Cuan­do tu pa­re­ja es Pe­ter Pan

Hay hom­bres que exi­gen los cui­da­dos de un ni­ño a su pa­re­ja. ¿Qué les im­pi­de dis­fru­tar de la vi­da adul­ta?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros -

LLa re­la­ción de pa­re­ja crea un uni­ver­so en el que dos adul­tos se apo­yan mu­tua­men­te y se acom­pa­ñan a lo lar­go de la vi­da. En oca­sio­nes, el víncu­lo amo­ro­so pue­de or­ga­ni­zar­se ba­jo una cla­se de alian­za en la que hom­bre fun­cio­na de for­ma in­fan­til y la mu­jer ac­túa más co­mo una madre que co­mo un cón­yu­ge. Las ra­zo­nes psí­qui­cas que ex­pli­can es­te víncu­lo amo­ro­so pro­vie­nen de los ci­mien­tos de la sub­je­ti­vi­dad hu­ma­na, si bien para ca­da per­so­na es úni­ca la his­to­ria que les ha con­du­ci­do a es­te mo­do de re­la­ción.

El mo­men­to de ser pa­dre

La re­la­ción de Jor­ge y Clau­dia se de­te­rio­ra­ba ca­da día más. Jor­ge nun­ca ha­bía que­ri­do cre­cer. Siem­pre ha­bía ro­to con las chi­cas que ha­bla­ban de com­pro­mi­so, pe­ro en­ton­ces co­no­ció a Clau­dia, se enamo­ra­ron y se ca­sa­ron. En­ton­ces co­men­za­ron sus pro­ble­mas, pe­ro tam­bién el prin­ci­pio de su so­lu­ción. La con­vi­ven­cia se hi­zo in­so­por­ta­ble cuan­do lle­gó el mo­men­to de plan­tear­se la po­si­bi­li­dad de te­ner hi­jos y él di­jo que no, a lo que ella res­pon­dió con la de­ci­sión de se­pa­rar­se, a me­nos que cam­bia­ra de idea. En­ton­ces Jor­ge ca­yó en una de­pre­sión. Es­ta­ba a pun­to de per­der su tra­ba­jo y a Clau­dia, y de­ci­dió acu­dir a una psi­co­te­ra­pia para tra­tar de evi­tar­lo. Allí com­pren­dió que la ata­du­ra in­cons­cien­te que le man­te­nía su­je­to a su madre se fil­tra­ba en mu­chas de las ac­ti­tu­des que man­te­nía en la vi­da. Jor­ge era muy de­man­dan­te, so­bre to­do con Clau­dia. Su madre fue una mu­jer con po­ca ca­pa­ci­dad ma­ter­na que, sin em­bar­go, tu­vo cin­co hi­jos. Él era el pe­que­ño y fue cui­da­do so­bre to­do por sus her­ma­nas ma­yo­res. Su pa­dre tam­po­co fun­cio­nó co­mo tal, se es­con­día tras el tra­ba­jo. El her­mano que iba an­tes que él mu­rió aho­ga­do. El do­lor por la muer­te de su hi­jo de­jó a la madre de­ma­sia­do he­ri­da para cui­dar de Jor­ge y así, en al­gu­na me­di­da, él tra­tó de su­plir a su her­mano en el co­ra­zón de su pro­ge­ni­to­ra: in­ten­tó man­te­ner­se sien­do ni­ño para no aban­do­nar­la nun­ca. Pe­ro jun­to a es­ta ac­ti­tud, ha­bía tam­bién un re­pro­che: Jor­ge pen­sa­ba que a él nun­ca le ha­bía que­ri­do tan­to co­mo a su her­mano. Cuan­do pu­do re­co­no­cer en la psi­co­te­ra­pia el des­am­pa­ro in­fan­til que ha­bía vi­vi­do, Jor­ge se li­be­ró de la cul­pa y com­pren­dió que la de­man­da in­fan­til que te­nía ha­cia Clau­dia era una ré­pli­ca de la que, sien­do ni­ño ha­bía man­te­ni­do ha­cia su madre.

Po­si­ción in­fan­til

Ade­más, se dio cuen­ta de que ha­bía idea­li­za­do su in­fan­cia para ocul­tar aque­lla he­ri­da que aho­ra se ma­ni­fes­ta­ba en la re­la­ción con su mu­jer. Ha­bía bus­ca­do en Clau­dia una mu­jer pro­tec­to­ra y ma­ter­nal, que le re­sar­cie­ra de lo que su madre no ha­bía po­di­do dar­le. Clau­dia, por su par­te, tam­bién se po­nía con fa­ci­li­dad

en el lu­gar ma­terno con él. So­lo cuan­do su de­seo de ser madre apa­re­ció y co­men­zó a pe­dir­le a Jor­ge que ocu­pa­ra el lu­gar de pa­dre, que­da­ron al des­cu­bier­to los con­flic­tos de am­bos. Co­mo se hi­cie­ron car­go de ellos, pu­die­ron re­sol­ver su re­la­ción de pa­re­ja y for­mar una fa­mi­lia. El hom­bre-ni­ño bus­ca una mu­jer que se ca­rac­te­ri­ce por ac­tuar más co­mo madre que co­mo cón­yu­ge. Es­tas mu­je­res se con­vier­ten para los hom­bres con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en im­pres­cin­di­bles, pues los cui­dan co­mo si fue­ran ni­ños. Sin em­bar­go, nie­gan que su pa­re­ja sea in­fan­til y les dis­cul­pan siem­pre. Es­te ti­po de mu­jer tie­ne di­fi­cul­ta­des para man­te­ner ba­jo con­trol al­gu­nos as­pec­tos de su vi­da, por lo que se de­di­ca a con­tro­lar la de su pa­re­ja ha­cien­do de madre. Es una for­ma de ali­viar el mie­do a en­fren­tar­se a al­gu­nos de sus de­seos y a asu­mir su pa­pel de mu­jer con un hom­bre. En es­te ca­so, los dos se aco­mo­da­rán a una re­la­ción de pa­re­ja don­de am­bos es­con­den sus di­fi­cul­ta­des para ha­cer­se car­go de al­gu­nos as­pec­tos que di­fi­cul­tan la re­la­ción amo­ro­sa. To­dos lle­va­mos den­tro al ni­ño que fui­mos, pe­se a que he­mos de des­pe­dir­nos de él para trans­for­mar­nos en el adul­to que nos gus­ta­ría ser. Una madre in­ca­pa­ci­ta­da para aco­ger a su hi­jo, igual que una madre so­bre­pro­tec­to­ra, uni­das a pa­dres au­sen­tes, en­tor­pe­cen la ma­du­ra­ción. Él po­drá ha­cer­se res­pon­sa­ble de su vi­da emo­cio­nal co­mo dul­to, pe­ro ten­drá que re­vi­sar los com­ple­jos que le si­guen man­te­nien­do en po­si­ción in­fan­til.

En una re­la­ción de pa­re­ja, el hom­bre-ni­ño bus­ca más una madre que una mu­jer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.