en el hos­pi­tal con una ce­sá­rea de emer­gen­cia, lle­ga­mos a ca­sa ex­haus­tos, de­silu­sio­na­dos y en shock –di­ce–. Es­ta­ba ob­se­sio­na­da con que to­do fue­ra or­gá­ni­co, li­bre de to­xi­nas, na­tu­ral y ho­meo­pá­ti­co pa­ra nues­tro hi­jo, que ter­mi­nó lle­gan­do al mun­do en un qui­ró­fano y a tra­vés de una in­ci­sión”. In­clu­so Be­yon­cé, tan ce­lo­sa de su vi­da pri­va­da, se ha sincerado so­bre las com­pli­ca­cio­nes que su­frió en el par­to de sus ge­me­los, Ru­mi y Sir. “Pe­sa­ba 100 ki­los el día que di a luz. Es­ta­ba hin­cha­da de­bi­do a la preeclam­psia y ha­bía pa­sa­do más de un mes en ca­ma ha­cien­do re­po­so. Mi sa­lud y la de mis be­bés es­ta­ban en ries­go, así que me hi­cie­ron una ce­sá­rea de emer­gen­cia. Pa­sa­mos mu­chas se­ma­nas en la uni­dad de neo­na­tos”. Sin em­bar­go, la pre­sen­ta­ción en so­cie­dad de los ge­me­los en Ins­ta­gram po­co tu­vo que ver con ese cal­va­rio, so­bre el que lue­go se ha sincerado. En una ima­gen tan ba­rro­ca co­mo pre­ten­di­da­men­te bu­có­li­ca, la can­tan­te po­sa­ba con sus hi­jos en bra­zos, en un al­tar ta­pi­za­do de flo­res y lu­cien­do un pom­po­so ves­ti­do de Pa­lo­mo Spain que le va­lió com­pa­ra­cio­nes con la Ve­nus de Bot­ti­ce­lli o las ma­don­nas re­na­cen­tis­tas. En pri­ma­ve­ra, Meg­han Mar­kle da­rá a luz a su pri­mer hi­jo. Lo ha­rá, pre­vi­si­ble­men­te, en el mis­mo hos­pi­tal de Lon­dres que su cu­ña­da, Ka­te Midd­le­ton. Y se es­pe­ra que el guion sea prác­ti­ca­men­te idén­ti­co. Sa­lu­da­rá des­de la puer­ta a los fo­tó­gra­fos, lle­va­rá a su hi­jo en bra­zos y lu­ci­rá per­fec­ta (ma­qui­lla­je, ta­co­nes) unas ho­ras des­pués de ha­ber da­do luz. El mun­do en­te­ro la es­ta­rá ob­ser­van­do; y tam­bién las em­ba­ra­za­das.

Sá­ba­do 1 de di­ciem­bre, 10 de la ma­ña­na Sá­ba­do 1 de di­ciem­bre, 5 de la tar­de

Iz­quier­da, Be­yon­cé en la ela­bo­ra­da fo­to de pre­sen­ta­ción de sus be­bés. Arri­ba, el prín­ci­pe Gui­ller­mo y Ka­te Midd­le­ton con su hi­jo Louis. Dcha., Emily Blunt y Kei­ra Knightley, que han ha­bla­do ho­nes­ta­men­te del pos­par­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.